GIPUZKOATIK

Fuentes, su entorno y las acciones mayo 31, 2007

Filed under: Berriak - Noticias,Erreala — Gipuzkoatik @ 2:46 pm

Parece que Miguel Fuentes quiere asegurarse el control de la situación en la próxima Junta Extraordinaria del 30 de Junio. ¿Juego sucio?¿Adulteración de la S.A.D?

El Consejo de Administración de la Real Sociedad dispondrá de un importante número de acciones para evitar su destitución en la próxima Junta Extraordinaria del 30 de junio. Y es que sólo el entorno del presidente realista Miguel Fuentes posee el 6,59% de las acciones del club gracias, en buena parte, a las compras efectuadas en las últimas horas de la ampliación de capital. En total, entre la familia directa del propio Fuentes, los parientes de su esposa y los socios de la familia de ésta en diferentes empresas llegarían a tener más de 8.660 acciones de un total de 131.551, en las que gastaron 884.705,6 euros (más de 147 millones de pesetas). Por lo tanto, si desde la celebración de la última asamblea no se han desprendido de sus acciones, el entorno del presidente podría presentar a la próxima junta el 6,5% del capital del club. Para poder llevar a cabo la Junta Extraordinaria del próximo día 30, además, bastaría con que el 25% del capital del club estuviera representado en el palacio del Kursaal de Donostia.

Este número de acciones, en cualquier caso, podría ser superior, ya que estos datos provienen de las votaciones de la última Junta General Ordinaria del pasado 4 de noviembre, a los que ha podido tener acceso NOTICIAS DE GIPUZKOA. En esta asamblea sólo intervinieron el 34,79% de los títulos del club. Así, estas personas podrían poseer más acciones dentro del 65,3% del capital que no estuvo presente en esta asamblea. En cualquier caso, las 8.660 acciones del entorno del presidente ya aportaron el 18,9% de los títulos presentes en la última Junta General.

Fuentes reveló el pasado mes de marzo que tiene “30 acciones, y no controlo más“. El presidente realista ocultó, sin embargo, que sus propias hijas -menores de edad y, por lo tanto, dependientes de sus padres- poseen algo más de 400 títulos. Estas acciones, al parecer, también estuvieron presentes en la última asamblea, representadas por la propia esposa del presidente.

Más allá de estas participaciones que están directamente relacionadas con el presidente, la concentración de títulos en el entorno del máximo responsable de la Real tiene tres puntos de apoyo: la familia de la esposa del presidente, varias empresas controladas por los parientes políticos de Fuentes, y una familia asociada a los familiares de su esposa en varias entidades. La gran mayoría de estas personas no eran accionistas antes de la ampliación de capital o, en cualquier caso, no tenían un peso tan importante en el accionariado como el que tienen ahora.

Según datos de la última Junta, entre todos los parientes políticos del presidente, sin incluir el núcleo familiar de Fuentes, contarían con 2.800 acciones que costaron 286.048 euros (47,5 millones de pesetas), repartidos entre suegros, sobrinos y cuñados.

A las acciones que poseen individualmente, además, habría que añadir las 1.800 acciones que adquirieron tres empresas administradas por los familiares de la esposa de Fuentes. Así, solamente la familia de Fuentes y sus parientes políticos ya controlarían más de 5.000 títulos, es decir, cerca del 3,8% del accionariado del club.

Los mayores paquetes de acciones, sin embargo, están en posesión de algunos miembros de la familia asociada en varias empresas con los parientes políticos del presidente, que efectuaron la mayor parte de estas compras de acciones en el último día de la ampliación de capital.

En las últimas horas de la ampliación, hasta seis miembros de esta familia asociada a los parientes del presidente compraron sendos lotes de 600 acciones, gastándose cerca de diez millones de las antiguas pesetas en cada uno de estos paquetes. Pero no sólo estas personas efectuaron sus compras este último día, sino también el propio Fuentes y varios miembros de la familia política del presidente.

No hay que olvidar que la adquisición de acciones experimentó un gran empuje en la última fase de la ampliación y, de hecho, el último día se vendió el 16% de los títulos que se pusieron a la venta, es decir, unas 21.040 acciones.

