GIPUZKOATIK

Hay que poner plazo y fecha a la consulta y así obligar a un acuerdo septiembre 27, 2007

Filed under: Elkarrizketak - Entrevistas,Euskal Herria — Gipuzkoatik @ 7:38 am

Entrevista a Aintzane Ezenarro en Noticias de Gipuzkoa.

Aintzane Ezenarro acaba de reincorporarse a la actividad política después de recuperarse de un grave accidente. La parlamentaria de Aralar tiene muchas expectativas puestas en el curso político que arranca, que en lo personal le traerá una enorme alegría, su tercer hijo que nacerá a final de año. Ante la cita de mañana en el Parlamento Vasco, asegura que su formación no se guarda ninguna carta para el debate. Su petición es clara: hay que poner un plazo para llegar a un acuerdo y una fecha para celebrar la consulta, y así obligar a los partidos a llegar a un acuerdo.

-¿Cómo se encuentra después del accidente que sufrió en plena campaña electoral?

-Me encuentro bien. Fue un golpe bastante duro, he estado tres meses de baja, pero afortunadamente ha ido todo bien y estoy a pleno rendimiento. Ha sido una experiencia dura, pero también una librada porque podía haber sido mucho peor.

-Cuando ocurre algo así, ¿se coge con más ganas la vuelta al trabajo?

-He comenzado quizás más descansada y entro con muchas ganas porque viene un curso político interesante. Tengo muchas expectativas puestas en lo que pueda pasar en el debate de política general de mañana y a partir de ese día. Espero que no se frustren ni mis expectativas ni las de la mayoría de la sociedad.

-¿Qué va a plantear Aralar en ese pleno de política general de mañana en la Cámara vasca?

-Obviamente este pleno, que en principio debía de ser, en una situación normalizada, para hacer un balance de la gestión del gobierno, ese tema va a pasar a segundo término, aunque algunos intentaremos poner el acento en ello. En el terreno político, nosotros no guardamos ninguna carta para el debate, siempre hemos creído que en nuestro país no tenemos otra solución que llegar a un acuerdo transversal para resolver de alguna manera el marco de convivencia mínimo. Ahí coincidimos creo que casi todos. Si no se llega a un acuerdo transversal también habrá que articular alguna salida. A mí lo que no me vale es que aquéllos que supuestamente son los abanderados de la transversalidad sean luego los que cuando hay acuerdo transversal la nieguen o, en el caso de la Comunidad Autónoma Vasca, los que nieguen al debate necesario para llegar a ese acuerdo.

-Habla del Partido Socialista.

-Sí, el PSE plantea: acuerdo transversal, consulta y no hay nada más que hacer. Vale, ése es un escenario posible. Pero, si eres tú mismo el que estás negando el debate político mientras haya violencia ¿cómo vamos a llegar a ese acuerdo transversal si ni siquiera quieres entrar en el debate político? Aquí hay una contradicción y otra todavía mayor es lo que ha pasado en Navarra, donde a pesar de llegar a acuerdos son ellos los que los vetan. Creo que hay un disfraz de transversalidad en el Partido Socialista que hay que desenmascarar. En este país los que hemos hecho siempre intentos reales y prácticos de transversalidad hemos sido los abertzales. Nosotros lo que planteamos es que en un segundo escenario, que es posible que se dé, tenemos que habilitar una salida a la sociedad y que la sociedad tenga derecho a definir la hoja de ruta que mayoritariamente defiende para salir de esta situación de bloqueo.

-Aralar defiende que hay que plantear una consulta a pesar de que persista la violencia.

-Así es. El argumento de que mientras haya violencia no se puede consultar a la sociedad sería un argumento defendible si es que se llevara a cabo en todas las acciones de la política. Hay que abordar el debate político con un plazo claro como lo hacen los anglicanos en Quebec o en Irlanda del Norte. Tony Blair les puso un plazo a los que se reunían en Stormont: «Ocho meses, sino no tenéis autonomía», les dijo. Además, yo creo que hay que establecer un plazo porque de lo contrario el ciclo que lleva abierto desde 2002 no se cierra. Hay que poner un plazo y obligar así a los partidos a que sean capaces, todos, de llegar a ese acuerdo, y al final de ese plazo establecer fecha de consulta. Si hay acuerdo, para refrendarlo, y de lo contrario, para que sea la propia sociedad la que marque la hoja de ruta para la salida de esta situación.

