GIPUZKOATIK

El verano que se va y el otoño que se presiente agosto 31, 2008

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 3:48 pm

Del blog Gaztelugatxe

1. La verdad es que el verano se está yendo tal y como empezó. En la vida política de Euskadi y en la del PNV no hay innovaciones. Empezó con las siempre prometedoras aunque poco inteligibles declaraciones de Urkullu, ahora han pasado a ser de oráculo, melifluas y contestadas directamente por los socios de gobierno e ignoradas cuando no interpretadas por los presidentes de las territoriales. Por hablar lo hacen hasta los presidentes de las juntas municipales de Gros, Amara y Antiguo en Donostia, para que se vea que en este PNV por opinar al margen del EBB que no quede. Para cuando estas líneas estén en la red habrá habido apertura de curso en Zarautz. Más bien discurso de fidelidad al Lehendakari del presidente del GBB y mitin animoso del presidente del EBB. La culpa Zapatero, Patxi, el PSOE y el Constitucional. Acataremos pero no asumiremos, práctica histórica por cierto en el PNV. Diremos que iremos a Europa para la galería del tripartito y a preparar el 28 Iraila como antesala del 25 Urria. Todo tras un tenso debate del estado de la nación nuestra, duro, rupturista, confirmado en la confrontación con las fuerzas españolas, con guiños y apelaciones a que vengan los que se dicen del mundo radical y con un Lehendakari reconocido “por unidad o unanimidad del partido” como el candidato prometedor y aglutinador.

2. ¿Habrá presupuestos? Seguramente sí porque el PSOE por si acaso gana los quiere tener preparados. Aquí y en Madrid. En Madrid cederán porque esperan gestionarlos también ellos. Volveremos sobre el tema.

3. El expresidente del EBB de comienzos de este siglo también habló para despotricar de otro moderno expresidente del EBB al comienzo del verano y no podía ver el final del estío sin seguir con el tono agrio, amargo, tremendista y cuentacuentos poco creíbles. Anotemos:

Creo que él lo intentó con ETA, pero había otros, no sólo Mayor Oreja, que le hicieron cambiar de opinión. Ahí nos distanciamos y entramos en Lizarra.

¿Es cierto que todo el proyecto de Lizarra es consecuencia de un enfado con Aznar? ¿Qué era aquella componenda, un proyecto para ayudar a buscar salidas para la paz? ¿Un instrumento para lograr la unidad de acción nacionalista? ¿Una puerta para incorporar a la actividad democrática a lideres y militantes de HB? ¿Una cobertura política a la negociación de la tregua?.Al final sólo fue la reacción a un cabreo contra un señor que le aseguró “Me dijo una vez que estas cosas de ETA las arregla la derecha” y era un “hombre de palabra”. En estas condiciones no es de extrañar la conclusión aparentemente reconocida con humildad “Efectivamente. Nosotros la única vez que intentamos ser actores, y nos salió mal, fue en Lizarra”.

La entrevista tiene otras lindezas sobre los chicos de ETA, que sino fuera por el contexto de ensimismamiento en que está respondida ahondarían en la falta de respeto en la que se mueve cuando habla sobre sí mismo y el PNV.

Los grandes hombres, pero sobre todo las grandes mujeres que son la mayoría, se han caracterizado por sus silencios como expresión de la prudencia. Critica a su sucesor porque le admiran en Madrid y no se da cuenta de que el peor medio de comunicación del estado con el nacionalismo vasco le utiliza para vitorear a Aznar, atacar a otros políticos españoles aprovechando sus incontroladas añoranzas y fobias.

¿No habrá nadie que le diga que todavía tiene tiempo para recuperar el respeto y el sitio de un político con historia?.

¿No habrá nadie que le diga que en el PNV sobran confrontadores y faltan cohesionadores y buenos aplicadores de la experiencia de 120 años de historia pero sobre todo de la del 86 hasta hoy?

La entrevista al expresidente del EBB y la realizada al presidente del GBB (ver DV 24/08) demuestran una notable falta de ideología, ideas y sustancia política para impulsar la PNV en el momento actual. No son entrevistas de líderes animadores, sino realizadas desde el resentimiento y la soberbia que nunca han sido virtudes creativas en política. Mientras tanto el PNV está bloqueado y cautivo, temeroso de una escisión que nadie quiere, pero se vive entre los militantes y simpatizantes. Los entrevistados lo saben y tiran de la cuerda. Sobre todo el jefe del GBB que se encuentra muy cómodo en su posición de anulador de presidentes del EBB, de adoctrinador con generalidades e hipotéticos análisis sobre escenarios que nunca se producen, de intérprete de situaciones internas de la izquierda radical y de perseguidor de disidentes propios. Mientras el partido (los miembros del PNV) callado. Sumido en un enorme y ya largo silencio.
4. El verano termina y la crisis económica avanza. El Gobierno de Lakua ha estado y sigue de vacaciones. ¿Tiene un Plan de choque a parte, además de, de la Consulta? ¿Seguiremos y nos conformaremos con la ya anunciada recopilación presupuestaria de Gobierno y Diputaciones? ¿Hay una llamada a la sociedad para moderar consumos energéticos y hábitos de vida? ¿Hay por lo menos dialogo con sindicatos y empresarios? Se habla mucho de los expedientes de la Y parados en la gaveta de la Vicelehendakari. Más de 500 millones de € para adjudicar en el tramo Guipuzcoano. Empleo y crecimiento del PIB van mejor que en España. Para el presidente del GBB esto indica que aquí la crisis no molesta. Si esa es la opinión del Gobierno Vasco, ¿que está haciendo para por lo menos continuar con el milagro?.Me gustaría conocerlo.

