GIPUZKOATIK

Joseba: "La ponencia política va a abrir puertas y no va a cerrar posibilidades" septiembre 9, 2007

Filed under: Elkarrizketak - Entrevistas — Gipuzkoatik @ 8:18 am

En los próximos días, la dirección de la formación jeltzale remitirá a sus bases el documento que, en palabras del burukide y presidente del GBB, Joseba Egibar, marcará a la nueva “tripulación” que dirija el partido, “por dónde navegará y cómo” para llegar a su destino, esto es, posibilitar a la ciudadanía vasca el ejercicio de su derecho a decidir. Lo ideal para el PNV sería consensuar la ponencia política y en ello está el EBB. El dirigente guipuzcoano está convencido de que la posibilidad de presentar una única ponencia “se da“. Considera que, una vez definida la ponencia, habrá que elegir el equipo que mejor desarrolle esa trayectoria.

¿Cómo van los trabajos de la ponencia política?

La intención es lograr un texto consensuado y estamos haciendo ese esfuerzo. Si se consigue, en los próximos días, a poder ser la semana que viene, se remitirá el documento a las bases para que debatan sobre su contenido y presenten las enmiendas que consideren oportunas.

La ponencia se está elaborando a partir del documento sobre paz y normalización política que aprobó por unanimidad el EBB en octubre de 2005. ¿Hay muchas modificaciones respecto a aquél?

Se trata de un documento referencial que se ha tenido en cuenta, lo mismo que las ponencias de 2000 y 2004. Sirvió para interpretar un momento de coyuntura política, un proceso de paz incipiente, y para situarnos en esa fase. Yo creo que de allí hay que extraer las lecciones y, a partir de ahí, proponer otra serie de vías, confirmando algunas y actualizando, en todo caso, los textos anteriores.

El documento Elkarbizitzarako bake-bideak de 2005 planteaba la celebración de una consulta “en ausencia de violencia”. Ahora el lehendakari y usted mismo abogan por consultar a la ciudadanía al margen de que exista o no ETA. ¿Cómo explica esa contradicción?

Eso no aparece así en el documento. Yo creo que se está fetichizando esta cuestión sobre las condiciones en las que debe celebrarse la consulta, cuando en este país desde 1977 se han celebrado todas las elecciones, consultas e incluso un referéndum con la presencia de ETA. Ahora algunos están llegando al extremo de querer paralizar la vida de este país por la presencia de ETA y de sus atentados. Yo creo que no se pueden extremar los argumentos hasta ese punto. A los que esgrimen que la consulta tiene que ser sin violencia, en el fondo, lo que les preocupa es que se celebre. ¿O es que Zapatero se va a plantear si convoca las elecciones o no por que está ETA? Eso es darle toda la agenda de actuación a la organización armada. El lehendakari trasciende de esa reflexión y dice que ETA no va a condicionar hasta ese punto la vida de este país. Con o sin ETA esta sociedad va a ser consultada y, por su puesto, se va a intentar propiciar un escenario de ausencia de violencia y sin exclusiones, condición que tampoco se cumple porque sigue habiendo partidos ilegalizados.

La ponencia política que está elaborando el EBB, ¿en qué términos recoge la celebración de la consulta?

Se trata de una ponencia que va a abrir puertas y no va a cerrar posibilidades. Estamos intentando consensuar un texto suficiente para que las distintas alternativas y estrategias que sean de aplicación en los próximos tiempos se contemplen. Lo que no podemos hacer es entrar en concreciones sobre una medida como la consulta, que corresponde al ámbito institucional. El PNV puede sugerir y aportar, pero no decidir cómo tiene que ser esa consulta. Ahora hace falta atinar un poco en lo que puede ser la estrategia de trazo grueso. Después ya se verán las medidas concretas que haya que activar. Nuestra función es posibilitar el que todo eso se pueda producir.

El lehendakari no ha fijado ninguna fecha. De alguna manera admite que quizá no pueda cumplir su palabra…

Yo creo que no hay que andar con fechas. El lehendakari ha sido suficientemente claro, preside un tripartito y es éste el que tendrá que definir la propuesta. En lo que se refiere a la CAV, el Parlamento vasco tiene la última palabra.

