GIPUZKOATIK

Primer debate preelectoral entre PNV y PSE octubre 12, 2008

Filed under: Berriak - Noticias,Elkarrizketak - Entrevistas — Gipuzkoatik @ 3:16 pm

Debate entre Luke Uribe-Etxebarria (PNV) y Óscar Rodríguez (PSE) en Diario Vasco.

–¿Cómo afrontan este momento a seis meses de las elecciones autonómicas?

–Luke Uribe-Etxebarria (PNV): Nosotros con mucha energía. El PNV ofrece el mejor proyecto para la modernización y para el progreso de Euskadi, que está basado en unos pilares ya conocidos: la consecución de la paz, el refuerzo de la identidad del pueblo vasco, que es perfectamente compatible con el mundo desarrollado en el que vivimos, el desarrollo económico, basado en la innovación, la solidaridad interna y externa, y por supuesto, el derecho a decidir como un instrumento fundamental para que el pueblo vasco pueda disponer de las herramientas adecuadas para desenvolverse en un mundo globalizado. ¿Con qué medios? El diálogo, la negociación, el acuerdo y el mayor consenso posible.

–Óscar Rodríguez (PSE): Nosotros con muchísima ilusión. Estamos convencidos de que ha emergido en Euskadi una nueva mayoría que está reclamando una forma diferente de hacer política después de 30 años de gobiernos del mismo color. Afrontamos el reto con muchísima ilusión sabiendo que van a confrontarse dos modelos, en mi opinión, uno de ellos, el del PNV, basado en recetas caducas del pasado, y por otro, otro que busca ganar el futuro con un proyecto más moderno y que más se parece a la Euskadi de hoy. Mientras nosotros estamos hablando de afrontar de frente el cambio climático y aprovechar las oportunidades tecnológicas, económicas y sociales para ello, otros están hablando de alambradas y dibujan a este país pisoteado por el Estado. Nosotros estamos poniendo en valor el Tren de Alta Velocidad que nos va a conectar a diez millones de personas en tan sólo dos horas y otros están hablando de trayectos que nos separan a los propios vascos. Uno se puede comer un yogur pasado un par de días pero nunca uno cuya fecha de caducidad ha pasado no sólo meses sino años probablemente.

–L. U.: Puede que haya dos modelos. Pero yo creo que los socialistas tienen un problema de credibilidad, que no son de fiar vista la trayectoria que han llevado en los últimos años. Juegan un papel que, aun siendo legítimo, no deja de ser una correa de transmisión de lo que el Gobierno central pueda decidir. Nosotros representamos el mejor proyecto de modernización y progreso para el pueblo vasco y a la vista están los resultados. Se suele hacer por parte de los socialistas y del PP una disociación radical entre lo que puede ser defensa de aspectos identitarios y del derecho a decidir con lo que ellos llaman la vida real y el día a día de la ciudadanía de Euskadi. Son dos conceptos absolutamente conectados. Nosotros no vemos el uno sin el otro. Teniendo en cuenta la situación económica tan crítica que vivimos, ¿alguien se imagina cómo estaríamos si las instituciones vascas no dispusiéramos de toda una serie de instrumentos de autogobierno y una cierta capacidad de decisión? No buscamos el derecho a decidir o el autogobierno para tener problemas con Madrid sino para aportar un bienestar sostenible a la sociedad vasca. Reforzar la identidad vasca es compatible con la globalización.

–O. R.: Con relación a que no somos de fiar, al margen de que parezca profundamente injusto que digáis eso, porque además no nos lo decís mirándonos a los ojos, me parece que es una falta de respeto a muchísima gente, no sólo a los socialistas. Cuando dices que los socialistas no son de fiar estás diciendo a un montón de donostiarras, de irundarras, de eibarreses, de baracaldeses o de vitorianos que tienen un alcalde que no es de fiar. Y creo que el Partido Socialista ha demostrado en sus 130 años de historia que por supuesto tenemos una raíces ancladas en esta tierra desde antes del PNV. La sociedad vasca confía en este proyecto porque gobernamos a la mitad de los ciudadanos vascos a través de los ayuntamientos. En relación a la confianza, ¿quién es de fiar? ¿Urkullu, que dijo que iba a haber en las preguntas del lehendakari una condena a ETA y después no la habido? ¿Egibar, que dijo que después de las mociones éticas vendría la moción de censura y no se ha presentado ninguna en ningún ayuntamiento gobernado por ANV? ¿Quién es de fiar aquí, Ibarretxe, que dijo que sólo presentaría una consulta en ausencia de violencia y lo ha hecho con muertos encima de la mesa? No quiero pensar cuántos nacionalistas aguantarían nuestra situación en Euskadi. No deseo para nada que atravesarais nuestra situación, pero creo que este partido, sus hombres y mujeres, merecen mucha confianza, mucha fiabilidad y sobre todo mucho respeto porque no hay nadie más de fiar que quien esté dispuesto a jugarse la vida por este país que es lo que hacemos cada mañana cuando nos levantamos. Todos los avances que este país ha tenido en materia de autogobierno han sido a través del acuerdo transversal y toda la culpa no se le puede echar ni al Partido Socialista ni al Estado ni a Zapatero cuando tenemos a un lehendakari que ha estado 10 años remando en contra de la transversalidad y del acuerdo entre diferentes entre socialistas y nacionalistas, o entre autonomistas y abertzales. En cualquier caso, si estáis convencidos de que ésa es la apuesta de futuro allá vosotros, a mí me parece que la sociedad vasca va por otro camino. Te recuerdo que en 2005 Ibarretxe perdió 140.000 votos, volvió el PNV a perder en las locales, volvió a perder en las generales y aun y todo, seguís en el mismo discurso identitario.