Miguel Fuentes reconoció en su día que “en la tercera fase de la ampliación se produjo un sprint más acentuado que en las dos anteriores. No ha sido tanto en el último día como en los dos anteriores, aunque sí ha sido espectacular. Se produjeron muchas suscripciones de pequeños accionistas, y también de grandes accionistas, todos conocidos, que dieron el impulso final a la ampliación“.

La ampliación de capital se saldó finalmente con la adquisición del 50,04% de las acciones emitidas. La adquisición de estos grandes lotes de acciones por parte del entorno de Miguel Fuentes tuvo un doble efecto. Por una parte, contribuyó a paliar los resultados de la ampliación de capital, y ayudó de manera decisiva a que se suscribiera al menos la mitad del capital propuesto en la ampliación de capital.

Por otro lado, estas adquisiciones también contribuyeron a aumentar el número de grandes accionistas. Fuentes ha negado reiteradamente que la directiva txuri-urdin poseyera un número importante de acciones, y el pasado mes de marzo afirmó que “en el Consejo totalizamos 414 acciones, y para controlar este club hay que tener 65.750. En la Real no hay grandes accionistas ni los debe de haber y este Consejo entiende que esta situación debe ser así“.

 

Fuentes, su entorno y las acciones

Filed under: Berriak - Noticias,Erreala — Gipuzkoatik @ 2:46 pm

Parece que Miguel Fuentes quiere asegurarse el control de la situación en la próxima Junta Extraordinaria del 30 de Junio. ¿Juego sucio?¿Adulteración de la S.A.D?

El Consejo de Administración de la Real Sociedad dispondrá de un importante número de acciones para evitar su destitución en la próxima Junta Extraordinaria del 30 de junio. Y es que sólo el entorno del presidente realista Miguel Fuentes posee el 6,59% de las acciones del club gracias, en buena parte, a las compras efectuadas en las últimas horas de la ampliación de capital. En total, entre la familia directa del propio Fuentes, los parientes de su esposa y los socios de la familia de ésta en diferentes empresas llegarían a tener más de 8.660 acciones de un total de 131.551, en las que gastaron 884.705,6 euros (más de 147 millones de pesetas). Por lo tanto, si desde la celebración de la última asamblea no se han desprendido de sus acciones, el entorno del presidente podría presentar a la próxima junta el 6,5% del capital del club. Para poder llevar a cabo la Junta Extraordinaria del próximo día 30, además, bastaría con que el 25% del capital del club estuviera representado en el palacio del Kursaal de Donostia.

Este número de acciones, en cualquier caso, podría ser superior, ya que estos datos provienen de las votaciones de la última Junta General Ordinaria del pasado 4 de noviembre, a los que ha podido tener acceso NOTICIAS DE GIPUZKOA. En esta asamblea sólo intervinieron el 34,79% de los títulos del club. Así, estas personas podrían poseer más acciones dentro del 65,3% del capital que no estuvo presente en esta asamblea. En cualquier caso, las 8.660 acciones del entorno del presidente ya aportaron el 18,9% de los títulos presentes en la última Junta General.

Fuentes reveló el pasado mes de marzo que tiene “30 acciones, y no controlo más“. El presidente realista ocultó, sin embargo, que sus propias hijas -menores de edad y, por lo tanto, dependientes de sus padres- poseen algo más de 400 títulos. Estas acciones, al parecer, también estuvieron presentes en la última asamblea, representadas por la propia esposa del presidente.

Más allá de estas participaciones que están directamente relacionadas con el presidente, la concentración de títulos en el entorno del máximo responsable de la Real tiene tres puntos de apoyo: la familia de la esposa del presidente, varias empresas controladas por los parientes políticos de Fuentes, y una familia asociada a los familiares de su esposa en varias entidades. La gran mayoría de estas personas no eran accionistas antes de la ampliación de capital o, en cualquier caso, no tenían un peso tan importante en el accionariado como el que tienen ahora.

Según datos de la última Junta, entre todos los parientes políticos del presidente, sin incluir el núcleo familiar de Fuentes, contarían con 2.800 acciones que costaron 286.048 euros (47,5 millones de pesetas), repartidos entre suegros, sobrinos y cuñados.

