GIPUZKOATIK

¿De qué manera puedo seguir gobernando si la Cámara vasca me dice ‘no’ al proyecto que pongo sobre la mesa? octubre 21, 2007

Filed under: Elkarrizketak - Entrevistas,Lehendakari — Gipuzkoatik @ 8:42 am

Entrevista al Lehendakari en Noticias de Gipuzkoa

¿Cree que la sociedad entiende su propuesta?
La mayor parte de la opinión pública española y gran parte de la vasca está inundada por un conjunto de descalificaciones, mentiras e insultos de carácter personal. No es de recibo que por hacer una propuesta política, que, se comparta o no, es legítima y democrática, te llamen mesías, alocado o, como decían la vicepresidenta española y Patxi López, que desvarías. ¡Qué gran aportación desde la tensión intelectual a la política! Es cierto que hay una gran parte de la sociedad, sobre todo española, confundida. Pero la gran parte de la sociedad vasca ha dicho que ya está bien, que estamos hartos de la violencia de ETA y de que desde la política no se aporten soluciones.

¿Quizá ha generado menos ilusión que otras iniciativas?
Si lo medimos por los ataques que ha recibido creo que es lo contrario. La sociedad ha premiado siempre a quien ha arriesgado para conseguir la paz y acuerdos políticos. Hay una disociación entre el debate político y lo que piensa la sociedad. La sociedad piensa que ya está bien, que algo había que hacer.

¿Le preocupa que gente próxima, incluso de su partido, no comparta su idea y le preocupe el futuro?

Las opiniones son respetables, pero todo el mundo debe saber que todo el PNV, como una sola persona, al igual que EA y EB, están detrás de este proyecto. Eso es lo realmente importante, porque es un apoyo plenamente consciente.

¿Tan convencido está? ¿Por qué?

Absolutamente. Si no, no estaría aquí; si no, no habría ido al Parlamento. Esto es perfectamente legal, legítimo y democrático. Tenemos todo el derecho del mundo a sacarlo adelante. El temor al fracaso es la compañía perfecta para fracasar. Hay que creer en uno mismo y en la sociedad, que requiere proyectos de solución. Los únicos proyectos así han salido de esta casa.

¿Qué les diría a las personas que están a gusto en la Euskadi actual?

Que tenemos que vivir mejor. Es cierto que tenemos el mejor nivel de vida que hayamos tenido nunca, pero nos falta la paz. Y nos faltan acuerdos para convivir con España desde el respeto. Tengo 50 años y dos hijas. He conocido un país que, a pesar de la violencia, ha salido adelante con esfuerzo, pero quiero dejarles un país en paz y normalizado políticamente en el que se sientan satisfechas.

Si esto no acabara bien, ¿en el camino hay riesgo de una fractura social, de perder lo alcanzado durante tantos años?

Es que no me coloco en esa situación de ninguna manera. El pueblo vasco ha sabido premiar y entender a quien lo intenta, a quien arriesga, aunque no le salgan las cosas. La sociedad vasca es muy madura y por eso tenemos esa clase emprendedora. Lo único que teme la gente es volver al pasado destructivo, a los atentados, a la extorsión, no a que se hagan propuestas y a que se intente una y otra vez. La sociedad castigará a quien quiera volver atrás y a quien no haga nada.

Le acusan de electoralista, pero ¿no cree que el PNV asume un riesgo electoral elevado con su iniciativa?

Aquí no estamos contando votos. Es curioso que quien lo tacha de electoralista sea quien tiene elecciones, que son Zapatero y Rajoy. No sé a qué viene ese planteamiento. Aquí buscamos un modelo de convivencia entre Euskadi y España para el siglo XXI. Seamos sensatos: esto es una cuestión muy seria y va más allá de un capítulo electoral. Quien hace alusiones es quien ya está en campaña. Yo no veo a nadie en campaña en Euskadi. Esa acusación es mercancía averiada. Si tuvieran argumentos legales o jurídicos no recurrirían al insulto.

Si el Parlamento le niega la consulta convocará elecciones.

Correcto.

