GIPUZKOATIK

Fijando posturas julio 31, 2007

Filed under: Berriak - Noticias — Gipuzkoatik @ 8:33 am

La familia jeltzale afronta hoy su 112 cumpleaños con la vista puesta en las elecciones internas que el PNV afrontará dentro de cinco meses, una meta que desvelará si el actual presidente, Josu Jon Imaz, mantiene su hegemonía moderada frente a los postulados del aspirante Joseba Egibar, y que también podría incluir una posible alternativa de consenso que aúne ambas tendencias.

Los nacionalistas llegan a su cita anual con el control bajo el brazo, por primera vez desde hace ocho años, de las tres diputaciones vascas, aunque sin el férreo consenso demostrado por el tripartito en ejercicios anteriores. La brecha abierta entre EB y el PNV, tal y como ha quedado demostrado en la configuración del Gobierno foral de Gipuzkoa y Álava, augura una fragmentación de alianzas que los jeltzales observan con la mirada puesta en la búsqueda de nuevos aliados que palíen la minoría de sus ejecutivos forales.

Pero la estrategia no es nueva. Imaz abogaba de manera nítida en el último cumpleaños peneuvista por pactos “plurales” que garantizasen las “necesidades de autogobierno” en un nuevo estatuto. A medio camino de los dos años que fijaba el presidente del EBB como plazo para lograr el citado objetivo, la reciente publicación en prensa del artículo No imponer, no impedir -núcleo de la hoja de ruta aprobada por unanimidad en la Ejecutiva jeltzale hace dos años- devuelve a la actualidad la línea de la que Imaz nunca se ha alejado.

Pero la lucha soberanista alcanza cotas de mayor envergadura en el discurso inquebrantable de Egibar. A buen seguro, la cita en Mutriku volverá a poner de manifiesto estas discrepancias con el presidente de su partido que, un año más, intervendrá en el acto de Sabin Etxea, en Bilbao.

La similitud de los mensajes contrastará, respecto al año pasado, con la inexistencia de un alto el fuego que en 2006 sembraba de esperanza el camino por resolver el conflicto vasco y lograr la “normalización” política.

Inmersos en el proceso, Egibar afirmó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no escucharía las demandas nacionalistas si no sentía “presión“, en clara contraposición con la buena sintonía que Imaz y el líder socialista demostraban en cada una de sus intervenciones. El presidente del GBB llegó a calificar de “lento, confuso y tedioso” el camino diseñado por Zapatero para alcanzar la paz y le acusó de querer “anestesiar” a la sociedad vasca.

 

Fijando posturas

Filed under: Berriak - Noticias — Gipuzkoatik @ 8:33 am

La familia jeltzale afronta hoy su 112 cumpleaños con la vista puesta en las elecciones internas que el PNV afrontará dentro de cinco meses, una meta que desvelará si el actual presidente, Josu Jon Imaz, mantiene su hegemonía moderada frente a los postulados del aspirante Joseba Egibar, y que también podría incluir una posible alternativa de consenso que aúne ambas tendencias.

Los nacionalistas llegan a su cita anual con el control bajo el brazo, por primera vez desde hace ocho años, de las tres diputaciones vascas, aunque sin el férreo consenso demostrado por el tripartito en ejercicios anteriores. La brecha abierta entre EB y el PNV, tal y como ha quedado demostrado en la configuración del Gobierno foral de Gipuzkoa y Álava, augura una fragmentación de alianzas que los jeltzales observan con la mirada puesta en la búsqueda de nuevos aliados que palíen la minoría de sus ejecutivos forales.

Pero la estrategia no es nueva. Imaz abogaba de manera nítida en el último cumpleaños peneuvista por pactos “plurales” que garantizasen las “necesidades de autogobierno” en un nuevo estatuto. A medio camino de los dos años que fijaba el presidente del EBB como plazo para lograr el citado objetivo, la reciente publicación en prensa del artículo No imponer, no impedir -núcleo de la hoja de ruta aprobada por unanimidad en la Ejecutiva jeltzale hace dos años- devuelve a la actualidad la línea de la que Imaz nunca se ha alejado.