¿Y en el PNV quien está preocupado por este asunto?

CONTINUARÁ.

Diógenes Navarro Bigarrena

Anuncios
 

Arnaldo Otegi reivindica «el diálogo y la negociación» al salir libre tras quince meses de prisión agosto 30, 2008

Filed under: Berriak - Noticias — Gipuzkoatik @ 11:03 am

El ex portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, ha abandonado sobre las 7.20 horas la prisión donostiarra de Martutene, donde se encontraba cumpliendo una condena de 15 meses por enaltecimiento del terrorismo, aunque podría volver a estar entre rejas en breve porque tiene otras cuatro causas judiciales abiertas.

Con buen aspecto y sonriente, Otegi ha sido recibido por un centenar de simpatizantes de la izquierda abertzale entre los que se encontraban dirigentes como Tasio Erkizia o el ex secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, con quién se ha fundido en un emocionado abrazo.

En una breve alocución ante los numerosos medios de comunicación congregados en la salida de la prisión, el dirigente abertzale ha enviado un “personalísimo abrazo” a los presos y sus familiares. Asimismo, ha señalado que, tras su paso por prisión, “sigue habiendo desgraciadamente un problema político de fondo en este país“, que, a su juicio, “sólo se resolvera a través del diálogo y la negociación“.

Otegi fue encarcelado el 8 de junio del pasado año, tres días después de que ETA anunciara el fin del alto el fuego. Desde entonces el ex portavoz de la organización ilegal ha permanecido en la prisión donostiarra de Martutene. El Tribunal Supremo había ordenado poco antes su detención tras confirmar la condena que le había impuesto la Audiencia Nacional por participar el 21 de diciembre de 2003 en un homenaje en Arrigorriaga (Vizcaya) al dirigente etarra José Miguel Beñarain Ordeñana, ‘Argala’.

Pero eso no significa que vaya a campar a sus anchas para siempre, porque cuatro causas más le esperan. Cuando fue detenido, Otegi ya se encontraba en libertad bajo fianza de 50.000 euros en la causa en la que el juez Baltasar Garzón investiga la subordinación de Batasuna a ETA y la financiación de ésta a través de las ‘herriko tabernas’, sumario que el magistrado concluyó el pasado mes de abril y que será llevado a juicio dentro de aproximadamente un año.

Junto al líder de Batasuna, al que se le imputa un delito de pertenencia a organización terrorista -por el que podría ser condenado hasta 14 años de cárcel-, se sentarán en el banquillo otros 40 procesados, entre ellos los responsables la misma formación Joseba Álvarez, Joseba Permach y Rufino Etxebarria.

Otro Juzgado de la Audiencia Nacional, el número 6, instruye contra Otegi una causa por los delitos de desobediencia, reunión ilícita y enaltecimiento del terrorismo en relación con el mitin que la formación ilegalizada celebró el 14 de noviembre de 2004 en el velódromo donostiarra de Anoeta, en la que también están imputados Permach y Álvarez.

Un tercer magistrado, Fernando Andreu, titular del Juzgado Central número 4, se ocupa de las diligencias en las que Otegi figura como imputado a raíz de una querella presentada por el Foro Ermua por un delito de enaltecimiento del terrorismo supuestamente cometido durante un acto celebrado el 9 de julio de 2005 en homenaje al preso etarra José María Sagardui en Amorebieta (Vizcaya).

Pero Otegi no sólo tiene causas abiertas en la Audiencia Nacional, ya que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) le ha imputado en el llamado ‘caso Ibarretxe’ junto al lehendakari, los dirigentes socialistas Patxi López y Rodolfo Ares y otros cuatro dirigentes de Batasuna por las reuniones que mantuvieron durante el alto el fuego de ETA.

Arnaldo Otegi, Etxebarria, Pernando Barrena, Juan José Petrikorena y Olatz Dañobeitia, todos ellos de Batasuna, están acusados de desobediencia -por actuar en nombre de la organización en esas conversaciones, después de haber sido ilegalizada-, mientras que a Ibarretxe, López y Ares se les imputa “colaboración necesaria” con ese delito. La Fiscalía no ha acusado en este procedimiento, al considerar que las reuniones no constituyen delito.

No es ésta la única causa contra Otegi en la que el Ministerio Público no ha acusado. El fiscal ya pidió el sobreseimiento del caso que investigaba el juez Fernando Grande-Marlaska sobre su participación en un homenaje al etarra Arkaitz Otazua, muerto en un tiroteo con la Ertzaintza en 2003. El pasado mes de diciembre la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dio la razón a la Fiscalía y ordenó archivar la causa.

También en marzo del año pasado el ex dirigente de Batasuna fue absuelto del delito de enaltecimiento del que estaba acusado por el homenaje a la etarra Olaia Castresana, muerta en Torrevieja al manipular una bomba. En el juicio la Fiscalía, que pedía para él 15 meses de cárcel, retiró su acusación.

Además, Otegi cuenta con otra condena firme de un año de cárcel que el Tribunal Supremo le impuso en noviembre de 2005 por un delito de injurias al Rey, a quien llamó “jefe de los torturadores“, aunque en 2006 el TSJPV suspendió su ejecución durante tres años mientras no delinca de nuevo.