-Patxi Zabaleta decía recientemente que ETA ha agotado la posibilidad de sacar adelante un proceso de paz. ¿Comparte esa opinión?

-Comparto totalmente una tesis que lanzó Patxi de que ETA al romper la tregua -con el atentado de la T-4-, por primera vez sin comunicarlo a la sociedad ni a nadie, perdió toda su credibilidad y deshizo todo el activo que puede tener una tregua. Ya nadie le va a creer una tregua. Luego, hay otro elemento que ha aparecido después de la ruptura de las negociaciones de Loiola y es que se han dado a conocer supuestamente todas las actas de esas reuniones. La pregunta es ¿quién va a querer negociar con alguien que luego hace públicas esas actas? Esto no quiere decir que no sigamos apostando por el diálogo como final de la violencia. Un esquema de vencedores y vencidos sólo lleva a una frustración social que genera al final más violencia y no tendríamos garantizada una paz duradera.

-¿Ve posible entonces que se pueda reabrir el proceso?

-Yo no tengo contactos directos con el Gobierno, no sé si hay algún canal abierto, me parece difícil de todas formas que antes de las generales se pueda hacer algo, pero ojalá también el Gobierno hiciera algún gesto en esta cuestión de la paz, con el tema de los presos, por ejemplo.

-¿Qué se hizo mal en Navarra?

-NaBai ha hecho todo lo que ha podido. A mí que me pongan otro ejemplo igual porque no lo conozco. El PSN no tenía ningún argumento para decir que no, pero influyó el miedo de Madrid de que esto pudiera tener un coste en las generales. Lo tendrán que explicar ellos, pero incluso desde su perspectiva me parece un error de bulto.

-De cara a alianzas de futuro ¿cómo se ve más a Aralar, con PNV, EA y EB o con los socialistas?

-Primero debemos mirar para qué caso concreto. Pero está claro que estamos más cerca de los que defienden el derecho a decidir y el impulsar mediante los acuerdos una visión progresista real del país. En el caso de Gipuzkoa, no es que tengamos mayores cercanías con el PSE en los temas sociales. No comparto esa idea simplista de que el PSE es de izquierdas y el PNV de derechas, yo suelo ir a los hechos a la hora de valorar y hay veces que el PNV ha tomado decisiones más progresistas que el PSE. Luego hay casos como el de Odón Elorza que sí es distinto, no sólo es una perspectiva más abierta a lo que esta sociedad quiere, una perspectiva aunque no sea nacionalista, sí vasquista, sino que a la hora de negociar con él en la perspectiva social hemos coincidido bastante.

-Cuatro meses después de las elecciones ¿qué valoración hace de concurrir el 27-M en coalición con EB?

-La valoración de los resultados y también de la experiencia es muy positiva. Creo que se ha entendido el mensaje de que tenemos que ser capaces, más allá de nuestras propias ideologías, de aunar esfuerzos en base a un objetivo común.

-¿Repetirían experiencia?

-Ésta ha sido una experiencia concreta para esas elecciones, luego ya veremos, en otras se juegan otro tipo de cosas, pero en principio no descartamos que pueda haber diferentes posibilidades de unirse.

-¿Cómo ve la actual Batasuna con Otegi en prisión?

-Primero, es bastante denunciable que un portavoz de un partido esté encarcelado de esa manera. Llama un poco la atención también el silencio, es una situación no deseable desde ningún punto de vista. A partir de ahí, Batasuna sigue totalmente supeditada a lo que hace ETA y en este momento está acallada por ETA. No sé si el silencio o la falta de presencia de Batasuna obedece tanto a que haya un líder importante en su seno encarcelado o, como yo creo, a la falta de discurso después de la ruptura de la tregua. La mayoría sí sabe que el ciclo de la violencia ha acabado, que no tiene ningún sentido, ni siquiera es un activo sino más bien un pasivo para su forma de hacer política, pero no se atreven a decir lo que piensan. Desearía que tuvieran la valentía de empezar a decir en público lo que dicen en privado. Para que haya una alternativa real a PNV y EA desde el mundo abertzale tiene que haber una coalición amplia de fuerzas de izquierda, desde EB a todo el conglomerado social, y también tendría que estar Batasuna, pero para eso tendría que reciclarse. Hasta que eso no ocurra, hasta que ETA no deje de hacer política a Batasuna o Batasuna no se atreva a hacer política a pesar de ETA, lo vamos a tener bastante complicado para tener una alternativa.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s