Pero la lucha soberanista alcanza cotas de mayor envergadura en el discurso inquebrantable de Egibar. A buen seguro, la cita en Mutriku volverá a poner de manifiesto estas discrepancias con el presidente de su partido que, un año más, intervendrá en el acto de Sabin Etxea, en Bilbao.

La similitud de los mensajes contrastará, respecto al año pasado, con la inexistencia de un alto el fuego que en 2006 sembraba de esperanza el camino por resolver el conflicto vasco y lograr la “normalización” política.

Inmersos en el proceso, Egibar afirmó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no escucharía las demandas nacionalistas si no sentía “presión“, en clara contraposición con la buena sintonía que Imaz y el líder socialista demostraban en cada una de sus intervenciones. El presidente del GBB llegó a calificar de “lento, confuso y tedioso” el camino diseñado por Zapatero para alcanzar la paz y le acusó de querer “anestesiar” a la sociedad vasca.

 

Txelo: ¡Qué más da!

Filed under: Gipuzkoa,Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 8:26 am

Artículo de opinión de Luis Alonso, portavoz municipal de Ea en Ibarra en Noticias de Gipuzkoa.

Ea de Ibarra quiere puntualizar lo siguiente: a pesar de las declaraciones de nuestra alcaldesa en las que decía que había que olvidar el pasado, hasta el 21 de junio Txelo Romeo no convoca a EA a ninguna reunión. En esta reunión la alcaldesa nos ofrece participar en el nuevo Ayuntamiento con las presidencias de Euskara y Educación, Personal, y Cultura y Juventud. A la pregunta de si había algo más, se nos responde: “no hay nada más“. Este es su talante de aproximación.

EA Ibarra considera que esta propuesta es cicatera, que nos ofrecen aquellas comisiones en las que el PNV o ha sido incapaz de resolver los problemas o incluso ha producido situaciones de enconamiento. Así mismo, la alcaldesa no ha consensuado ni presentado acuerdos programáticos, ni programa político alguno. Por otra parte, a pesar de contar con 21 votos menos, siendo el número de concejales el mismo, es de reconocer un gobierno paritario. Es necesario aclarar que el resto de partidos políticos no apoyó la candidatura del PNV que no logró la mayoría absoluta por lo cual la alcaldía automáticamente recayó en la lista más votada.

Eusko Alkartasuna se ha presentado a las elecciones municipales, no para ocupar unos puestos a los que creemos ser capaces de hacer frente, sino a llevar adelante un programa para Ibarra que satisfaga a sus ciudadanos y que lleve a nuestro pueblo a una situación de mejora respecto a la actual situación en base al programa que se ha ofrecido durante la campaña electoral.

Acercándose la fecha del pleno, recibimos una nueva propuesta del PNV “externo a Ibarra” no de la alcaldesa, en la cual se nos ofrece la primera tenencia de alcaldía, no hay modificación de las comisiones, representación en dos de los órganos colegiados y una participación en las comisiones de 2 PNV – 2 EA – 1 PSE – 1 EB (comisiones abiertas y participativas, ¡aúpa el voto de calidad! ).

Esta segunda propuesta nos parece una falacia y por todo ello votamos en contra de la Junta de Gobierno Local. A pesar de estar constituida la Junta de Gobierno 2003-2007, la alcaldía en este último año ha firmado alrededor de 200 decretos. ¿Quién la obliga? En base a la experiencia anterior de Decretos de Alcaldía, no obligados, y del voto de calidad ejecutados, nosotros proponemos potenciar el pleno una vez al mes. Tampoco es factible aprobar modificaciones de crédito a los pocos días de haber aprobado los presupuestos municipales. Esto demuestra gobernar con improvisación. Por nuestra parte aprobamos el voto ponderado en las comisiones, que son abiertas por derecho y a horas participativas, no como hasta ahora.

En el pleno, la alcaldía ofrece a EA primer teniente alcalde, 2º al PNV y 3º “al que la quiera coger“…. EA renuncia y se da el tema por zanjado. Cual es nuestra sorpresa al enterarnos por la prensa que el tercer teniente alcalde se la asigna al PSE . Esto no se dijo en el pleno.