 

Azkuna se muestra pesimista ante la Ley de Consulta pero dice que el PNV acatará la sentencia agosto 29, 2008

Filed under: Berriak - Noticias,TAV — Gipuzkoatik @ 7:32 am

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, se mostró pesimista con la decisión que pueda adoptar el Tribunal Constitucional en torno a la Ley de Consulta, pero no dudó de que el PNV acatará la decisión judicial.

Azkuna no quiso entrar a valorar la consulta impulsada por el lehendakari Ibarretxe ya que según reconoció, «luego viene alguno de mi partido que dice que tú sólo tienes que hablar de Bilbao». No obstante, el alcalde recordó, en una entrevista concedida a la radio pública vasca, que la Ley de Consulta está pendiente de resolución judicial y una vez dictada ésta «tendrá que actuar quien tenga que actuar, en este caso el lehendakari y punto. Tendrá que tomar una serie de decisiones. Y luego, cada partido, EA, PNV, EB y Aralar», y luego los partidos que sustentan el tripartito y Aralar.

Azkuna reconoció ser «muy pesimista» con la sentencia ya que le parece que es «verde y con asas». No obstante, se mostró firme en que «hay que acatar la sentencia, como dice Urkullu». «Lo tengo más claro que el agua, porque el partido, en ese sentido, siempre ha sido un partido legal. En la consulta, como ha dicho su presidente, acatará lo que tiene que acatar», señaló.

Además, defendió el respeto de su formación por las decisiones judiciales. «El partido, en ese sentido siempre ha sido un partido legal. Fíjese si ha sido un partido legal que el 18 de julio de 1936 hizo un manifiesto en favor de la República, es decir, del poder constituido, contra el llamado alzamiento nacional», indicó el alcalde.

En cualquier caso, Azkuna insistió en la necesidad de que exista una «comunicación» entre todas las formaciones políticas, frente a los recientes años de «incomunicación» que han vivido los partidos, aunque persistan las «discrepancias». «Yo he dicho alguna vez que puedo convivir con los pueblos de España. Pero la discrepancia, con el PSOE, con el partido gobernante, es bueno. Nosotros somos nacionalistas y ellos socialistas, y no estamos de acuerdo en muchas cosas que hacen», dijo.

Por otro lado, el alcalde de Bilbao consideró necesario apoyar el Tren de Alta Velocidad (TAV) «a tope» porque «económica y socialmente es un factor fundamental para Euskadi y desde luego en Bilbao es fundamental que entre en Abando porque «va a poner a la villa en comunicación con la meseta», de una forma «impresionante», y con París en unas horas, circunstancias, ahora, «impensables». «Y desde luego estoy convencido de que muy pocos bilbaínos van a ir en avión a Madrid el día que haya TAV», agregó.

Azkuna también indicó que la Comunidad Autónoma Vasca es la «única» región de Europa que tiene «gente que no lo quiere». «Bien es verdad que esa gente no ha querido casi nada, porque cuando se hizo el Súper-Puerto, no lo querían, porque iba a ser una base de la OTAN, y yo no he visto más que un dragaminas. Pero realmente, con argumentos rocambolescos, siempre se han negado a todo», explicó el dirigente nacionalista.

Respecto a la intención del presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, de promover una manifestación con el apoyo de todos los partidos políticos en favor del TAV, Azkuna aseguró que no sabe si es «necesaria» la pretendida movilización.

 

Ibarretxe señala que «el progreso es coger el tren y no ponerle bombas» agosto 28, 2008

Filed under: Berriak - Noticias,Lehendakari,TAV — Gipuzkoatik @ 5:29 pm

Ibarretxe ha hecho estas declaraciones durante su visita a las obras del tramo guipuzcoano Ordizia-Itsasondo de la ‘Y’ ferroviaria vasca, adonde ha acudido acompañado de la consejera de Transportes y Obras Públicas, Nuria López de Guereñu, el diputado general del territorio, Markel Olano, y la directora de Relaciones Institucionales del Ministerio de Fomento, María Teresa Rodríguez Barahona, entre otras personalidades y responsables técnicos del proyecto.

En su discurso, que se produce apenas dos semanas después de que ETA asumiera tres atentados perpetrados en las localidades guipuzcoanas de Hernani, Zarautz y Orio contra empresas adjudicatarias de estas obras, el lehendakari ha recalcado su apoyo a estas compañías que contribuyen a “hacer realidad este proyecto“.

Las voces críticas son legítimas, lo que no es legítimo es poner bombas“, ha subrayado Ibarretxe en alusión a la amenaza terrorista que pesa contra el proyecto.

El portavoz de la Ejecutiva del PSE-EE, Rodolfo Ares, ha afirmado hoy que la visita del lehendakari, Juan José Ibarretxe, a las obras de la ‘Y’ vasca llega “con retraso” pero es “muy oportuna“.

En una nota, Ares se ha referido a la visita que Ibarretxe ha realizado esta mañana, junto con la consejera de Transportes, Nuria López de Guereñu, a las obras del trazado ferroviario de alta velocidad que se están desarrollando entre Ordizia e Itsasondo, en Gipuzkoa.

A juicio del dirigente socialista, esta visita “tenía que haberse producido hace mucho tiempo”, aunque ha matizado que “más vale tarde que nunca“.

Tras el último comunicado de ETA, en el que la banda terrorista asumía la autoría de varias acciones contra este proyecto ferroviario, Ares ha apostado por mostrar “todo el respaldo” a los empresarios y trabajadores que ejecutan las obras y por “tomar todas las medidas necesarias para garantizar al máximo la seguridad“.