Si en esas elecciones se diera un bajón electoral notable de usted y de su partido, ¿abandonaría esta hoja de ruta?
Se ponen en la peor de las hipótesis. Creo que va a haber un pacto político entre el presidente español y el lehendakari que va a ser ratificado en una consulta solicitada por ambos. Ese interés electoral podría darse si yo me hubiera callado las consecuencias de alguno de los pasos, pero no es así. Lo dije claramente: si la Cámara vasca rechaza la consulta estamos ante una cuestión de confianza. ¿De qué manera puedo seguir gobernando si la Cámara me dice no al proyecto fundamental que he puesto sobre la mesa? Podía haber ocultado cosas, pero no lo he hecho. Si la propuesta asusta a algunos es porque es clara como el agua. Todos saben lo que va a pasar: está anunciado.

Zapatero no está tan convencido. Más bien lo contrario. O eso dice.

Le dejé claro que mi mano estará tendida antes y después de las elecciones a la presidencia española. El Pleno del Parlamento será en junio, tres meses después de que haya sido elegido. Hay tiempo.

Zapatero, ¿no quiere o no puede?

Si alguien te engaña la primera vez, la culpa es de él. Si te engañan por segunda vez, la culpa es tuya. Sobre la palabra de Zapatero hay dos evidencias muy preocupantes. Se comprometió a aceptar lo que saliera del Parlament y, en terminología guerrista, hizo un cepillado brutal, dramático, de aquellos acuerdos políticos catalanes. Incumplió su palabra. También dio su palabra con Nafarroa y ya vemos cómo ha culminado: entregándola, y a su propio partido, a UPN. Hay que andarse con mucho cuidado.

Él también se juega su continuidad en La Moncloa y el pacto con los vascos no vende.

Cuando incumplió su palabra en Catalunya no había elecciones. Hay que poner en cuarentena la palabra de un señor que puede verse afectada porque haya elecciones. Cuando yo doy una palabra la doy al margen de que al día siguiente haya o no elecciones. No entiendo el progreso de un país, las políticas de sanidad, de educación… en función de que las elecciones sean mañana o pasado mañana. Pero en fin, como decía mi abuela: con estos bueyes hay que arar.

¿Se siente engañado por Zapatero?

No es eso. Creo que perdió una gran oportunidad cuando él y el Gobierno rechazaron el Nuevo Estatuto Político, que es un acuerdo entre vascos y entre vascos diferentes. ¿O es que somos iguales el PNV, EA, EB, Aralar o una parte de la izquierda abertzale? Hay quien habla de la pluralidad del Estatuto de Gernika. Entonces no estuvieron ni Alianza Popular ni Herri Batasuna. La modificación del Estatuto se hace con la mayoría absoluta del Parlamento Vasco. Es un mojón democrático cualitativo y cuantitaivo: 39 votos, mayoría absoluta.

Dicen que no es transversal.

Por eso le pido al PSOE que deje de presentar propuestas en los hoteles, presente una propuesta en el Parlamento y votemos. A ver cuántos votos saca. Mientras no haya otra propuesta política con más de 39 votos la única propuesta política válida y conseguida entre diferentes será el Nuevo Estatuto Político. Entre tanto, seamos respetuosos con lo que hay. Y cuidado con las canciones para engañabobos: eso de que admitiré lo que digan los vascos es la segunda parte de admitiré lo que digan los catalanes. ¿En razón de qué voy a creer yo en Euskadi a quien no ha cumplido su palabra con Catalunya? El único acuerdo que han alcanzado Zapatero y Rajoy en cuatro años ha sido para decir no a la mayoría absoluta de la sociedad vasca.

¿Estaría dispuesto a negociar el camino, a retirar la consulta a cambio de, por ejemplo, el pacto?

Cuando uno va a negociar está dispuesto a negociar. Evidentemente. Claro que los siguientes pasos pueden cambiar, ser más altos o más bajos, pero hay que comenzar por el primero. Si iniciamos una negociación, ¿podemos alcanzar un acuerdo que incluso redacte artículos, modificaciones y que haga cambiar los pasos posteriores? Claro. Todo eso puede cambiar. Ahora bien, difícilmente podrá cambiar el segundo o el tercer paso si Zapatero no acepta el primero: una oferta sincera de negociación. Si esa mano tendida no se acepta yo iré al Parlamento en junio de 2008 y seguiré caminando.

¿Y si le ilegalizan la consulta?