A las acciones que poseen individualmente, además, habría que añadir las 1.800 acciones que adquirieron tres empresas administradas por los familiares de la esposa de Fuentes. Así, solamente la familia de Fuentes y sus parientes políticos ya controlarían más de 5.000 títulos, es decir, cerca del 3,8% del accionariado del club.

Los mayores paquetes de acciones, sin embargo, están en posesión de algunos miembros de la familia asociada en varias empresas con los parientes políticos del presidente, que efectuaron la mayor parte de estas compras de acciones en el último día de la ampliación de capital.

En las últimas horas de la ampliación, hasta seis miembros de esta familia asociada a los parientes del presidente compraron sendos lotes de 600 acciones, gastándose cerca de diez millones de las antiguas pesetas en cada uno de estos paquetes. Pero no sólo estas personas efectuaron sus compras este último día, sino también el propio Fuentes y varios miembros de la familia política del presidente.

No hay que olvidar que la adquisición de acciones experimentó un gran empuje en la última fase de la ampliación y, de hecho, el último día se vendió el 16% de los títulos que se pusieron a la venta, es decir, unas 21.040 acciones.

Miguel Fuentes reconoció en su día que “en la tercera fase de la ampliación se produjo un sprint más acentuado que en las dos anteriores. No ha sido tanto en el último día como en los dos anteriores, aunque sí ha sido espectacular. Se produjeron muchas suscripciones de pequeños accionistas, y también de grandes accionistas, todos conocidos, que dieron el impulso final a la ampliación“.

La ampliación de capital se saldó finalmente con la adquisición del 50,04% de las acciones emitidas. La adquisición de estos grandes lotes de acciones por parte del entorno de Miguel Fuentes tuvo un doble efecto. Por una parte, contribuyó a paliar los resultados de la ampliación de capital, y ayudó de manera decisiva a que se suscribiera al menos la mitad del capital propuesto en la ampliación de capital.

Por otro lado, estas adquisiciones también contribuyeron a aumentar el número de grandes accionistas. Fuentes ha negado reiteradamente que la directiva txuri-urdin poseyera un número importante de acciones, y el pasado mes de marzo afirmó que “en el Consejo totalizamos 414 acciones, y para controlar este club hay que tener 65.750. En la Real no hay grandes accionistas ni los debe de haber y este Consejo entiende que esta situación debe ser así“.

 

El GBB insiste en el tripartito con Aralar…

Filed under: Berriak - Noticias,Hauteskundeak - Elecciones — Gipuzkoatik @ 8:54 am

Pero EA también cuenta con el PSE para avanzar.

La madre y la suegra de la novia pueden acompañarle a comprar un vestido, pero por muchos consejos que le den, a la que le tiene que gustar el traje es a ella“. En el símil realizado ayer por Iñaki Galdos, la novia es EA y sus consejeras el PNV y el PSE-EE, las formaciones que le rondan estos días para configurar el próximo Gobierno foral con el partido que se ha convertido en la pieza clave de la negociación.

El presidente de EA en Gipuzkoa expuso claramente sus preferencias. En una comparecencia pública para dar cuenta de su posición, realizó una profunda autocrítica en torno a los resultados del 27-M, que a su juicio evidencian que el tripartito resulta “insuficiente” para avanzar tanto en la gobernalidad de la Diputación como en el proceso de normalización y pacificación.

Difícilmente podemos avanzar sin los socialistas tanto en Gipuzkoa como en Navarra y Álava“, resumió, para a continuación marcar distancia con Ezker Batua/Aralar diciendo que no está dispuesto a pactar con formaciones que apuestan por que “Gipuzkoa pierda el tren en algunos proyectos“.

Para Galdos, el hecho de que el PSE-EE haya sido el partido más votado evidencia que el “nacionalismo institucional e histórico ha salido debilitado” de la cita electoral, por lo que es “absolutamente urgente” que inicie un proceso de reflexión y se someta a una “catarsis” para actualizar su discurso y recuperar al electorado perdido.