Además, Ares ha subrayado que, pese el acoso de ETA y el entorno radical a la obra, el TAV cuenta con el “respaldo político y social de la inmensa mayoría de este país“.

Ha criticado que este proyecto haya generado “divisiones” en el tripartito vasco (PNV, EA y EB) y ha pedido al coordinador general de esta última formación, Javier Madrazo, que exprese su “apoyo” al tren de alta velocidad, un proyecto que ha considerado “estratégico” y “la obra más importante que se ha hecho nunca en Euskadi“.

 

Arzalluz: ‘Don Juan Carlos tiene aureola, pero nunca lo acepté ni aceptaré como Rey’ agosto 26, 2008

Filed under: Elkarrizketak - Entrevistas — Gipuzkoatik @ 8:46 am

Entrevistaa Xabier Arzalluz en El Mundo.

Presidente del PNV durante más de dos décadas (entre 1980-1984 y 1985-2004), el ex jesuita ha sido una de las figuras más representativas del nacionalismo vasco. Su defensa del derecho de autodeterminación y de la independencia no ha sido obstáculo para alcanzar pactos con el PP y el PSOE. Pese a estar apartado de la dirección de su partido, la vehemencia de su carácter y sus explosivas declaraciones siguen dando que hablar.

PREGUNTA.- La España constitucional cumple 30 años. ¿En qué hemos acertado y cuáles han sido los errores?
RESPUESTA.– En conjunto estamos, políticamente hablando, mucho mejor que en el periodo anterior. Evidentemente, yo no coincido con los elogios al Estado de Derecho y la Constitución que hacen otros, como los socialistas, que también eran, como nosotros, de la cáscara amarga en el franquismo, y se han entregado completamente a esta nueva situación. Para el PNV, ésta sigue siendo una democracia de baja calidad, porque la Transición se hizo con una continuidad jurídica con lo anterior, y aun introduciendo los elementos que eran necesarios para consolidar la democracia, hubo que dejar un montón de cosas en el camino que no se han recuperado. La salida que se le dio al tema vasco y catalán, como se ha comprobado después, fue un error.

P.– Su primera aparición pública del posfranquismo fue en diciembre del 76, como la cara visible del PNV. ¿Su camino entonces era hacia la independencia o hacia la integración?
R.– Mi camino siempre ha sido hacia la independencia, y sigue siéndolo. Lo que pasa es que en política hay que saber hasta dónde se puede llegar y hasta dónde no. Los nacionalistas vascos veníamos a conseguir la independencia y decir lo contrario es querer ocultar las cosas.

P.– Sin embargo, el PNV tuvo un cierto papel en el proceso constituyente. ¿Por qué finalmente se abstuvieron de votar la Constitución?
R.– Antes de empezar la negociación de la Constitución, las dos familias de ETA que existían entonces, pero sobre todo ETA militar, pretendían la unión de todos los partidos ‘abertzales’ nacionalistas para hacer un frente común contra el Estado. Nosotros no acudimos a la llamada porque teníamos claro que cuando alguien pone la pistola encima de la mesa, lo que pasa está bajo la pistola, como de hecho sucedió. También la otra ETA, la de los Múgica, Arregi, etcétera, nos quería imponer que no nos presentáramos a las elecciones hasta que se hubiera proclamado la amnistía. Tampoco les hicimos caso, y tiramos para adelante con la idea clara de que no aceptaríamos una Constitución así como así.

P.– ¿Cuáles fueron las cuestiones inaceptables para el PNV?
R.– Por una parte, que nosotros poníamos como condición ‘sine qua non’ el derecho de autodeterminación, que hubiera vías democráticas para que este pueblo exprese lo que quiere y tenga la posibilidad de conseguirlo. ¡Todavía andamos en esto, 30 años después! El segundo punto fue la no aceptación del Título VIII, porque entendíamos que lo mismo que no estuvimos con los de las pistolas, no aceptaríamos estar con la pistola de nadie.
P.– ¿Qué parte del Título VIII les resulta intolerable?
R.– Entero. El hecho de que las Fuerzas Armadas aparezcan en la Constitución como garantes de la integridad del territorio y del orden constitucional es intolerable. Comprendo que el Ejército se encargue de cualquier ataque exterior a un país, para eso está. Pero que el Ejército sea garante del orden constitucional es una espina muy gorda para cualquier concepto democrático.

P.– Ustedes se abstienen aunque se les acepta el tema de los derechos históricos. ¿Pensó que Euskadi llegaría a tener un nivel tan amplio de autonomía como el que tiene?
R.– Yo pensé entonces que el poder suelta y luego lo retira cuando puede. Se aceptó en el estatuto vasco el concierto económico, porque es un resto de una facultad política y financiera que nos arrebataron. Los impuestos se recaudaban aquí, y eso lo rompió Cánovas. Al final, el cupo se quedó como una norma provisional que sigue sin gustarle a ningún ministro de Hacienda, pero no se atreven a quitarlo. Sin embargo, no doy por hecho que algún día no nos lo quieran quitar, y tenemos que estar prevenidos.
P.– ¿De verdad cree que el intocable concierto vasco puede estar en peligro?
R.– Sí, lo creo. Por eso el Parlamento vasco quiere blindar el concierto para que no quede al albur de que cualquiera lo pueda llevar al Constitucional y que a cuento de la igualdad de todos los españoles un día alguien lo quite. Veo en peligro el concierto y veo en peligro el euskara, por todo ese follón indecente del Manifiesto a favor del castellano.