Pero una propuesta sin plazos pierde garantías. ¿Usted confía en que la consulta se celebrará en esta legislatura?

Sí. Los plazos se fijarán. Y estamos hablando de esta legislatura, pero creo que adelantarnos al guión no nos conduce a mejor puerto, necesariamente.

¿En qué términos plantearía usted esa consulta?

Esa es una cuestión que se debate entre formaciones políticas y dentro de los partidos.

En todo caso, será necesario un acuerdo previo entre las formaciones.

Es evidente que no se puede ir a la consulta a palo seco. Tiene que haber un proceso y el Parlamento tiene que jugar un papel relevante, evidentemente. No estamos hablando de una línea de trabajo multipartita para alcanzar un acuerdo y después someterlo a la consideración de la ciudadanía. Ese intento, que no hizo todo su recorrido, habrá que volver a hacerlo, pero quizá antes haya que habilitar una consulta para un acuerdo y en esa consulta tienen que estar los mimbres del acuerdo. Ya se verá, todo es discutible.

En cualquier caso, el resultado de esa iniciativa no será vinculante. ¿Han pensado en un posible fracaso?

Con independencia de que algunos quieran darle carácter vinculante o no, políticamente es de una relevancia impresionante, y más en este país. No sería una macroencuesta, sino algo más. Se trataría de que el 74% de los ciudadanos de Euskal Herria, que residen en los tres territorios de la CAV, exprese su posición política como parte de un pueblo en una determinada dirección.

¿Tiene la impresión de que los planes del lehendakari molestan a algunas voces dentro del PNV?

Yo lo único que diría al respecto es que bastantes enemigos tiene la cuestión (la consulta) fuera de casa como para que desde dentro de casa algunos aticen. Está bien que quieran mostrar su reflexión, pero que la muestren en el ámbito interno, que es donde corresponde.

¿Qué futuro político augura a Juan José Ibarretxe? Él mismo ligó su destino político a la celebración o no de la consulta.

Desde una perspectiva histórica, Ibarretxe será el lehendakari que situará a este país en un nuevo punto de inflexión, en un escenario cualitativamente distinto, donde el reconocimiento como pueblo y el derecho a decidir van a ser las claves de la resolución. Lo hizo en las Cortes Generales el 1 de febrero de 2005. Eso se escribirá así en la historia de este país. Ibarretxe ha aportado liderazgo, compromiso y contenidos para dar ese salto. Lo que hace falta es que ese salto sea reconocido, en el caso de Hegoalde, por el Estado español. Ése es el papel que debe jugar en esta legislatura y entiendo que también en la próxima como candidato del PNV.

¿Quiere decir que Ibarretxe podría volver a ser propuesto como candidato a lehendakari en 2009?

Yo creo que el camino que se ha iniciado debe liderarlo él hasta que sea consolidado. Todo no lo podrá hacer él, evidentemente, pero sí la fase que le corresponda.

Ya no le pregunto por su posible sucesor…

Ibarretxe se sucede a sí mismo.

¿Si las bases le proponen a usted como candidato a la presidencia del EBB, aceptará?

En todo caso, se valoraría. Pero eso corresponde a una fase posterior. Ahí se verá. Yo creo que el partido también tiene que entrar, por todo lo que ha acontecido y por lo que se cierne en torno a la dirección del PNV, en una fase de estabilización. Hay excesivos intereses, desde fuera, que quieren que el PNV no sea una pieza determinante en el devenir de la política vasca y quieren un PNV frágil y dividido. Por lo tanto, desde esta perspectiva también se impone dentro del PNV un ejercicio sólido, comprometido, de anclaje de una serie de principios y de estabilización.

Y para eso, lógicamente, ayudaría tener un candidato de consenso. ¿Cree que es posible?

Lo primero es definir la ponencia política. Yo ya dije en Zarautz que sería muy grave que, pudiendo tener una ponencia de consenso, no se exploraran esas posibilidades hasta el final. No nos podemos permitir ese lujo, pero tampoco sería bueno que, por la presión mediática-política, no se aborden con tranquilidad los temas que debemos debatir. Yo creo que la primera posibilidad se da. Y hay posibilidad de llegar a un encuentro, porque vamos a hacer lo segundo: debatir. Con independencia de que pueda haber diferencias no de matiz, sino de algo más que matiz, se tiene que discutir de forma abierta y sin miedo, porque ello contribuirá a reforzar la unidad interna. No se puede evitar el debate. Un debate sincero y dentro de casa fortalece al partido.