El tripartito da lo que da. Los números cantan. Hablar de esta fórmula como la panacea para dirigir Euskal Herria es excesivamente optimista“, expuso, en referencia a las declaraciones de Miren Azkarate. Galdos no sólo sigue con sus guiños al PSE, sino que cree que EB/Aralar se ha “autoexcluido” de futuros pactos con su “explícita” oposición a proyectos como la incineradora, el TAV o el puerto de Pasaia. Insistió en que su apuesta es por “un gobierno fuerte” que “no pase cuatro años discutiendo en su seno“.

Mientras el sector guipuzcoano de EA se acerca a los socialistas, la presidenta del partido, Begoña Errazti, se preguntó “para qué serviría” su alianza con el PSE y cuestionó que el “planteamiento de país” de ambas formaciones coincida, ante lo que abogó por seguir apostando por la fórmula del tripartito. Galdos, en cambio, aseguró que “no se puede pretender que el proceso de normalización y pacificación sea lo más importante a la hora” de hacer alianzas y descartó que la apertura del abanico de pactos debilite al tripartito que lidera el Gobierno Vasco, que considera “blindado“.

El presidente del GBB, Joseba Egibar, definió estas significativas y contradictorias declaraciones como los “prolegómenos” de una negociación a la que le queda mucho rodaje por delante. Confirmó que el PNV apuesta por unir fuerzas con EA, EB y Aralar, como ha defendido durante la campaña y previsiblemente confirmará en su Asamblea Nacional de mañana.

Contactos con otras fuerzas se pueden tener, otra cosa es que prosperen. El eje natural en Gipuzkoa es la unión del PNV y EA y, por extensión, de EB y Aralar“, expuso, para a continuación censurar que se presente a estos dos últimos partidos como un freno de proyectos estratégicos. “Que yo sepa, el TAV no es competencia de la Diputación, el puerto de Pasaia compete al Ministerio de Fomento y la incineradora es una asunto que se dirime a nivel de municipios y mancomunidades. No creo que se pueda descartar a nadie así como así“, indicó.

 

El GBB insiste en el tripartito con Aralar…

Filed under: Berriak - Noticias,Hauteskundeak - Elecciones — Gipuzkoatik @ 8:54 am

Pero EA también cuenta con el PSE para avanzar.

La madre y la suegra de la novia pueden acompañarle a comprar un vestido, pero por muchos consejos que le den, a la que le tiene que gustar el traje es a ella“. En el símil realizado ayer por Iñaki Galdos, la novia es EA y sus consejeras el PNV y el PSE-EE, las formaciones que le rondan estos días para configurar el próximo Gobierno foral con el partido que se ha convertido en la pieza clave de la negociación.

El presidente de EA en Gipuzkoa expuso claramente sus preferencias. En una comparecencia pública para dar cuenta de su posición, realizó una profunda autocrítica en torno a los resultados del 27-M, que a su juicio evidencian que el tripartito resulta “insuficiente” para avanzar tanto en la gobernalidad de la Diputación como en el proceso de normalización y pacificación.

Difícilmente podemos avanzar sin los socialistas tanto en Gipuzkoa como en Navarra y Álava“, resumió, para a continuación marcar distancia con Ezker Batua/Aralar diciendo que no está dispuesto a pactar con formaciones que apuestan por que “Gipuzkoa pierda el tren en algunos proyectos“.

Para Galdos, el hecho de que el PSE-EE haya sido el partido más votado evidencia que el “nacionalismo institucional e histórico ha salido debilitado” de la cita electoral, por lo que es “absolutamente urgente” que inicie un proceso de reflexión y se someta a una “catarsis” para actualizar su discurso y recuperar al electorado perdido.

El tripartito da lo que da. Los números cantan. Hablar de esta fórmula como la panacea para dirigir Euskal Herria es excesivamente optimista“, expuso, en referencia a las declaraciones de Miren Azkarate. Galdos no sólo sigue con sus guiños al PSE, sino que cree que EB/Aralar se ha “autoexcluido” de futuros pactos con su “explícita” oposición a proyectos como la incineradora, el TAV o el puerto de Pasaia. Insistió en que su apuesta es por “un gobierno fuerte” que “no pase cuatro años discutiendo en su seno“.