P.– Llevan 30 años en el victimismo y la reivindicación permanente. Da la sensación de que todo les es insuficiente. ¿Cuál es su límite?
R.– El límite es que nos reconozcan el derecho a la autodeterminación, que reconozcan que somos un pueblo. Nos han metido en el saco de la nación. No hay vascos, somos gente que tiene una lengua rara y levantan piedras, pero no nos reconocen como pueblo. Si en esta Constitución se hubiera aceptado el derecho de autodeterminación, ETA hubiera dejado de existir, estoy convencido de ello. Por eso yo nunca he aceptado una Constitución que nos tapa el camino de lo que pretendemos. Si hubieran dejado libre el camino de la expresión de los vascos, yo hubiera dicho sí a la Constitución.

P.– En resumen, que si les reconocieran el derecho de autodeterminación, el siguiente objetivo del PNV sería la independencia, modelo Québec o Kosovo…
R.– Claro que sería la independencia, pero hay aquí mucha gente que no la quiere. El problema es ver quién se apunta a la independencia, y para eso la gente tiene que pronunciarse. ¿Por qué tienen tanto miedo a los referéndums? Es una barbaridad que a mi pueblo se le pueda tener en un sitio donde no quiere estar. Es un abuso que me parece degradante para el propio Estado español.

P.– De sus palabras deduzco que no pararán, que si no sale el ‘plan Ibarretxe’ o el referéndum, volverán a intentarlo.
R.– La gente dice que el ‘plan Ibarretxe’ ha fracasado porque no pasó el filtro del Congreso de los Diputados, pero yo no desisto. Lo volveremos a intentar, y después de esa vez vendrá otra, otra y otra. En Québec han hecho por lo menos cinco referéndums, y no han parado, ni pararán. Nosotros tampoco lo haremos.

P.– Eso será así si el alma dominante del PNV es la de Ibarretxe, pero no olvide que su partido tiene dos almas y ambas no piensan igual.
R.– Admito que en el PNV hay varias almas, al menos dos. Ibarretxe y yo compartimos las mismas tesis, pero no sé cuál es la mayoritaria. Sostengo que si hemos ido perdiendo votos en las últimas elecciones ha sido porque hemos hecho campañas fuera del reservorio natural de nuestros votos. Nuestros votos no están en el PSOE o en el PP, por mucho que apacigüemos nuestros planteamientos, están en el mundo ‘abertzale’. Éste es nuestro caladero, y donde tenemos que pescar. Si el candidato a las próximas elecciones es Ibarretxe, Patxi López no tiene nada que hacer. Si no lo es, el PSE puede tener alguna posibilidad.

P.– Hablemos de ETA. A ustedes se les ha acusado históricamente de estar en el filo de la navaja, de recoger las nueces del árbol que ellos agitan. ¿Es así?
R.– Nunca he sido de ETA, pero podía haberlo sido. ETA es de mi quinta, y tengo amigos entre sus fundadores. Eran nacionalistas radicales y católicos, por cierto, pero yo nunca tuve la tentación de meterme en ETA porque no creía que mediante la violencia se pudiera conseguir todo esto y dudaba también de que mereciera la pena. En cuanto a la frase del árbol y las nueces, no es mía. Cuando la usé lo hice refiriéndome a HB, no a ETA. Lo que pasa es que una idea corre y ya no hay quien la pare, como ocurrió con el RH. Jamás hablé de la pureza de la raza, simplemente cité a un antropólogo alemán que sostenía que “la sangre de los primeros europeos corre hoy solamente por las venas de los vascos”. Cité eso, y Bergareche lo usó mezquinamente para atacarme de forma inmisericorde.

P.– Perdone que insista con ETA, pero éste ha sido el gran cáncer de la democracia. ¿Por qué el PNV no ha colaborado decisivamente para que desaparezca?
R.– Yo siempre he procurado que Madrid negocie con esta gente, pero no he visto ninguna tregua sincera de verdad. Ha habido diferentes negociaciones, y yo estoy harto de hablar con HB, porque el papel que se nos sigue asignando a nosotros es el de desbrozar el camino para que ETA negocie con el Gobierno central. Pero esto sigue, y hay sangre, y no sólo de los que matan, que es en lo que en España se fijan, sino también entre ellos. Los etarras viven mal, y no son cobardes, simplemente están acosados.

P.– Sin embargo, el PNV no siempre tuvo un papel secundario. Ahí está el pacto de Lizarra, del que fueron los actores principales…
R.– Efectivamente. Nosotros la única vez que intentamos ser actores, y nos salió mal, fue en Lizarra, cuando yo recibo un papel de ETA poniendo tres o cuatro condiciones que si el PNV aceptaba, ellos entraban en tregua. Entonces yo tenía una buena relación con Aznar.

P.– ¿Usted se fiaba de Aznar?
R.– La palabra confiar en política debería estar desterrada. Nadie se fía de nadie. Pero yo trabajaba bien con Aznar. Me dijo una vez que estas cosas de ETA las arregla la derecha, y que el tema del IRA lo empezó la señora Thatcher. Eso lo interpreté como que él pensaba que quería y podía terminar con ETA. Empezamos apoyándole en la investidura, llegamos a un acuerdo fructífero y fuimos serios hasta el final. A Aznar se le puede criticar mucho, pero era un hombre de palabra. Me decía que yo quería que se tirara a una piscina, pero él quería estar seguro de que había agua dentro. Creo que él lo intentó con ETA, pero había otros, no sólo Mayor Oreja, que le hicieron cambiar de opinión. Ahí nos distanciamos y entramos en Lizarra.

