GIPUZKOATIK

No imponer, no impedir: negociar octubre 17, 2007

Filed under: Berriak - Noticias,Lehendakari — Gipuzkoatik @ 1:42 pm

Editorial de Noticias de Gipuzkoa.

La realidad es tozuda, y tiene además la peculiaridad de que lo de hoy será en breve lo de ayer. Esa tozudez de la realidad dejará muy pronto en fuegos de artificio las rotundas conclusiones que políticos, medios y analistas dedujeron del encuentro entre el presidente español, Rodríguez Zapatero, y el lehendakari, Juan José Ibarretxe .

Se cumplió el trámite, se interpretó el guión, y no defraudaron a nadie. Zapatero sacó pecho para asegurar que Ibarretxe no va a convocar consulta alguna, faltaría más. Ibarretxe sacó pecho para asegurar que su hoja de ruta seguiría adelante, haya o no acuerdo con Zapatero. Por supuesto, tanto a Ibarretxe como a Zapatero les llovieron las críticas y hasta los insultos, unos por pasarse y otros por no llegar.

Dejando de lado las reacciones obvias, de esta entrevista pueden deducirse reflexiones más hondas, más positivas que la mera histeria. Tanto el lehendakari como Zapatero tienen su parte de déficit y su parte de activo en este asunto. Ibarretxe tiene en su contra que su propuesta no cuenta con un consenso amplio y ha sido considerada como una imposición o decisión unilateral. En su favor, que no se puede exigir a su propuesta como punto de partida lo que debiera ser la culminación, el acuerdo entre todos. Además, y también a su favor, el haber agitado una situación petrificada, el abrir un proceso cerrado a cal y canto.

A Zapatero le asiste todo el derecho a no estar de acuerdo y a expresarlo con firmeza. Hubiera sido una insensatez aceptar la propuesta del lehendakari en el presente contexto electoral y con el PP dispuesto a ir a por todas. Ha sabido escuchar durante dos horas lo que el PP hubiera despachado en dos minutos. Por otra parte, el déficit del presidente español está en su negativa -al menos, aparente- a dialogar, a negociar los puntos mínimos de acuerdo para desbloquear una situación indeseable.

Tanto a Zapatero como a Ibarretxe, después del puro alboroto de ayer, les queda una tarea pendiente: para que uno no imponga y el otro no impida, sólo queda negociar. Lejos del ruido mediático y el exabrupto político en torno al encuentro en Moncloa, la sociedad vasca contempla atónita la escena y espera que haya habido una voluntad discreta de llegar algún día a algún acuerdo que le devuelva la paz y la esperanza.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s