Sobre retribuciones económicas de las asignaciones de concejales se votó a favor de la propuesta de la oposición, la cual no difiere substancialmente de la presentada por el PNV, aumentando la concejalía, rebajando la asistencia al pleno e igualando la presidencia de comisión y grupo político.

La asignación de alcaldía ya fue rechazada en el presupuesto general de 2007 por la oposición, y en segunda votación fue aprobada por el voto de calidad de la alcaldía. En ese presupuesto se cuantificaban 48.300 euros. Ahora a los seis meses se propone 50.273 euros para llegar en el 2008 al nivel 30 por un importe de 55.859 euros. Aquí está el quid de la cuestión de la solidaridad. La solidaridad de la alcaldesa empieza por ella misma. Ande yo caliente ríase la gente. El nivel de retribución que se propone así misma debe estar refrendado por la mayoría absoluta del pleno. La alcaldesa no negocia y se niega a aceptar que está en minoría en el ayuntamiento poniendo verde a quien no está de acuerdo con ella. Constatado. ¿Cuantos han estado en lista de posible destitución por la alcaldesa?

Desde diferentes sectores se manifiesta que no se puede padecer otros cuatro años esta situación.

Este grupo municipal no entiende la actitud despreciativa mantenida por la alcaldesa, cuando dirigiéndose a una participante del pleno le dijo que más valdría que estuviese ella representada y no los cuatro ediles de EA a los que señaló con la mano. Está claro que la alcaldesa está rabiosa, está nerviosa. Las manifestaciones de la alcaldesa a través del insulto y descalificación pretende disfrazar su incapacidad acusando a la oposición de falta de voluntad de consensuar los temas y presentar ante el pueblo de Ibarra quien es el bueno y quien el malo. Es su talante.

Que no se preocupe la alcaldesa, nadie es imprescindible en esta vida. Los demás también estamos concienciados con los diferentes proyectos de la anterior y próxima legislatura. Pisos tuteados, centro de día, accesibilidad, zona Izaskun, puente Txumitxa, NN.SS. etc… Hace falta dejar hacer y escuchar

Ante todos los hechos anteriormente relatados y habiéndose usted pasado los cuatro años anteriores diciendo: ¡qué más da!, Porqué ahora no le da lo mismo? ¿Lo piensa seguir haciendo?

 

Txelo: ¡Qué más da!

Filed under: Gipuzkoa,Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 8:26 am

Artículo de opinión de Luis Alonso, portavoz municipal de Ea en Ibarra en Noticias de Gipuzkoa.

Ea de Ibarra quiere puntualizar lo siguiente: a pesar de las declaraciones de nuestra alcaldesa en las que decía que había que olvidar el pasado, hasta el 21 de junio Txelo Romeo no convoca a EA a ninguna reunión. En esta reunión la alcaldesa nos ofrece participar en el nuevo Ayuntamiento con las presidencias de Euskara y Educación, Personal, y Cultura y Juventud. A la pregunta de si había algo más, se nos responde: “no hay nada más“. Este es su talante de aproximación.

EA Ibarra considera que esta propuesta es cicatera, que nos ofrecen aquellas comisiones en las que el PNV o ha sido incapaz de resolver los problemas o incluso ha producido situaciones de enconamiento. Así mismo, la alcaldesa no ha consensuado ni presentado acuerdos programáticos, ni programa político alguno. Por otra parte, a pesar de contar con 21 votos menos, siendo el número de concejales el mismo, es de reconocer un gobierno paritario. Es necesario aclarar que el resto de partidos políticos no apoyó la candidatura del PNV que no logró la mayoría absoluta por lo cual la alcaldía automáticamente recayó en la lista más votada.

Eusko Alkartasuna se ha presentado a las elecciones municipales, no para ocupar unos puestos a los que creemos ser capaces de hacer frente, sino a llevar adelante un programa para Ibarra que satisfaga a sus ciudadanos y que lleve a nuestro pueblo a una situación de mejora respecto a la actual situación en base al programa que se ha ofrecido durante la campaña electoral.

