GIPUZKOATIK

El PSE desbanca en Euskadi al PNV, que pierde 118.000 votos marzo 10, 2008

Filed under: Berriak - Noticias,Hauteskundeak - Elecciones — Gipuzkoatik @ 1:39 pm


El arrastre de votos de los socialistas a nivel estatal también se trasladó a Euskadi, donde el PSE-EE se impuso al PNV por primera vez desde las elecciones generales 1993, hasta ahora la única ocasión en la que los jeltzales habían sido destronados en unas elecciones generales. La abstención también fue elevada, 10 puntos superior a la de 2004, pese a que se esperaba una movilización del voto extra después de que ETA asesinara el viernes al ex concejal de Arrasate Isaías Carrasco.

Con todo, la fotografía del mapa político vasco registra un cambio significativo a beneficio de los socialistas, imputable en parte al efecto que ha tenido este atentado, así como al papel ejercido por José Luis Rodríguez Zapatero en el proceso de paz y en la lucha antiterrorista. El PSE-EE se impone en los tres territorios y en casi todos los grandes municipios.

Los socialistas vascos ganan dos representantes adicionales en el Congreso y se hacen con un total de nueve diputados, mientras que el PNV pierde uno y se queda con seis. Los dos escaños con los que se hace el PSE son en detrimento de EA, que se queda sin representación en Madrid, y el PP, que se queda con tres diputados tras perder en el último momento del escrutinio una de sus actas.

Con 425.000 votos, 85.500 más que en 2004, el PSE se impuso como partido más votado en los comicios de ayer y convirtió en segunda fuerza al PNV, que reunió 302.000 sufragios, 118.000 menos que en la cita de 2004. Especialmente reseñable es el descalabro de los jeltzales en Bizkaia, donde pierden su hegemonía por primera vez en unas elecciones generales tras sufrir una sangría de 65.000 votos respecto a lis últimos comicios. Más contenida es la pérdida en Gipuzkoa (38.000 votos) y Álava (15.400).

En sus primeras interpretaciones de lo sucedido, los jeltzales achacaban su retroceso al hecho de haberse vivido una campaña fuertemente bipolarizada en torno al PSOE y el PP.

Aunque el golpe para el PNV es fuerte, el hecho de que José Luis Rodríguez Zapatero no haya conseguido mayoría absoluta -se ha quedado a siete escaños de conseguirlo- hace que el PNV todavía conserve la baza de poder postularse como llave de su Gobierno, lo que unido al hecho de que los nacionalistas buscarán el acercamiento al Ejecutivo de Madrid para poder hacer realidad su hoja de ruta en materia de pacificación podría abrir una nueva etapa de colaboración entre nacionalistas y socialistas.

Cabe destacar, si se toman los resultados de ayer como esbozo de los que podrían registrarse en las próximas elecciones autonómicas, que ni siquiera la suma de votos de los socios del tripartito formado por PNV, EA y Ezker Batua (403.000) superaron los del PSE. Con Aralar, que sumó 30.000 sufragios, conseguirían a duras penas empatar.

Los socialistas vascos arrebatan uno de los escaños que suman en Gipuzkoa a Eusko Alkartasuna, fuerza que se queda sin representación en Madrid por primera vez desde 1989. El segundo representante que consiguen es a costa del que pierde el PP vasco en Bizkaia.

La titularidad natural de los nueve representantes del PSE en el Congreso de los Diputados corresponde a Eduardo Madina, Arantza Mendizabal, José María Benegas y Josu Montalbán por Bizkaia; Miguel Buen, Elvira Kortajarena y Ernesto Gasco por Gipuzkoa; y Ramón Jáuregui y Pilar Unzalu por Álava.

El PNV, como se veía venir, es el partido que se resiente por el escaño de menos que estas elecciones estaban en juego en Bizkaia. Los jeltzales pierden un escaño en este territorio y pasan a tener seis escaños en Madrid, que serán ocupados por Josu Erkoreka, Aitor Esteban y Pedro Aspiazu por Bizkaia; Joseba Beloki y Joseba Agirretxea por Gipuzkoa; y Emilio Olabarria por Álava.