Mientras el sector guipuzcoano de EA se acerca a los socialistas, la presidenta del partido, Begoña Errazti, se preguntó “para qué serviría” su alianza con el PSE y cuestionó que el “planteamiento de país” de ambas formaciones coincida, ante lo que abogó por seguir apostando por la fórmula del tripartito. Galdos, en cambio, aseguró que “no se puede pretender que el proceso de normalización y pacificación sea lo más importante a la hora” de hacer alianzas y descartó que la apertura del abanico de pactos debilite al tripartito que lidera el Gobierno Vasco, que considera “blindado“.

El presidente del GBB, Joseba Egibar, definió estas significativas y contradictorias declaraciones como los “prolegómenos” de una negociación a la que le queda mucho rodaje por delante. Confirmó que el PNV apuesta por unir fuerzas con EA, EB y Aralar, como ha defendido durante la campaña y previsiblemente confirmará en su Asamblea Nacional de mañana.

Contactos con otras fuerzas se pueden tener, otra cosa es que prosperen. El eje natural en Gipuzkoa es la unión del PNV y EA y, por extensión, de EB y Aralar“, expuso, para a continuación censurar que se presente a estos dos últimos partidos como un freno de proyectos estratégicos. “Que yo sepa, el TAV no es competencia de la Diputación, el puerto de Pasaia compete al Ministerio de Fomento y la incineradora es una asunto que se dirime a nivel de municipios y mancomunidades. No creo que se pueda descartar a nadie así como así“, indicó.

 

Mañana se da el pistoletazo de salida

Filed under: Berriak - Noticias — Gipuzkoatik @ 7:58 am

El 1 de Junio se da la salida para el proceso de renovación del EBB. ¿Se cerrarán las heridas? ¿Habrá lista unitaria como proponen algunos? ¿Repetirán los candidatos? Después del verano saldremos de dudas.

Mañana, el PNV dará el pistoletazo de salida a su proceso interno para la renovación de la ejecutiva nacional del partido, un intrincado entramado que culminará el 2 de diciembre con la celebración en el Palacio Euskalduna de Bilbao de la Asamblea General que pondrá nombre al próximo presidente del Euzkadi Buru Batzar (EBB). La cita llega en un momento especialmente delicado para la casa jeltzale, tras unas elecciones municipales y forales decepcionantes y con las heridas entre los partidarios de Josu Jon Imaz y Joseba Egibar intactas.

La Asamblea Nacional del partido se reúne mañana para, fundamentalmente, analizar los resultados electorales del pasado domingo y analizar las perspectivas de futuro. En esa reunión, la asamblea será informada del inicio del proceso de renovación de la dirección del partido después de que hoy se informe a todos los afiliados vía postal. El PNV se prepara así para afrontar en los próximos seis meses un complejo sistema electoral interno que tendrá uno de sus primeros hitos, previsiblemente después del verano, cuando las juntas municipales celebren una primera vuelta para proponer candidatos -es necesario el apoyo de tres agrupaciones- y recibir los planteados por los afiliados con el aval de un número concreto de firmas, sobre un centenar.

De esta manera, el PNV irá cerrando los cuatro años del mandato de Imaz, que fue elegido presidente -y sucesor de Xabier Arzalluz- el 18 de diciembre de 2003 y proclamado por la Asamblea General del partido el 18 de enero de 2004. En cualquier caso, fuentes del partido negaron ayer de plano que se pueda hablar de un adelanto de la renovación de la ejecutiva, pese a que realmente el relevo se materializará un mes antes de que expire el mandato de Imaz. Así, achacaron la fecha elegida para la Asamblea General, el fin de semana del 1 y 2 de diciembre, a cuestiones de tipo logístico, fundamentalmente al hecho de que el lugar elegido para la cita, el Palacio Euskalduna, no tenía otros días libres en torno a esas fechas.

Las mencionadas fuentes insistieron en la normalidad del proceso y desvincularon así la cuestión de la fecha de cualquier razón electoral, ya sea los recién celebrados comicios municipales y forales o los próximos generales, previstos inicialmente para marzo del año que viene. De hecho, la última renovación del EBB también se produjo en plena resaca de las municipales y en la antesala de las generales de marzo de 2004. También es cierto que esta circunstancia permitirá a la nueva dirección del PNV afrontar con un poco más de margen la convocatoria de las generales.