Acercándose la fecha del pleno, recibimos una nueva propuesta del PNV “externo a Ibarra” no de la alcaldesa, en la cual se nos ofrece la primera tenencia de alcaldía, no hay modificación de las comisiones, representación en dos de los órganos colegiados y una participación en las comisiones de 2 PNV – 2 EA – 1 PSE – 1 EB (comisiones abiertas y participativas, ¡aúpa el voto de calidad! ).

Esta segunda propuesta nos parece una falacia y por todo ello votamos en contra de la Junta de Gobierno Local. A pesar de estar constituida la Junta de Gobierno 2003-2007, la alcaldía en este último año ha firmado alrededor de 200 decretos. ¿Quién la obliga? En base a la experiencia anterior de Decretos de Alcaldía, no obligados, y del voto de calidad ejecutados, nosotros proponemos potenciar el pleno una vez al mes. Tampoco es factible aprobar modificaciones de crédito a los pocos días de haber aprobado los presupuestos municipales. Esto demuestra gobernar con improvisación. Por nuestra parte aprobamos el voto ponderado en las comisiones, que son abiertas por derecho y a horas participativas, no como hasta ahora.

En el pleno, la alcaldía ofrece a EA primer teniente alcalde, 2º al PNV y 3º “al que la quiera coger“…. EA renuncia y se da el tema por zanjado. Cual es nuestra sorpresa al enterarnos por la prensa que el tercer teniente alcalde se la asigna al PSE . Esto no se dijo en el pleno.

Sobre retribuciones económicas de las asignaciones de concejales se votó a favor de la propuesta de la oposición, la cual no difiere substancialmente de la presentada por el PNV, aumentando la concejalía, rebajando la asistencia al pleno e igualando la presidencia de comisión y grupo político.

La asignación de alcaldía ya fue rechazada en el presupuesto general de 2007 por la oposición, y en segunda votación fue aprobada por el voto de calidad de la alcaldía. En ese presupuesto se cuantificaban 48.300 euros. Ahora a los seis meses se propone 50.273 euros para llegar en el 2008 al nivel 30 por un importe de 55.859 euros. Aquí está el quid de la cuestión de la solidaridad. La solidaridad de la alcaldesa empieza por ella misma. Ande yo caliente ríase la gente. El nivel de retribución que se propone así misma debe estar refrendado por la mayoría absoluta del pleno. La alcaldesa no negocia y se niega a aceptar que está en minoría en el ayuntamiento poniendo verde a quien no está de acuerdo con ella. Constatado. ¿Cuantos han estado en lista de posible destitución por la alcaldesa?

Desde diferentes sectores se manifiesta que no se puede padecer otros cuatro años esta situación.

Este grupo municipal no entiende la actitud despreciativa mantenida por la alcaldesa, cuando dirigiéndose a una participante del pleno le dijo que más valdría que estuviese ella representada y no los cuatro ediles de EA a los que señaló con la mano. Está claro que la alcaldesa está rabiosa, está nerviosa. Las manifestaciones de la alcaldesa a través del insulto y descalificación pretende disfrazar su incapacidad acusando a la oposición de falta de voluntad de consensuar los temas y presentar ante el pueblo de Ibarra quien es el bueno y quien el malo. Es su talante.

Que no se preocupe la alcaldesa, nadie es imprescindible en esta vida. Los demás también estamos concienciados con los diferentes proyectos de la anterior y próxima legislatura. Pisos tuteados, centro de día, accesibilidad, zona Izaskun, puente Txumitxa, NN.SS. etc… Hace falta dejar hacer y escuchar

Ante todos los hechos anteriormente relatados y habiéndose usted pasado los cuatro años anteriores diciendo: ¡qué más da!, Porqué ahora no le da lo mismo? ¿Lo piensa seguir haciendo?

 

Acuerdo entre iguales

Filed under: Euskal Herria,Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 8:06 am

En el editorial de Noticias de Gipuzkoa escriben sobre la firma del Cupo acontecida ayer.
Las administraciones vascas y española pusieron ayer en práctica la esencia de la relación bilateral que mantienen desde el inicio del sistema estatutario: el pacto.

