GIPUZKOATIK

El camino hacia la consulta popular está lleno de trampas y ETA es la mayor de todas septiembre 23, 2007

Filed under: Elkarrizketak - Entrevistas,Euskal Herria — Gipuzkoatik @ 2:43 pm

Entrevista a Begoña Errazti en Noticias de Gipuzkoa.

Su dilatada experiencia política se pone de manifiesto instantes después del pertinente saludo en la sede gasteiztarra de EA. Tras una primera impresión oficiosa de la actualidad política, pide unos segundos para apurar un cortado y con un giro de cabeza comprueba el encuadre en el que será fotografiada durante la entrevista, con la ikurriña a un lado y el logotipo del partido al otro. Todo en orden. Sus respuestas insisten en la necesidad de dar la voz al pueblo vasco para conocer su opinión sobre el futuro de Euskadi.

El Alkartasun Eguna de hoy en Portugalete llega inmerso en un clima de crispación política y en puertas del Pleno de Política General. ¿Cree que esta sesión servirá para templar ánimos o espera todo lo contrario?

Un Alkartasun Eguna que llega con el lema Gaurko alkartasuna, biharko Euskal Herria(La solidaridad de hoy, la Euskal Herria de mañana), ya que lo ha citado. Creo que más que de ambiente de crispación se debe hablar de ambiente convulso y de mucho desconcierto. ¿Por qué digo esto? La ruptura de la tregua por parte de ETA y los atentados nos han retrotraído en el tiempo. Y hay desconcierto por la utilización, por parte de algunos, de discursos del pasado para que renunciemos a nuestros derechos como pueblo. Hay un intento claro de que no sigamos avanzando por ese camino. Y, además, el escenario político se completa con debates internos en los partidos y con una Batasuna absolutamente callada tras la ruptura de la tregua. Ante todo esto, yo no veo otra alternativa que responder a la mayoría social democrática vasca a través de los compromisos adquiridos en el programa de gobierno y avanzar en la soberanía. Las fuerzas nacionales vascas estamos obligadas a no colaborar con el debilitamiento del nacionalismo vasco. El meollo de la cuestión sigue siendo un proceso de paz y normalización política que hay que encarar sin vetos.

En su búsqueda de aliados para recorrer este camino se encontrará con un PNV sin Josu Jon Imaz ni Joseba Egibar al frente. ¿EA ve más cerca los impulsos soberanistas si Iñigo Urkullu preside el EBB?

Soy profundamente respetuosa con los procesos internos de otros partidos, siempre lo he sido y no veo razones para cambiar. Y por lo tanto, los otros partidos que decidan lo que decidan. En cualquier caso, también está la responsabilidad de cada uno para cumplir los compromisos con la ciudadanía y los estatutos. Un partido nacional vasco, sea el que sea, tiene la responsabilidad en estos momentos y el reto histórico de apostar firmemente por nuestros derechos de pueblo, con la base en la soberanía.

Por cierto, la presidenta ‘popular‘ en Euskadi, María San Gil, asegura que el PNV se radicalizará con Urkullu. ¿Lo comparte?

(Se ríe) ¡Qué sentido del humor tiene la señora San Gil! Primero, el señor Urkullu deberá ser elegido presidente y luego, ya veremos lo que hace.

¿Puede incidir el futuro de la ejecutiva jeltzale en las relaciones entre los socios del Gobierno Vasco?

No tenemos ninguna inquietud porque el respeto a las decisiones en los debates internos de otros partidos es fundamental. El Ejecutivo vasco tiene un programa de gobierno y nuestra apuesta es evidente. Lo hemos repetido durante estos últimos meses en los que se ha intentado debilitar al Gobierno con las transversalidades mal utilizadas, las centralidades… Nuestro camino es ése; yo desconozco cuál es el de otros. Hemos oído barbaridades en boca de políticos socialistas y de otros partidos en contra del lehendakari Ibarretxe y en contra del Gobierno Vasco, temas que ni proceden ni siquiera en el ámbito de la educación y cuyo objetivo evidente es debilitar.