Aunque el escenario actual es radicalmente distinto al de hace cuatro años. Si entonces el gran reto del partido era suplir la retirada de un líder tan carismático y emblemático como Xabier Arzalluz después de dos décadas, la cuestión ahora es que las heridas abiertas entonces en el seno del partido entre los partidarios de Egibar y los de Imaz nunca se han llegado a cerrar y que, además, el bajón electoral del PNV el pasado domingo amenaza con ahondar en esas diferencias.

Entonces, la pugna entre Egibar e Imaz -y en definitiva la lucha entre los sectores más soberanistas y proclives al entendimiento con la izquierda abertzale y los que representaban el relevo generacional más próximo a la transversalidad política- se saldó con una cruenta batalla interna. Imaz se alzó con la presidencia al vencer en Iparralde, Bizkaia, las organizaciones extraterritoriales, y Navarra -en ésta por un sólo voto-, frente a Egibar que se impuso en Álava y Gipuzkoa.

El proceso que ahora se abre servirá para medir las fuerzas entre eso que se ha dado en llamar las dos almas del PNV, con todo lo que eso significa en la política vasca. A la espera de conocer los candidatos que aspirarán a la presidencia, queda también la incógnita de cómo afectará a este relevo el correctivo electoral que acaban de vivir los jeltzales -sobre todo en Álava y Gipuzkoa- o, en otras palabras, quién pagará esa factura.

 

Mañana se da el pistoletazo de salida

Filed under: Berriak - Noticias — gaizkine @ 7:58 am

El 1 de Junio se da la salida para el proceso de renovación del EBB. ¿Se cerrarán las heridas? ¿Habrá lista unitaria como proponen algunos? ¿Repetirán los candidatos? Después del verano saldremos de dudas.

Mañana, el PNV dará el pistoletazo de salida a su proceso interno para la renovación de la ejecutiva nacional del partido, un intrincado entramado que culminará el 2 de diciembre con la celebración en el Palacio Euskalduna de Bilbao de la Asamblea General que pondrá nombre al próximo presidente del Euzkadi Buru Batzar (EBB). La cita llega en un momento especialmente delicado para la casa jeltzale, tras unas elecciones municipales y forales decepcionantes y con las heridas entre los partidarios de Josu Jon Imaz y Joseba Egibar intactas.

La Asamblea Nacional del partido se reúne mañana para, fundamentalmente, analizar los resultados electorales del pasado domingo y analizar las perspectivas de futuro. En esa reunión, la asamblea será informada del inicio del proceso de renovación de la dirección del partido después de que hoy se informe a todos los afiliados vía postal. El PNV se prepara así para afrontar en los próximos seis meses un complejo sistema electoral interno que tendrá uno de sus primeros hitos, previsiblemente después del verano, cuando las juntas municipales celebren una primera vuelta para proponer candidatos -es necesario el apoyo de tres agrupaciones- y recibir los planteados por los afiliados con el aval de un número concreto de firmas, sobre un centenar.

De esta manera, el PNV irá cerrando los cuatro años del mandato de Imaz, que fue elegido presidente -y sucesor de Xabier Arzalluz- el 18 de diciembre de 2003 y proclamado por la Asamblea General del partido el 18 de enero de 2004. En cualquier caso, fuentes del partido negaron ayer de plano que se pueda hablar de un adelanto de la renovación de la ejecutiva, pese a que realmente el relevo se materializará un mes antes de que expire el mandato de Imaz. Así, achacaron la fecha elegida para la Asamblea General, el fin de semana del 1 y 2 de diciembre, a cuestiones de tipo logístico, fundamentalmente al hecho de que el lugar elegido para la cita, el Palacio Euskalduna, no tenía otros días libres en torno a esas fechas.

Las mencionadas fuentes insistieron en la normalidad del proceso y desvincularon así la cuestión de la fecha de cualquier razón electoral, ya sea los recién celebrados comicios municipales y forales o los próximos generales, previstos inicialmente para marzo del año que viene. De hecho, la última renovación del EBB también se produjo en plena resaca de las municipales y en la antesala de las generales de marzo de 2004. También es cierto que esta circunstancia permitirá a la nueva dirección del PNV afrontar con un poco más de margen la convocatoria de las generales.