Imaz aboga por no personalizar el proyecto del PNV.

Yo creo que hay que huir de la personalización. Establecido el camino, habrá que elegir el equipo que mejor vaya a desarrollar esa trayectoria. La ponencia será más general, después será necesaria una hoja de ruta y la tripulación tiene que saber por dónde tiene que navegar y cómo. Eso entra dentro del ámbito interno.

¿Cree que en este proceso interno se cerrarán las heridas abiertas hace cuatro años?

Somos una organización grande, discusiones ha habido y seguirán existiendo en el PNV. Trasladar esto a lo que pueden ser heridas, no sé…

¿Qué clima se vive entre la militancia de su partido en la antesala del debate?

Hay expectación y compromiso. Y un punto de nerviosismo porque no ha llegado la ponencia política. El ánimo de la afiliación es de participación sin estridencias. La gente quiere debatir.

En las últimas semanas, EA ha atacado duramente al PNV a cuenta de la consulta. ¿Cree que la fecha de caducidad del tripartito se aproxima?

Yo entiendo la dialéctica política entre las formaciones, pero, a partir de ahí, nosotros tenemos unos compromisos que están tasados y los vamos a cumplir. Es más, seguimos pensando que PNV y EA tienen que colaborar, y la colaboración máxima en lo que es una acción de gobierno si es consecuencia de una coalición electoral, mejor. Respecto al tripartito, nosotros tenemos claro que los tres ejes para determinar el cauce central son paz, derecho de autodeterminación y políticas progresistas. En ese sentido, el tripartito es un instrumento que creo que ha actuado con responsabilidad y con las tensiones propias de un tripartito. Después de las elecciones municipales se ha demostrado que la proyección de la sombra que produce en el país es desigual. En cualquier caso, creo que es una fórmula viable.

Eusko Alkartasuna también ha denunciado la intención del PNV de acercarse al PSE-EE. ¿Baraja la posibilidad de futuros acuerdos de gobierno con los socialistas?

Si algo se ha demostrado es que Ferraz es quien manda, tanto en la CAV como en Navarra. Por lo tanto, no va a haber acuerdos exclusivamente de gestión, estructurales, mientras no se aborden las cuestiones de fondo. Que después pueda haber acuerdos puntuales, como los proyectos de Presupuestos en Madrid y aquí, eso sí, la gobernabilidad es la gobernabilidad.

¿A qué atribuye la escasa actividad política de la izquierda abertzale en los últimos meses?

La ruptura del alto el fuego de ETA resta margen de actuación política a la izquierda abertzale. Creo que hay frustración y autoengaño tras la ruptura del proceso en ese mundo. La izquierda abertzale también ha perdido gas por la desaparición del escenario público de su líder, Arnaldo Otegi. Pero, como todos los veranos, ya habrán hecho alguna reflexión y ya alumbrarán alguna propuesta allá por otoño.

Interior ha prohibido la manifestación que el movimiento pro Amnistía convoca todos los años el día de las regatas. Olano auguraba esta semana un “combate” y la Consejería de Interior era criticada por vulnerar el derecho de manifestación.

No conozco los detalles. Juan Mari Olano es posible que no quiera que se celebre esa manifestación; prefiere el otro escenario. Yo creo que, por encima de todo, el derecho de manifestación es un derecho fundamental y si se dan las garantías suficientes se tiene que preservar. Pero entiendo que si Interior ha decidido lo contrario tendrá datos que aconsejen que esa manifestación no se tiene que celebrar .

¿Qué expectativas tiene el PNV de cara a las próximas elecciones generales?

Estas elecciones se van a polarizar entre el PP y el PSOE hablando de la cuestión vasca. Nosotros trataremos de hacer nuestro discurso frente a esos dos mundos y conseguir la mayor representación posible en las Cortes.


¿Cree que si gana Rodríguez Zapatero se retomará un nuevo proceso de paz?

Si se presenta una oportunidad con garantías, todo gobierno que se precie debe explorarla.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s