P.– ¿Y por qué les salió tan mal Lizarra? ¿ETA les tomó el pelo?
R.– Salió mal porque fueron sucios, muy sucios. Unos y otros. En Madrid todos creían más lo que decía ETA que lo que les decíamos nosotros, que tiene narices. En cuanto a ETA, mi teoría es que ellos perdían con la tregua, porque había mucha gente de HB que estaba a gusto con nosotros. Por eso los etarras jugaron sucio, y Madrid también.

P.– ¿Cómo fue su relación con Felipe González?
R.– Bien, fueron muchos años. Es verdad que con lo del GAL, que yo siempre dije que lo inició Damborenea pero se gestó en La Moncloa, nos distanciamos, y estuvimos cuatro años sin hablarnos, y luego nos reconcilió el Rey.

P.– ¿El Rey?
R.– Sí, el Rey solía llamar sólo para las investiduras, pero un día me llamó y me puso al teléfono con Felipe González. Así de sencillo. Así nos volvimos a hablar.

P.– Hablando del Rey, ¿España es monárquica o republicana?
R.– Le advierto que no voy a ser políticamente correcto. Don Juan Carlos tiene una gran aureola, pero yo nunca lo acepté ni lo aceptaré como Rey. Le hicieron Rey con un decreto franquista, y eso no se ha subsanado. Simplemente, lo metieron por la puerta de atrás en la Constitución, y para un demócrata eso es inaceptable.

P.– Hombre, su prueba de fuego democrática la pasó el Rey con creces el 23-F, ¿no?
R.– Tengo más que dudas. El soldado que enviaba los teletipos de Milans del Bosch era afiliado nuestro, y yo he tenido los originales en la mano. No tengo noticia demostrable de que el Rey hubiera sido contundente con Milans del Bosch. Ése fue su gran error. No haber parado el golpe cuando se estaba gestando. Tengo una noticia desde dentro de La Zarzuela de que aquella noche no fue el Rey el que intervino, sino el general Fernández Campos. Él fue el hombre lúcido que estuvo allí. De hecho, según me han dicho, al día siguiente el Rey le dijo al general: “Mira que si ganan esta noche, tú estabas en el otro barrio”. El Rey estuvo esperando. Salió en televisión y todo el mundo le atribuyó a él que había liquidado el golpe. Mi convicción es que no fue él.

P.– ¿Es consciente de que se ha convertido en una bestia negra para la mayoría de la sociedad española que no vive en Euskadi?
R.– Sí, sí. Tengo esa imagen, porque el poder central, tanto el PP como el PSOE, necesita fabricarse un enemigo, y me ha elegido a mí como la cara del diablo, pero eso a mí no me molesta. Lo que me molestaría es que me hubiera pasado lo de Imaz, que hablen bien desde Madrid de mí. A mí intentaron desacreditarme, y luego comprarme, y si no te pueden comprar, te liquidan moralmente.

P.– ¿Quién le ha intentado comprar?
R.– No le voy a decir ni quién ni por cuánto, pero me quisieron comprar. Algún día se sabrá.

 

«Acatar la sentencia del TC sobre la consulta no significa asumirla» agosto 24, 2008

Filed under: Elkarrizketak - Entrevistas — Gipuzkoatik @ 7:52 am

Joseba Egibar (Andoain, 1959) ha tenido un mes de agosto políticamente intenso. Ha acudido a Madrid a presentar las alegaciones del tripartito y Aralar en favor de la consulta y ha actuado esta semana como portavoz del PNV para criticar el rechazo del Tribunal Constitucional (TC) a esta personación. El líder del Gipuzko Buru Batzar acata las decisiones judiciales pero advierte de que no se quedarán parados.

-¿Cómo valora el rechazo del TC a la personación del tripartito y Aralar en el caso de la consulta?
-Vulnera el principio y el sentido democrático de partes afectadas. Ha habido una lectura restrictiva de la posibilidad de personación. Zapatero ha utilizado el TC como un instrumento del Poder Ejecutivo.