Aunque el escenario actual es radicalmente distinto al de hace cuatro años. Si entonces el gran reto del partido era suplir la retirada de un líder tan carismático y emblemático como Xabier Arzalluz después de dos décadas, la cuestión ahora es que las heridas abiertas entonces en el seno del partido entre los partidarios de Egibar y los de Imaz nunca se han llegado a cerrar y que, además, el bajón electoral del PNV el pasado domingo amenaza con ahondar en esas diferencias.

Entonces, la pugna entre Egibar e Imaz -y en definitiva la lucha entre los sectores más soberanistas y proclives al entendimiento con la izquierda abertzale y los que representaban el relevo generacional más próximo a la transversalidad política- se saldó con una cruenta batalla interna. Imaz se alzó con la presidencia al vencer en Iparralde, Bizkaia, las organizaciones extraterritoriales, y Navarra -en ésta por un sólo voto-, frente a Egibar que se impuso en Álava y Gipuzkoa.

El proceso que ahora se abre servirá para medir las fuerzas entre eso que se ha dado en llamar las dos almas del PNV, con todo lo que eso significa en la política vasca. A la espera de conocer los candidatos que aspirarán a la presidencia, queda también la incógnita de cómo afectará a este relevo el correctivo electoral que acaban de vivir los jeltzales -sobre todo en Álava y Gipuzkoa- o, en otras palabras, quién pagará esa factura.

 

Un liderazgo fuerte mayo 30, 2007

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 10:46 am

Un lector de este blog nos comenta que sería interesante publicar un artículo de Javier Ezlo en Diario Vasco. Y tiene razón, es muy interesante.

La conformación de mayorías para gobernar las diputaciones y los ayuntamientos es el primero y más urgente trabajo de los políticos tras las elecciones del domingo pasado. En Euskadi hay combinatorias múltiples posibles.

Una consistiría en resolver caso a caso para lograr mayorías estables. Tiene el gran problema de convertir la política en mera gestión con lo que se perdería la visión global de las cosas. Otra salida sería la de tentar en algunos sitios, Gipuzkoa en concreto (Buen así parece apuntar), la solución catalana: PSOE, EA y EB-Aralar. No es descartable pero se ve difícil cómo congeniarla con EA y EB gobernando en Gasteiz con el PNV.

La solución PSOE-PP en Álava es también factible, sobre todo si se hacen arreglos a nivel español en Baleares, Canarias y Navarra, y podría convenir a los estados mayores del PSOE en Ferraz y del PP en Génova. Pero sería mal vista en Euskadi y Navarra, y “la singularidad del Norte” ganaría unos enteros. Sin embargo, creo que en grandes líneas cabe destacar dos opciones centrales. Las dos con presencia del nacionalismo moderado, lo que prácticamente quiere decir el PNV, hablando de la CAV.

Una opción sería intentar llevar el tripartito que gobierna en Vitoria al máximo de instituciones. Esto resolvería el asunto de la gobernabilidad de Gipuzkoa a favor del PNV, 29 juntos frente a los 25 necesarios, y dejaría el Ayuntamiento de San Sebastián para que lo siga gobernando, en minoría, Odón Elorza. Tiene el grave problema de que EB-Aralar no está a favor de algunos proyectos emblemáticos, como la incineradora y, sobre todo, la ‘Y’ vasca. También resuelve la gobernabilidad de Vizcaya, a favor del PNV, 28 junteros, así como la mayoría en el Ayuntamiento de Bilbao. En Álava, sin embargo, ni en la Diputación ni en el Ayuntamiento de Vitoria salen las cuentas y, en este territorio, desde esta lógica, la disputa (¿y el arreglo?) estaría entre el PP y PSOE.