Las renovaciones quinquenales del Cupo ponen de manifiesto el carácter paccionado del encaje de Euskadi en el conjunto del Estado y el nuevo acuerdo hace más profundo todavía el relieve de esa comunicación de igual a igual debido a la relevancia de los acuerdos adoptados. En esta ocasión, no sólo se han ajustado los coeficientes numéricos que permiten la autofinanciación vasca y al mismo tiempo la aportación solidaria de los ciudadanos de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa a las arcas estatales.

El pacto suscrito también sienta un precedente para que las mejoras introducidas por el Gobierno central en materias transferidas tengan reflejo en el País Vasco. Así, el Cupo provisional de este ejercicio -1.565,2 millones de euros- se verá reducido en al menos 115,8 millones para sufragar en Euskadi los gastos derivados de las ayudas destinadas a los hogares con familiares dependientes que necesitan cuidados especiales, el desarrollo de la Ley Orgánica de la Educación y diversas medidas de financiación extraordinaria de la Sanidad pactadas con el resto de comunidades.

Además, se da luz verde a un órgano de colaboración que tiene como objetivo resolver los problemas derivados de la falta de reconocimiento de las haciendas forales como entes fiscales al mismo nivel que el español, el francés o el alemán en el marco de la Unión Europea.

El primer fruto de ese órgano es el cierre a nivel institucional de la crisis abierta hace casi una década por las denominadas minivacaciones fiscales vascas. Antes del 11 de septiembre, Euskadi entregará a Bruselas el listado de las 300 empresas que se acogieron a mediados de los noventa a las deducciones del Impuesto de Sociedades que se concedieron a firmas de nueva creación o a las que acometían inversiones. Las compañías, una vez comunicada la obligación de devolver las ayudas -que en conjunto superan los 1.500 millones de euros-, podrían acudir a la Justicia para bloquear la restitución de unos incentivos que creían legales en el momento de su aplicación. Si se consuma esta vía se generará otro embrollo judicial y las haciendas vascas tendrán que darle respuesta a través de un acuerdo con los afectados basado también en el diálogo.

 

Acuerdo entre iguales

Filed under: Euskal Herria,Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 8:06 am

En el editorial de Noticias de Gipuzkoa escriben sobre la firma del Cupo acontecida ayer.
Las administraciones vascas y española pusieron ayer en práctica la esencia de la relación bilateral que mantienen desde el inicio del sistema estatutario: el pacto.

Las renovaciones quinquenales del Cupo ponen de manifiesto el carácter paccionado del encaje de Euskadi en el conjunto del Estado y el nuevo acuerdo hace más profundo todavía el relieve de esa comunicación de igual a igual debido a la relevancia de los acuerdos adoptados. En esta ocasión, no sólo se han ajustado los coeficientes numéricos que permiten la autofinanciación vasca y al mismo tiempo la aportación solidaria de los ciudadanos de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa a las arcas estatales.

El pacto suscrito también sienta un precedente para que las mejoras introducidas por el Gobierno central en materias transferidas tengan reflejo en el País Vasco. Así, el Cupo provisional de este ejercicio -1.565,2 millones de euros- se verá reducido en al menos 115,8 millones para sufragar en Euskadi los gastos derivados de las ayudas destinadas a los hogares con familiares dependientes que necesitan cuidados especiales, el desarrollo de la Ley Orgánica de la Educación y diversas medidas de financiación extraordinaria de la Sanidad pactadas con el resto de comunidades.

Además, se da luz verde a un órgano de colaboración que tiene como objetivo resolver los problemas derivados de la falta de reconocimiento de las haciendas forales como entes fiscales al mismo nivel que el español, el francés o el alemán en el marco de la Unión Europea.

El primer fruto de ese órgano es el cierre a nivel institucional de la crisis abierta hace casi una década por las denominadas minivacaciones fiscales vascas. Antes del 11 de septiembre, Euskadi entregará a Bruselas el listado de las 300 empresas que se acogieron a mediados de los noventa a las deducciones del Impuesto de Sociedades que se concedieron a firmas de nueva creación o a las que acometían inversiones. Las compañías, una vez comunicada la obligación de devolver las ayudas -que en conjunto superan los 1.500 millones de euros-, podrían acudir a la Justicia para bloquear la restitución de unos incentivos que creían legales en el momento de su aplicación. Si se consuma esta vía se generará otro embrollo judicial y las haciendas vascas tendrán que darle respuesta a través de un acuerdo con los afectados basado también en el diálogo.