-¿Por qué cree que Zapatero actúa así?
-Es una mala papeleta para un gobernante que se tenga por demócrata el impedir una consulta, porque al parecer no le interesa la opinión de la sociedad vasca, y además prohibirla. Dice poco a favor del sistema democrático.
-¿Estas discrepancias van a dificultar un acuerdo con el PSOE sobre los Presupuestos del Estado?
-Ha habido un maltrato a la ciudadanía vasca pero Zapatero dice que quiere hablar de Presupuestos. Entienden la negociación política como un zoco. Hay que ser más serios. Estamos abiertos al diálogo pero a ver qué planteamiento hacen.
-Ibarretxe confía en una resolución favorable. ¿Sinceramente cree usted que eso puede llegar a ocurrir?
-Más allá del pesimismo u optimismo de cada uno, creo que el TC y los distintos poderes del Estado no funcionan desde el principio de separación de poderes, sino en simbiosis. Yo no soy tan optimista. Creo que tienen fecha y hora para resolver esta cuestión de forma no favorable para las decisiones de las instituciones vascas, que es antes de la apertura del año judicial (hacia el 15 de septiembre), coincidiendo con la renovación del Consejo General del Poder Judicial.
-¿Qué movilizaciones van a llevar a cabo si se rechaza?
-Hay un conjunto de iniciativas encima de la mesa, que todavía no se han decidido, a la espera de la decisión del TC.
-¿Recurrirían a los tribunales europeos?
-Es una vía que está abierta y que evidentemente se utilizará.
-¿El PNV va a acatar el fallo sea el que sea?
-Acatar va a acatar todo el mundo. El problema es que el acatamiento se entienda como una sumisión.
-Se lo pregunto porque EA ha criticado las palabras de Iñigo Urkullu en este sentido.
-Creo que EA también va a acatar. Acataremos todos. Acatar no significa que lo asumas.
-¿Pero hay disensiones en el Gobierno Vasco por este tema?
-No. La actuación en todo momento es conjunta.
-El diputado general de Vizcaya o el alcalde de Bilbao han cuestionado la consulta. ¿Todo el PNV está detrás de esta iniciativa?
-Pues sí. El aval a la decisión tiene su base en la última ponencia política, que habla de la consulta como fórmula de desbloqueo. Algunos son libres de opinar pero o no estuvieron atentos cuando se decidían estos temas o están desubicados ahora. La asamblea nacional y el cuerpo directivo del PNV está como una sola persona detrás de esta posición.
-¿Se puede hacer la consulta aunque persista la violencia?
-La pregunta referida a ETA se ha banalizado de forma deliberada e injusta. Se está preguntando a la sociedad si avalaría un proceso de final dialogado siempre que ETA manifestara inequívocamente la renuncia para siempre a la violencia. Pero hay partidos y sectores que no creen en el final dialogado sino en otro tipo de finales. Desgraciadamente, el calendario de atentados lo diseña ETA. Pero la sociedad le puede dar una respuesta directa y mayoritaria a lo que puede ser su final.
-¿Por qué cree que EHAK apoyó la consulta y luego la critica?
-No pueden dirigirse a su base social diciendo que son los primeros parlamentarios que impiden una consulta. Pero dicen, ‘nosotros no vamos a ser quienes la impidamos’, que sea el Constitucional y que salga a la luz el ‘gran fraude del PNV’. Esto es patético como argumento.
-¿Habrá elecciones anticipadas si no prospera la consulta?
-El lehendakari ha dicho que serán en su tiempo, que es la primavera del año que viene.
-¿Temen que el PSE puede desbancarles del Gobierno Vasco?
-Es el objetivo que ha expresado Zapatero. Juegan con la posibilidad de que sean ilegalizadas EHAK o ANV y habrán hecho el cálculo de que esto les posibilita no sé qué sumas.
-¿Un año después de la renuncia de Imaz y la suya, se ha logrado la cohesión interna del PNV que buscaban?
-La deliberación de la ponencia política del PNV y su concreción en la propuesta de consulta han tenido una proyección de cohesión a efectos internos. También estamos cohesionados de cara a las elecciones autonómicas, donde vamos a ver qué foto tiene Ibarretxe y qué foto tiene Zapatero, que parece que es el que se presenta porque al candidato oficial (Patxi López) no lo pasean.
-¿Qué le parece la nueva dirección del PP vasco? ¿Puede haber un restablecimiento de relaciones?
-Sería bueno que tuviéramos una relación ordenada. Ha habido ahora una decisión, que espero que no obedezca sólo a un cálculo aritmético parlamentario, porque hasta ahora el PP, en un escenario de no relación con los partidos nacionalistas, sólo podía gobernar en España si tiene mayoría absoluta.
El futuro de los presos
-¿Qué le parece la polémica por la excarcelación de De Juana?
-Supone el fracaso de la política penitenciaria, que concibe la cárcel para ‘pagar un castigo’ en vez de para resocializar a la persona. Y ha sido un elemento distorsionador de lo que de ese mundo se conoce. Para otra serie de personas en determinados momentos las posibilidades de redención de penas han estado prohibidas, y este señor se ha acogido a todas para salir cuanto antes. Cuando Rubalcaba dijo de un detenido de 28 años aquello de que ‘saldrá de la cárcel con 68 años’, supone de facto una cadena perpetua. El mundo de los presos no puede perder de perspectiva que éste es el horizonte para el escenario penitenciario. El escenario que el PSOE diseña para la izquierda abertzale tras el malogrado proceso de paz es ‘de la cárcel a la clandestinidad, y de la clandestinidad política a la cárcel’.
-¿Cree que ETA realmente va a atentar contra gente del PNV?
-Lo que hay que conseguir es que no atente contra nadie. Pero dentro de su ‘lógica militar-política’, allí donde pueda causar daño y distorsión, si eso precisa de un atentado contra una formación política, medios de comunicación o agentes de seguridad, lo hará. Afortunadamente su capacidad de actuación es cada vez menor.
-¿Cómo ve a la organización?
-Con una incapacidad manifiesta para abordar un debate mirándose a sí misma. Recuerdo una frase de Fidel Castro, en un encuentro en Cuba. Decía que cuando una acción armada de un grupo guerrillero no sólo no provoca más adhesiones sino rechazo, ese grupo armado debe desaparecer en ese momento. A ETA ese día se le pasó hace muchísimos años. Pero son rehenes de su propia historia. ¿Quiénes después de 49 años de acción político-militar asumen la responsabilidad de bajar la persiana? Las generaciones que se incorporan entienden que van a ser capaces, mediante la lucha armada, de hacer hincar la rodilla al Estado español para que negocie la territorialidad y la autodeterminación. ETA vive en una ficción de lucha armada con consecuencias horribles para la ciudadanía, pero que desde el punto de vista político sólo conduce a la izquierda abertzale a la clandestinidad.
-Se habla de que muchos presos quieren acabar con la violencia. ¿Usted qué cree?
-Son debates que seguro que se están produciendo pero lejos de inmiscuirnos yo los respetaría. Es una cocción interna. Yo creo que son mayoritarios en la izquierda abertzale los que creen que las vías tienen que ser políticas y que sobra la tutela violenta.
-Arnaldo Otegi va a salir de la cárcel. ¿Ha tenido oportunidad de hablar con él?
-No, pero creo que tenía las ideas claras respecto a la apuesta inequívoca por vías democráticas.
-¿Cree que volverá a la primera línea política?
-No lo sé. Tiene otros procedimientos pendientes y quien controla estos tiempos judiciales le marcará un poco el camino por el que pueda transitar.
-¿El Gobierno puede abrir algún día un proceso similar al de 2006?
-No en este momento, salvo que hubiera una decisión concluyente de ETA de apostar por dar cierre definitivamente a la fase de la lucha armada. Pero creo que eso ahora no se va a producir.