El debilitamiento de un gobierno puede obedecer a factores externos y también a discrepancias internas. ¿No teme esta posibilidad tras la renovación de la dirección de los partidos?

Confío en que no. Desde luego, por parte de EA, no.

De momento, la concordancia de las formaciones del tripartito es total a la hora de unificar posturas, a través del consenso en el discurso que Ibarretxe llevará el viernes al Parlamento. ¿Así quedan zanjadas, definitivamente, las discrepancias postelectorales?

No hay que mezclar las cosas. Primero, porque hay un programa de gobierno firmado en 2005. Y, en segundo lugar, otra cosa son los intentos desde distintos ámbitos del debilitamiento del Gobierno Vasco. ¿Por qué si se estaba hablando de un determinado Ayuntamiento se iba en contra del Gobierno? Porque detrás estaba un intento para que el Ejecutivo no cumpliera su programa. Además, donde hay acuerdo entre el tripartito es en el programa de gobierno y no en otros ámbitos como el municipal. Se han aprovechado las circunstancias con evidentes objetivos por parte del PSE y, qué decir del PP, donde hay más ultras que hace 32 años.

Las mutuas acusaciones entre PSE y Gobierno Vasco han sido una constante esta semana. ¿Estamos ante un calentamiento de motores previo al Pleno?

Pero no sólo el PSE, también Rajoy y sus advertencias sobre la consulta. Es que la derecha española no ha superado la Ilustración y, claro, no podemos pedir peras al olmo. Pero el meollo de la cuestión sigue siendo consultar a la ciudadanía. Y cuando lo hagamos y se vea lo que opina la mayoría social vasca, entonces ¿qué argumentos tendrán los que aceptan ese estado meramente autonómico cada vez más mermado? Por eso recurren a impedir ahora. Nosotros tenemos que seguir avanzando democráticamente porque les estamos dejando sin argumentos y, a partir de entonces, o aceptan o no aceptan. Y si no lo hacen llegaremos a la confrontación, eso sí, siempre de forma democrática. La sociedad vasca tendrá que enfrentarse a una situación de confrontación y desobediencia.

¿Qué implicaría esa hipotética desobediencia?

El Parlamento Vasco tendría que tomar una posición clarísima de parlamento nacional, con decisiones de avance y de soberanía. Y es que estamos haciendo todo por las vías democráticas y estos señores no nos dejan. ¿Cómo se sustenta esto ante el resto del mundo? Ante un mundo que avanza hacia la independencia de países, como estamos viendo en la Unión Europea. Sabemos que nos van a poner muchas trampas en el camino y tenemos que seguir utilizando las vías legales. Lo hicimos en 2004, construimos un Estatuto, que no era realmente el objetivo base de EA, ya que es la independencia, pero apostamos por vías intermedias para seguir avanzando. Este es el camino, a pesar de las trampas, y ETA es la principal trampa en contra de este camino.

Ibarretxe anunció que la consulta popular se realizaría esta misma legislatura, aunque, según sus últimas declaraciones, parece que la fecha pasa a un segundo plano.

El compromiso de este Gobierno es provocar las condiciones para que se den en esta legislatura. No quiero que con esta frase se me entienda que estoy dejando la consulta para otro momento. Creo que nuestra oportunidad es ahora, pero también es verdad que deben darse una serie de condiciones. ETA es un escollo fundamental y la mala utilización del derecho democrático de los ciudadanos a decir lo que quieren es otra.

El ‘escollo‘ que representa ETA parece, no obstante, no ser suficiente como para frenar la consulta, en contra del escenario de no violencia en el que, en un principio, enmarcó Ibarretxe este iniciativa.

ETA va en contra de esa consulta. Lo que no podemos de ninguna manera consentir, como políticos demócratas, es que ETA pretenda dirigir, condicionar o impedir la vida política en este país.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s