 

Dos estrategias julio 30, 2007

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 9:20 am

Ramon Zallo en Noticias de Gipuzkoa.

Los debates de las últimas semanas nos interpelan sobre los retos del periodo y las estrategias políticas. Y para quienes somos partidarios del cambio sin violencia del marco jurídico-politico se están dibujando, grosso modo , dos estrategias diferentes.

Si pensamos que los retos son de fondo para acabar, o al menos encauzar, el tema principal que dejó pendiente la Transición (el derecho de decisión), sabremos que el camino es duro, largo y difícil, en aras a la normalización y la pacificación, y que pugnar por el espacio político entraña tensiones frente a un Estado y a una ETA que no quieren moverse, ni asumen la “obligación de pactar.

En cambio, si se entra al señuelo de querer salir rápidamente de ésta -porque ya llevaríamos unos años “en el monte“, como dice Basagoiti- entonces bastaría un acuerdo con los socialistas, sabiendo que el límite es, más o menos, el Estatut de Catalunya. Claro que, posiblemente, el precio de este atajo sea perderse en el laberinto.

El resultado probable sería que, en lugar de la normalización política nos habrían normalizado; en vez de la paz se daría un nuevo impulso a los armados al mostrarse una incapacidad de cambio en profundidad del sistema desde las vías pacíficas; y, desanimados y cabreados, posiblemente se fracturarían, aún más de lo que ya están, las corrientes que fueron un día partidarias del cambio, en beneficio de los del “No me muevo” (PP, PSOE y ETA), salvo que les fuercen.

Esas dos estrategias diferentes se concretan en una serie de dilemas o de opciones.

Hay que saber adónde se va y creérselo, para llenar unas u otras alforjas, sabiendo que el primer viaje es compatible con el segundo pero, en cambio, si se va sólo al segundo destino ese sí es incompatible con el primero. Ciertamente, el camino cambia al peregrino pero ese cambio nunca debería pasar por perder el norte o abandonar, dejando la meta de la etapa para más adelante, para la siguiente generación. Jugar a corto o a la chica en esta partida de mus es pan para hoy y hambre para mañana.

La primera alternativa parte del derecho soberano a decidir y de la prudencia de saber que luego hay que pactar y que el resultado será una soberanía compartida, que se querría en régimen de bilateralismo obligatorio mutuo para todas las decisiones que nos afecten. Y ello en la creencia de que hoy la independencia no estaría a la orden del día o al alcance (sea por peso social, criterio o contexto).

La segunda alternativa supone, en cambio, no creerse del todo un sujeto de decisión ni que sea necesaria una acumulación de fuerzas, lo que trae consigo ir debilitado a una negociación. Es más, más que negociar se trataría de saber dónde están los límites de la contraoferta.

Uno debe elegir el norte, el camino y la actitud, y luego los compañeros del viaje. En cambio, elegir a los compañeros antes que el viaje es seguro que te llevará adonde ellos quieran ir o a ninguna parte.

Las mayorías sociales y políticas pueden conseguirse desde un proyecto, unas sumas, una participación y un liderazgo que, a su vez, son bases para buscar el máximo de consensos mirando también los intereses de la pluralidad. Pero es seguro que no pueden conseguirse mayorías si otros ponen al final el programa o los límites y tú el consenso. (Esto lo aprendí de un brasileño sobre el sentido del Puente de la Amistad que une Brasil y Paraguay y que se construyó en la época de Stroessner: “Nosotros pusimos el Puente y ellos la Amistad“),

Es deseable lograr un consenso sólo después de las batallas y de las cesiones mutuas. El documento al que llegaron PNV-PSE-Batasuna en octubre pasado podría ser un buen punto de partida.