 

Urkullu asegura que para tener legitimidad en Europa hay que respetar lo que diga el TC agosto 22, 2008

Filed under: Berriak - Noticias — Gipuzkoatik @ 4:56 pm

Iñigo Urkullu defendió ayer que para tener legitimidad en Europa hay que respetar primero lo que diga el Tribunal Constitucional (TC). El presidente del PNV apeló así a respetar, «aunque no nos gusten», las reglas de juego «que tenemos en el Estado español» para poder ganar, después, «legitimación en Europa», en el caso de que el Constitucional prohíba la celebración de la consulta.

El líder jeltzale respondió una vez más a EA, formación que insiste en que la consulta se debe celebrar a pesar de una eventual prohibición, que el PNV va a ser «respetuoso» y «acatará» la decisión que adopte el Constitucional. Menos optimista que el lehendakari, que no contempla otra respuesta que no sea la de que la consulta se pueda celebrar, Urkullu aseguró, en una entrevista a Efe, que el TC es un «tribunal de parte» y «está politizado». «Por lo tanto, las sospechas de por dónde pueda venir la sentencia del TC no son las más favorables», vaticinó.

Ante un pronunciamiento negativo, Urkullu dijo que su partido no va a «cejar en el empeño», pero puntualizó que la respuesta será «absolutamente responsable». En ese caso, detalló dos líneas a seguir: buscar los resquicios que se pueda para «ganar legitimación en Europa» y hacer pedagogía social contra la «manipulación» para explicar que en las preguntas de la consulta «no se plantean la independencia ni la secesión», sino el «abordaje del final de la violencia» y que los partidos se sienten en torno a una mesa para alcanzar un acuerdo político.

Respecto a las divergencias con EA, Urkullu negó que él haya generado ninguna polémica y explicó que su partido se limita a mantener la «actitud sensata» que le corresponde a una formación que está en el Gobierno y que forma parte de un sistema.

Preguntado por la propuesta del presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, de reunirse con él y con el PSE-EE para convocar una manifestación de apoyo a la ‘Y’ vasca, opinó que se trata de un «gesto de cara a la galería» y afirmó que el PP tiene «mucha responsabilidad» en no haber abordado antes la construcción de esta infraestructura. Le gustaría, aseguró, que el PP se reuniese con él «para algo más que para hablar del TAV» y explicó que no aprecia un cambio en el discurso de los populares vascos «para con el PNV ni para con los nacionalismos».

Sobre las informaciones que dicen que una mayoría de presos etarras apostaría por dejar la violencia, Urkullu apuntó que «necesariamente» tiene que haber un movimiento en ese mundo ya que, según dijo, hay presos «de primera que pueden pagar una fianza y no pasa nada y hay otros de segunda que llevan más de 20 años en la cárcel y a los que se les impide abonar la fianza e incluso acogerse a las medidas de redención».
Abogó por que «dentro de todo ese mundo» haya voces públicas que salgan al exterior no ya a condenar a ETA, sería deseable pero entendemos los códigos que se dan en ese mundo, sino a decir claramente hasta aquí hemos llegado».

Para Urkullu, sólo con medidas policiales y judiciales no se puede acabar con el terrorismo, ya que «un proceso de final de la violencia es algo más que la detención de comandos». Precisó que las cuestiones sobre las que hay que dialogar con ETA, tras un pronunciamiento expreso de abandono definitivo de las armas, no son políticas, sino aquéllas relativas a los presos, los refugiados, la reinserción y las víctimas.
Respecto a la situación del ex preso etarra Iñaki de Juana que ha sido citado a declarar por una carta en la que podría incurrir en un delito de enaltecimiento del terrorismo, Urkullu manifestó que en este caso «hay mucho de política de espectáculo miserable» y de «culebrón del verano».

Respondió a las acusaciones de la izquierda abertzale de que el PNV colabora con el «estado de excepción impuesto» por el Gobierno y aseguró que ese discurso pertenece a la «liturgia propia de ese mundo» que tiene a su formación como «enemigo político». De cara a las próximas elecciones autonómicas, el líder jeltzale consideró que el PSE-EE «se equivoca» si piensa que va a repetir los resultados de los pasados comicios generales. Acusó a esta formación y al PP vasco de tener por único objetivo «desalojar» al PNV del gobierno de las instituciones.

Calificó las medidas contra la crisis económica impulsadas por el Gobierno central de «parcheo» y aseguró que en el País Vasco, con el plan de regeneración económica puesto en marcha desde el Ejecutivo y las diputaciones, se está «trabajando de una manera más concienzuda» en este ámbito.