¿Sobre qué base? No hay ningún argumento legal. Se lo pregunté directamente a Zapatero: ¿por qué estáis trasladando que esto es ilegal? No es ilegal que yo haga un plateamiento de referéndum para el final del camino. Otra cosa es que, por mandato legal, al presidente del Gobierno le corresponda decidir su autorización o no. La petición no es ilegal. Si tú no eres un órgano jurisdiccional, como es el caso del Gobierno, no puedes decidir si es legal o ilegal. Simplemente te niegas porque políticamente no estás de acuerdo. Pero vamos más allá: ¿y la consulta sin vinculación jurídica? Nosotros tenemos nuestro artículo 9, que propicia y mandata conocer la opinión de la ciudadanía. Los estatutos de Catalunya y Andalucía la contemplan y no se ha modificado la Constitución. Tampoco se ha hecho una transferencia especial. ¿Qué ocurre? Que lo que es legal y constitucional en otros sitios es ilegal e inconstitucional en Euskadi. ¡Qué barbaridad! No me he vuelto loco; hay una debilidad argumental enorme.

Si un tribunal prohíbe la consulta, ¿desafiará la prohibición y colocará a la Ertzaintza, a los colegios… en una situación comprometida?

No creo que eso se pueda dar. Sería denunciable ante Europa y ante el mundo. ¿Impedir con la justicia y la Policía que Euskadi pueda hacer una consulta democrática? ¿Qué carta de presentación sería esa en el mundo? Eso sería un despropósito. Nuestras respuestas siempre serían firmes pero profundamente democráticas. Ese planteamiento sería un disparate para cualquier líder español. Hay ejemplos evidentes de que en Europa las cosas se arreglan de otra manera. Incluso la UE ha dado cobertura a la consulta de Montenegro. Y veremos más casos. No somos los únicos. En Europa hay una ebullición de las naciones sin Estado. Euskadi no es un Estado, pero sí una nación. Y tenemos derecho a decir que el pueblo vasco existe y que el futuro lo que tenemos que decidir entre los que aquí vivimos y trabajamos. ¿A alguien se le ocurre que el futuro de Euskadi lo decidan Zapatero y Rajoy, por mucho que invoquen unas leyes, la Policía o los tanques? No puede ser.

Tienen la sartén por el mango.

En Euskadi todo es ilegal. Hablar con Batasuna es ilegal… si lo hace el lehendakari. El presidente español habla con Batasuna, e incluso con ETA, y no comete delito. El Nuevo Estatuto Político es ilegal. La consulta es ilegal. Parece que sólo lo que proponen PP y PSOE es legal aquí. Quiero ser muy firme con esto y así se lo trasladé a Zapatero: Euskadi no es una parte subordinada del Estado español. Hay que trasladarlo con humildad pero con contundencia: no somos una parte subordinada de España. No asumo un proyecto en el que la personalidad vasca se diluya en la española. Y lo digo con todo el respeto. Sólo podremos caminar con alguien que nos respete lo que somos: un pueblo. Si queremos vivir dentro del Estado español será porque lo queramos nosotros, no porque nos lo impongan. No hay cosa más dura que vivir con alguien porque no puede dejarte. Las alianzas entre personas y pueblos se hacen por voluntad mutua.

Los dos argumentos que más le achacan son la ausencia de violencia y la falta de acuerdo previo, condiciones ambas escritas en su acuerdo de gobierno.
Tampoco. El referéndum final se perfila sobre esas cuestiones. El primer paso es de pacto político con el presidente español. Se me hace imposible que se niegue al diálogo con el lehendakari sobre lo mismo que acaba de negociar con ETA. El segundo es la ratificación del Parlamento y el tercero, la consulta. Y esa consulta alude a esos dos puntos. El principio ético, para decirle a ETA que su violencia se ha acabado y que cuando cumpla las condiciones del Congreso se hablará con ella, y el principio democrático, para que se sienten, negocien y nos presenten los acuerdos al final del camino.

Aparte del Gobierno, hay otra variable que escapa a su control: ETA y Batasuna. ¿Qué espera de ambas?

A ETA no le corresponde aceptar ningún acuerdo. Eso es tarea de las instituciones y de los partidos. A ETA hay que decirle que si traslada que quiere acabar con la violencia para siempre habrá un proceso de diálogo con ella sobre presos, entrega de armas y materias similares, no políticas. Hay mucha gente del MLNV que se ha sentido frustrada por la gestión de la tregua y la nula reacción de los dirigentes de ese mundo ante ETA. ETA ha roto la tregua pero también Anoeta. Pese a todo, el camino no es encarcelar a los portavoces de Batasuna.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s