Los populares vascos, que sufren una fuga de apenas votos, bajan de cuatro a tres representantes, Ignacio Astarloa por Bizkaia; José Eugenio Azpíroz por Gipuzkoa; y Alfonso Alonso por Álava.

EB sufre un duro varapalo al ver reducidos sus 102.00 votos de 2004 a apenas 50.000, menos de la mitad. Aralar también registra una fuga de 9.000 papeletas y EA de 31.000.

La nota agridulce de la jornada electoral la puso la elevada abstención registrada en Euskadi, que ascendió al 35%, un 10% más que en 2004 y también once puntos por encima de la registrada a nivel estatal, aunque un punto por debajo de las elecciones de 2000, cuando roto el Pacto de Lizarra y la penúltima tregua de ETA Euskal Herritarrok también recurrió a la abstención.

Pese a los insistentes llamamientos a votar en respuesta al último atentado de ETA que realizaron a lo largo de la jornada todos los partidos democráticos, 607.000 vascos optaron por no acercarse a las urnas, casi 160.000 más que en los últimos comicios, lo que arroja un resultado positivo para la izquierda abertzale en un momento en el que está sumida en una fuerte crisis.

 

El PSE es el partido con más diputados aunque el PNV ganaría por la mínima en Gipuzkoa marzo 3, 2008

Filed under: Hauteskundeak - Elecciones,Inkestak - Encuestas — Gipuzkoatik @ 9:43 am

La encuesta del Diario Vasco.

El PSE-EE será la fuerza que más escaños logre el próximo 9 de marzo en Euskadi, según la encuesta realizada por la empresa Append para EL DIARIO VASCO. Los socialistas vascos mantendrán los siete que lograron hace cuatro años y serán la primera fuerza en Álava, mientras que el PNV perderá uno y se quedará sólo con seis. Aun así, la formación jeltzale seguirá siendo la más votada en los otros dos territorios. Por su parte, el Partido Popular conservará sus cuatro actas, mientras que Eusko Alkartasuna retendrá su diputada por Gipuzkoa. Se prevé un aumento de la abstención.

La representación que tendrán los partidos vascos en el Congreso los próximos cuatro años no diferirá mucho de la existente la pasada legislatura. Pero las variaciones son significativas. El PSE-EE logrará algo que no consigue desde 1993: ganar en escaños al PNV, que pierde uno en Vizcaya. El partido dirigido por Iñigo Urkullu cede terreno en los tres territorios, sobre todo, en Gipuzkoa, donde se deja un 1,8% respecto a 2004.

Muy diferente es el escenario que se le presenta a los socialistas vascos: avanzan de manera muy importante. Sólo retroceden en Álava, lugar en el que, por otra parte, las tres principales formaciones pierden apoyos. Por su parte, el PP se deja algún punto pero mantiene un sólido suelo electoral, mientras que EA cumple su principal objetivo: que Nekane Altzelai retenga el escaño que hasta ahora ostentaba Begoña Lasagabaster en Gipuzkoa.

La abstención se estima que será más alta que en el resto de España. En Álava, por ejemplo, es posible que sea casi cuatro puntos más elevada que en 2004.

Vizcaya
El vizcaíno es el único territorio en el que hay algún cambio. La pérdida de población hace que en estas elecciones haya un diputado menos en juego. De nueve a ocho. El gran perjudicado es el PNV. La formación jeltzale, que hace cuatro años sumó cuatro actas, se deja una en el camino. Además, retrocede un 1,4%, aunque sigue siendo la fuerza más votada, según el sondeo.

Tras sus pasos continúa el PSE-EE. Los socialistas vascos recortan de manera significativa la distancia con los peneuvistas. Mantienen los tres escaños de 2004, pero aumentan en un 2,3% su respaldo. Así, el margen que separó a estas dos formaciones en los anteriores comicios pasa de 10,5 puntos a 6,8. La encuesta anuncia que el PP conserva sus dos diputados, mientras que EB y EA no logran su objetivo de obtener representación en Madrid. Se prevé que la abstención llegue hasta el 26,4, dos puntos más que en 2004.