–L. U.: Cuando digo que no tenéis credibilidad es por vuestra trayectoria en materia de autogobierno. No es una falta de respeto ni a los votantes ni a los militantes del Partido Socialista. Es una crítica política.

–O. R.: Yo creo que sí es una falta de respeto, que el PNV podía dedicarse a defender su proyecto en lugar de dedicarse a insultarnos.

–L. U.: No es un insulto, tenéis una trayectoria y la palabra empeñada por el Partido Socialista dura lo que dura un yogur. Sinceramente, una cosa es no echar la mirada atrás y otra cosa es padecer de auténtica amnesia. Es una auténtica contradicción ver a los socialistas defender el Estatuto, que el propio Patxi López diga que entre sus prioridades no está la modificación del mismo, y luego no cumplirlo de una manera sistemática y veros plegados a una estrategia que se está dictando desde Madrid. Al lehendakari Ibarretxe nadie le puede negar su tesón por buscar soluciones.

O. R.: Desde luego tozudo es, muy tozudo.

–L. U.: Nosotros hemos hecho un ejercicio permanente de búsqueda de soluciones a dos problemas como la pacificación y la normalización. Y siempre desde el principio con la mano tendida. Lo que pasa es que el Partido Socialista nunca ha asumido que se encuentra en minoría y que tiene que ceder y avenirse a negociar. En el año 2002 hubo una ponencia en torno al autogobierno. Se llegaron a unas conclusiones que decían que necesitábamos otro marco de relación con el Estado. Vuestro representante, el señor Eguiguren, asistía a las reuniones de una manera autómata, no traía ni lápiz ni papel. La búsqueda del consenso ha sido permanente. Una vez que se aprobó el proyecto de nuevo Estatuto el lehendakari lo que hizo fue tender la mano a Zapatero para dialogar, negociar y acordar. Frente a la posición siempre abierta del lehendakari, el ‘no’ de Zapatero siempre ha sido una constante sistemática. En todo este proceso de paz Zapatero no ha sido leal con el lehendakari porque cuando Ibarretxe ha presentado sus iniciativas le ha tendido la mano para que incluso fueran conjuntamente ellos dos quienes lideraran todo ese proceso y el lehendakari ha recibido siempre un ‘no’ al diálogo. Nosotros sí hemos sido leales con Zapatero. Zapatero, el Partido Socialista y la izquierda abertzale inician todo el proceso, nosotros mantenemos una postura de exquisito respeto. Cuando se nos requiere ayuda incondicionalmente la hemos prestado. Sabemos perfectamente de quién fue la culpa de la ruptura del proceso. Aplaudimos sin reservas el intento hecho por Zapatero de cara a la consecución de la paz. Pero lo que no es de recibo en absoluto es pensar que la solución política vendrá de una negociación entre el Gobierno de Zapatero y ETA, y que eso no divide, y no de un diálogo democrático con las instituciones vascas, que eso, según el PSOE, sí divide. Es una contradicción que la gente no entiende.

–O. R.: Me parece que el problema principal que tiene el PNV es que sólo mira hacia atrás y no os dais cuenta de que el ‘no’ no os lo da Zapatero, sino la sociedad vasca, que os viene diciendo elección por elección que por ese camino no vais bien. Y vosotros, con todo respeto, seguís con vuestra matraca. A la gente, en esta sociedad moderna y avanzada, le gusta mirar al futuro. Quiere ser otra vez, porque no somos, el motor de España en el desarrollo, en la tecnología, en la innovación, lo que planteáis le suena a pasado y a rancio. Lo que sí detecto es un cierto nerviosismo por vuestra parte. Y con relación a la paz, sin ninguna descalificación, sólo voy a decir una cosa. El Partido Socialista ha sido absolutamente leal con el PNV en el proceso de paz y entró en ese proceso para buscar una solución. La sociedad vasca entendió ese esfuerzo que hizo el PSOE de la mano del PNV. El proceso se hizo con un fin noble, con absoluta lealtad a la sociedad vasca y al PNV. Con relación al autogobierno, cuando decimos que no nos obsesiona, es que la gente no ve los conflictos identitarios como una tragedia. Tenemos una propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía, por supuesto que la tenemos. Creo que entendéis mal la sociedad vasca. Esto no va de 49% frente al 51% ni de que los socialistas están o dejan de estar en minoría. Esto va de acuerdo transversal entre diferentes. Tenéis un serio problema para interpretar lo que dice la sociedad vasca. Ya podéis hacer ‘Think gaur’ que mientras no piséis la calle no acertaréis. El lehendakari en los últimos diez años ha remado en contra de ese acuerdo entre diferentes.