La otra alternativa sería la conformación de gobiernos plurales entre el PNV y el PSOE. Resolvería la gobernabilidad de Gipuzkoa, aunque habría que dilucidar quién sería el diputado general. En Vizcaya, de nuevo todo está claro: el PNV guardaría la Alcaldía de Bilbao y el diputado general. En Álava podría desbancar al PP del poder, con el diputado general del PNV y el alcalde de Vitoria del PSOE. Esta segunda solución tiene el inconveniente de dejar un tanto desairado al Gobierno Vasco y a su lehendakari, que entraría ya, en la práctica, como un Ejecutivo en funciones, así como al sector del PNV que manifiestamente ha sido el gran perdedor en estas elecciones, el que convencionalmente se identifica con el “sector Egibar. Sin embargo, personalmente creo que es la mejor solución. Básicamente porque visualiza el pluralismo y la centralidad de la sociedad, en estos difíciles momentos de la política vasca, esclava de una pinza (desigual por supuesto, pero pinza al fin y al cabo), entre una ETA que no ha dicho que va a dejar de matar (dejémonos de eufemismos), una izquierda abertzale reforzada y aguerrida y un PP, fortalecido también, al que, hasta ahora al menos, le está resultando rentable haber colocado el tema del terrorismo en el centro, cuando no como el único argumento de su política. En segundo lugar, y como corolario a lo anterior, es preciso un liderazgo fuerte en la sociedad.

Si mi análisis es correcto, el PNV, más que haber perdido muchos votos en estas elecciones, no ha conseguido que fueran a las urnas sus votantes. Muchos de ellos se han quedado en casa. Esto es particularmente llamativo en Gipuzkoa. Desorientados al ver que dos diputados generales que han funcionado razonablemente bien, Sudupe y Txabarri, han sido eliminados por una dirección más propia del centralismo democrático de la antigua URSS que de la pretendida democracia interna del PNV. Además, a uno de ellos, Sudupe, lo situaron, incomprensiblemente, como candidato a la Alcaldía de San Sebastián y, a media legislatura, se tuvo que ira a casa desairado por la dirección de su partido en Gipuzkoa. Añádanse los rifirrafes con el primer candidato propuesto a diputado general y, si aún era poco, el asunto de Hacienda en Irun. Poniendo la guinda, EA que decide caminar en solitario haciendo bueno el título del relato de García Márquez, “crónica de un suicidio anunciado“.

Que me perdone el PSE-PSOE, pero más que ganar las elecciones (que las han ganado, sin duda alguna), las han perdido el PNV y EA porque muchos de sus electores potenciales se han quedado en casa. El nacionalismo necesita hacer, como se decía en los tiempos de JEL (Dios y leyes viejas), un profundo examen de conciencia y superar el dolor de contrición con un serio propósito de enmienda.
Otro dato clave de estas elecciones es la evidencia de que Batasuna sigue viva. No vamos a abrir el debate de la ilegalización, pero si algo está claro es que Batasuna, bajo la denominación de Partido Comunista de las Tierras Vascas (¿hay que denominarse así en el siglo XXI!), está en el Parlamento Vasco y, bajo la fórmula de ANV, en los ayuntamientos. Serán los suplentes, si se quiere, y el entrenador no podrá dirigir la contienda desde el banquillo sino desde el palco con un móvil. Pero ahí están. Han logrado colocar a 337 electos en la CAV y 100 más en Navarra, y apuntarse, según su lectura de los votos nulos, otros 258 en la CAV y 24 en Navarra. Batasuna, por si alguno no se había enterado, ha estado siempre en la sociedad vasca y ahora está también en las instituciones, lo que a mi entender no es, en absoluto, mala cosa, pero es malísima que estén en la forma en que han llegado. El president Pujol, en una excelente conferencia titulada “Defensa y elogio de la política. Grandeza y miseria de la política“, pronunciada cuando aún ejercía el poder, subrayaba entre las cualidades del político la del coraje: “El coraje de la impopularidad de los tuyos (…) el coraje que es necesario para trabajar para las próximas generaciones y no solamente para los próximas elecciones. El coraje que se necesita para tomar decisiones que no serán agradecidas, sino todo lo contrario” (Ed. Generalitat de Catalunya, 2002, página 20-21).

Sí, en este momento la sociedad vasca necesita un liderazgo fuerte y con amplio respaldo. Un respaldo plural. Pienso en José Antonio Agirre, en Juan de Ajuariaguerra. La pelota está, básicamente, en el alero del PNV. Seguro que han adivinado en quién estoy pensando.