GIPUZKOATIK

ETA iba a atentar contra ertzainas con una bomba en el ascensor de una playa de Getxo agosto 6, 2008

Filed under: Berriak - Noticias — Gipuzkoatik @ 7:01 am

El «fuerte» atentado que ETA pretendía cometer el pasado 31 de julio contra la Ertzaintza consistía en un gran ataque de kale borroka como cebo para una patrulla y la colocación de una bomba trampa junto al ascensor de la playa de Ereaga, en Getxo.

La organización disponía de un complejo y detallado plan para asesinar a los agentes en una zona muy concurrida del barrio de Algorta, sumergido en sus fiestas patronales y que en esa misma fecha celebra un importante criterium ciclista profesional, cuya meta está situada a escasos metros de este lugar.

El Departamento de Interior del Gobierno Vasco comenzó ayer a difundir entre sus agentes algunos datos más de los macabros planes de la organización para el día de San Ignacio, según ha podido saber este periódico. El relato trasladado a los ertzainas tiene como base las declaraciones que han efectuado los miembros del ‘complejo Bizkaia’ detenidos el pasado 22 de julio por la Guardia Civil, y que han permitido localizar cinco viviendas que el comando utilizó en Ezcaray y Logroño, además de tres zulos en Algorta y en las localidades riojanas de Valgañón y Pazuengos.

La consejería que dirige Javier Balza ya había alertado la pasada semana a todos los agentes de la Ertzaintza del peligro de un atentado «inminente» contra este cuerpo, convertido en los últimos meses en objetivo prioritario de la organización terrorista. La alerta, que también se extiende al municipio vizcaíno de Getxo, cobró ayer mayor dramatismo al revelarse nuevos detalles de lo que pretendía ser una masacre a la antigua usanza de ETA. La propia dirección terrorista había alertado a algunos de sus colaboradores para que abandonaran la localidad ante la «potente ‘ekintza’» que tenían prevista para el 31 de julio porque sospechaban que, una vez cometido, la Policía iba a responder con varias redadas.

El plan arrancaba con una importante acción de violencia callejera entre el Puerto Viejo de Algorta y la playa de Ereaga. Una estrategia que nunca antes ha sido utilizada por la organización terrorista para iniciar sus atentados y que ha sorprendido a los responsables de las Fuerzas de Seguridad, que creen que este dato refuerza la teoría del peso que la cúpula etarra tiene a la hora de diseñar la kale borroka. La organización había previsto movilizar a un buen número de radicales para que «quemaran contenedores y neumáticos» por toda la zona. El lugar es uno de los ejes de las fiestas patronales, donde incluso se asientan las barracas y duermen sus propietarios.

La idea del comando era «reventar» una de las patrullas que se desplazaran a sofocar los «fuertes» altercados. Para ello, los terroristas iban a colocar una potente bomba -todo indica que camuflada en el interior de un vehículo y aparcado junto a los muchos que estacionan en las inmediaciones- junto al ascensor de uso público de la playa de Ereaga. Cientos de vecinos usan a diario esta instalación, que salva el fuerte desnivel entre el arenal y el centro residencial de Algorta.

En esta zona, rodeada de paseos peatonales entre frondosos árboles, se iba a ocultar el jefe del Bizkaia, Arkaitz Goikoetxea, para controlar toda la operación. El talud le permitía obtener una buena perspectiva del recorrido del furgón hasta que llegara a la entrada del ascensor. En ese punto, el miembro liberado de ETA -a sueldo de la organización- activaría el explosivo mediante un largo cordón detonante. La organización había apostado por este mecanismo y no por los habituales mandos a distancia, que permiten situarse a una distancia mayor del lugar de los hechos, para evitar que los inhibidores de frecuencia de las patrullas impidieran la detonación. El talde liderado por Goikoetxea guardaba en uno de los zulos riojanos una importante remesa de cordón detonante así como 120 kilos de explosivo.

Los terroristas optaban por asumir mayores riesgos de los habituales, con una huida más difícil, pero se aseguraban mayores daños y, con toda seguridad, víctimas entre los agentes de la Ertzaintza. El atentado hubiera tenido el importante eco que la organización ha buscado en los atentados contra los cuarteles de la Guardia Civil en Durango, Calahorra y Legutiano. Son tres de las diez acciones que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha imputado a ocho de los diez componentes del ‘complejo Bizkaia’ detenidos por la Guardia Civil.

El atestado judicial no explicita, en este sentido, el papel de otra de sus integrantes, Olga Comes, arrestada en Francia días después tras sufrir un accidente de tráfico. Según los testimonios de Arkaitz Goikoetxea, Comes fue apartada del talde por orden del jefe militar de ETA, Garikoitz Aspiazu, Txeroki, después de que la activista mantuviera fuertes discusiones con el propio Goikoetxea y con el otro liberado, Jurdan Martitegi.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s