En la Mesa de Egino de 2004-06 entre nueve políticos de sensibilidades distintas, se acordó que lo mejor para los procesos de paz y de normalización era un acuerdo unánime. Si era imposible, se apuntaba que el siguiente paso era lograr una “mayoría transversal” (más de una sensibilidad). Si ésta se manipulara convirtiéndola en derecho de veto, se proponía un arbitraje. Si tampoco funcionara, vuélvase a las mayorías convencionales posibles y se decía: “Reconocemos tanto el valor de las mayorías democráticas como la relevancia del pluralismo y del respeto a las minorías“. ¡Pues eso! Hay una obligación de pactar (si quieren). Pero si no quieren hay derecho a no (tener que) pactar e ir con la iniciativa.

Dar el derecho de veto a otro es anularse para hacer política y convertir a la minoría en mayoría de hecho.

En épocas de cambio, lo que más importa es lo que la sociedad piensa y cómo hacer aflorar su pensamiento político, en la calle y en las urnas, sobre proyectos ilusionantes y resolutorios. Los proyectos ilusionantes orientan, fraguan tejido y movilizan (si se hacen bien las cosas). Los proyectos sin alma desorientan, dividen y desmovilizan y, normalmente, pasan factura electoral en beneficio ajeno.

No negociar con ETA mientras haya violencia no debe significar marginar de los procesos de cambio a la izquierda abertzale. No es imaginable el cambio sin ella. Pero para llegar a alguna parte ella habrá de transformarse en el camino: tomar las riendas de su destino.

El ámbito es un triángulo, sea virtuoso o infernal. Mirar sólo al PSOE es tan inútil para el cambio como útil para el PSE y tan peligroso como atarse de pies y manos a su juego (el límite legal interpretado políticamente de manera restrictiva primero aquí y luego allá).

Si algo se ha podido aprender del “no” en Cortes al Proyecto de Estatuto Político de Euskadi y de cómo Zapatero incumplió su compromiso de respetar el Estatut del Parlament es que no cabe ir a Madrid sólo con el lirio en la mano de una mayoría parlamentaria, sea grande o pequeña. Zapatero sí es partidario de impedir aquí y allí.

Es correcto darse reglas morales (“no imponer”/”no impedir“). Hay que partir de ellas. Pero la política empieza a partir de ahí, cuando el otro sí impone e impide. En ese caso, o te quedas a llorar a la vera del camino llamándole “malo” o diciendo “me has engañado“, o asumes el reto de “cómo impedir que te impidan” (por ejemplo, en el Congreso de Diputados), o sea que te impongan. No hacerlo sería poco responsable.

Una vía es una consulta indicativa previa que te refuerce, sin que admitas que te la quieran impedir, salvo que no haya mayoría parlamentaria vasca, claro está.

Nunca me ha convencido que no haya consultas propias porque ETA esté activa y que, en cambio, hagamos elecciones cada año y medio, y cinco referéndums desde 1976 a pesar de ETA. Seamos sinceros. La mayoría de quienes lo dicen lo que no quieren es la consulta sobre “el tema” (ni con ETA ni sin ETA).

Consultar, como dice Madrazo, simultáneamente también sobre ETA tiene ventajas (oportunidad de deslegitimarla), pero inconvenientes (mezclar pacificación y normalización; qué interpretar del resultado si PSE y PP llaman a abstenerse de todo; consultar sobre lo obvio…).

Pero como la condición de “en ausencia de violencia” sí aparece en el programa de Gobierno y habría de cumplirse, lo lógico sería preparar y convocar la consulta pero condicionar su celebración a un alto el fuego. La pelota democrática estaría en el tejado de ETA (y del Estado, si intenta impedirla). No parece que haya otra solución. Si la hay, sería bienvenida.

Cabe una consulta tras un acuerdo de normalización con mayoría parlamentaria vasca, o cabe una consulta también sobre principios, metodología y proceso, si la primera no es posible. Lo que tiene, en cambio, un limitado interés es una consulta sobre los despojos de soberanía que queden tras la criba acá y en Cortes.

Las consultas que consultan son de demócratas que creen en la democracia y en lo razonable que es la gente en las encrucijadas; y las consultas de amén reflejan una desconfianza en la democracia y en la gente, y dando a elegir entre Guatemala y Guatepeor en sus versiones de “esto o el abismo” o “más vale este poquito que nada“. En suma, hay que elegir entre apaño y a fondo, entre perpetuar los dos conflictos o encauzarlos.