–L. U.: El lehendakari ha tenido la mano tendida y los ‘noes’ han venido de forma sistemática de Zapatero. Tú das el mejor ejemplo de esa falta de credibilidad. No habéis presentado una propuesta en forma de reforma del Estatuto.

–O. R.: No se puede faltar a la verdad. Fuimos los primeros en hacerlo en el Parlamento Vasco.

–L. U.: Acuerdo entre diferentes por supuesto, pero cada cual tiene que saber cuál es su posición y no pretender constituirse en una minoría de bloqueo. Seguís cometiendo el error de disociar lo que es autogobierno e identidad de un pueblo, de lo que es su bienestar. La identidad y el autogobierno son un factor de desarrollo económico sostenible. ¿Cómo podéis hablar de innovación y desarrollo tecnológico cuando os habéis negado sistemáticamente a la transferencia de esa materia? Eso lo ve la gente. Como, por ejemplo, en estos momentos la medida que por ley está adoptando el Gobierno Vasco para equiparar las pensiones de viudedad más bajas que existen en la sociedad al Salario Mínimo. Que Zapatero y Patxi López expliquen a esos 20.000 pensionistas que cobran una pensión de miseria que no, que el Estado no deja.

–O. R.: Yo respeto todas las opiniones, lo que no parece de recibo es que se falte a la verdad. La primera propuesta de reforma estatutaria que se hace en el Parlamento Vasco, llamada Más Estatuto, la hace Patxi López en el año 2002. Está en las hemerotecas y en la página web del Parlamento. La segunda falta de respeto a la verdad es esto último de los pensionistas. Está buscando el Gobierno Vasco una confrontación con Madrid para dejar ver que el Estado nos pisotea. La cosa no va por ahí, la sociedad vasca va por otro camino. Claro que la gente sabe bien que el autogobierno lleva aparejado un mayor bienestar, pero el autogobierno también hay que saber ejercerlo hacia dentro. Y el PNV tendría también que gestionar mejor las competencias que tenemos en Euskadi, que no las gestiona bien. Que se lo pregunten a los guipuzcoanos con sus carreteras después de 26 años gobernados por el PNV.

–L. U.: No hagas demagogia, explica a los 20.000 pensionistas que tienen una pensión de viudedad de miseria por qué Zapatero les dice que no les va a dejar cobrar a nivel del SMI y no te ve vayas a las carreteras.

–O. R.: No es demagogia, es que cada uno hace su discurso.

–En los últimos meses el debate ha girado en torno a la consulta pero la crisis económica está cada vez más presente. ¿Hemos hecho los deberes en Euskadi?

–O. R.: Hay una crisis mundial y esto va a facilitarnos el camino para producir un cambio de modelo de crecimiento, porque teníamos un modelo demasiado basado en la construcción. Y también va a llegar aquí, porque tenemos empresas auxiliares del sector de la construcción. No hay que mirar para otra parte. Por eso el PSE ha instado al Gobierno Vasco a que presente un buen proyecto de Presupuestos y tendemos la mano para alcanzar un acuerdo. Lo que no hay que hacer es improvisar demasiado.

–L. U.: Yo creo que te escapas. Has hecho un diagnóstico a nivel mundial en el que podemos coincidir pero la cuestión es si estamos mejor preparados o no. La crisis nos ha pillado trabajando y estamos mejor preparados. No es un consuelo pero sí un motivo de esperanza. Lo que no hemos hecho es negarla como hizo Zapatero en un principio. Afortunadamente nuestro modelo de crecimiento económico es diferente al de España. Si pedimos más autogobierno en materia de innovación es para hacerlo mejor.

–O. R.: No simplifiques las cosas. Es como si yo dijera que lo único que ha hecho el Gobierno Vasco es un cortapega de los planes de las diputaciones y abrir casas de apuestas. Es un error que el PNV intente patrimonializar el autogobierno sin reconocer nunca a quienes no son del PNV. Un elemento que hace falta es estabilidad política, diálogo social, que brilla por su ausencia, y una apuesta decidida por la industria. No digo que Euskadi vaya mal, sino que puede ir mucho mejor.

–L. U.: Que hables de apuesta por la industria es un sarcasmo. Que el PSOE dé luz verde al traspaso en las políticas activas de empleo o a la competencia de investigación. Nosotros podíamos actuar mejor si tuviéramos más autogobierno, afortunadamente veo a las empresas vascas con nervio y con ganas. Y es un autogobierno que Zapatero, que se ha convertido ya en un lastre para nuestro avance como país, nos lo niega.

–O. R.: Las empresas vascas tienen nervio y el PNV está muy nervioso porque el único discurso que utilizáis es insultarnos y después de unos años de haber enterrado el Estatuto, ahora volvéis a ponerlo en valor. El autogobierno vale si es para entenderse. Por eso hace falta un nuevo liderazgo con recetas modernas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s