Gipuzkoa
En el territorio guipuzcoano no hay variaciones en el cómputo de escaños, pero la encuesta sí desvela una tendencia significativa: la creciente pérdida de apoyo del PNV, que ya fue superado en las municipales de 2007 por el PSE. En esta ocasión, la formación jeltzale sigue siendo la primera fuerza, pero seguida muy de cerca por los socialistas. Si la distancia entre ambos hace cuatro años fue de 4,7 puntos, ahora apenas es de 0,6, por lo que no se puede descartar un vuelco.
La duda sobre si Eusko Alkartasuna conservaría su único escaño queda resuelta a su favor. Nekane Altzelai reemplazará a su compañera Begoña Lasagabaster en el Congreso. Ezker Batua y Aralar, que peleaban por arrebatárselo, no logran su objetivo. Mientras EA suma un 11,5% de apoyo, EB se queda en un 7,7% y la formación de la izquierda abertzale en un 6%. Respecto al PP, mantiene su fuerza: sólo se deja un 0,8%.
Es en Gipuzkoa donde, una vez más, la abstención se prevé más alta que en ningún otro territorio. Del 27,45% pasará al 28%. En todo caso, la encuesta está elaborada antes de que la izquierda abertzale instase a sus simpatizantes a abstenerse el 9-M en lugar de optar por el voto nulo como han venido haciendo desde 2003.

Álava
El alavés es el territorio con menos cambios, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo. El sondeo predice que el reparto de escaños será idéntico al de 2004: PSE (2); PP (1); PNV (1). Estos tres partidos mantienen apoyos similares, aunque los tres pierden algo de fuelle respecto a hace cuatro años. Las únicas fuerzas que suben son Izquierda Unida, EA y Aralar, un ascenso que, sin embargo, no les sirve para nada.

Álava es donde la formación liderada por Rosa Díez -Unión Progreso y Democracia- logra su mejor resultado: un 1%, según el sondeo.

Como en el resto de España, la mayoría de los ciudadanos piensa apoyar a la misma opción que en 2004. Un 73,5% de los encuestados repetirá su voto, frente a un 13,6% que cambiará el sentido de su papeleta. En todo caso, hay un 12,9% de los ciudadanos que todavía no tiene decidido qué hacer el próximo 9 de marzo.
El territorio donde el voto es más voluble es Álava. Aquí, la cifra de los que ya han decidió votar a un partido diferente al de los anteriores comicios generales asciende hasta el 17%.

En cuanto a preferencias, el balance se inclina a favor de los socialistas. El 52% de los ciudadanos prefiere que el siguiente presidente del Gobierno sea José Luis Rodríguez Zapatero. Sólo un 9,9% quiere que el próximo inquilino de La Moncloa sea Mariano Rajoy. Al ser cuestionados por el partido que no le gustaría que en ningún caso ganase las elecciones, el 63,7% responde que el PP. La segunda posición la ocupa la izquierda aber-tzale.

 

PNV y PSE se disputan la victoria en Gipuzkoa y EA tiene su escaño en el aire marzo 1, 2008

Filed under: Hauteskundeak - Elecciones,Inkestak - Encuestas — Gipuzkoatik @ 3:01 pm

El PNV ganará en votos las próximas elecciones generales en Euskadi pero el reparto de escaños puede situar al partido de Iñigo Urkullu por debajo del PSE-EE, que tiene garantizados siete asientos en el Congreso de los Diputados. El sondeo elaborado por la empresa Gizaker Encuestas para NOTICIAS DE GIPUZKOA mantiene dos incógnitas que decidirán la victoria: el cuarto escaño del PNV en Bizkaia a costa del segundo del PP; y el diputado de EA en Gipuzkoa, que de perderlo irá a parar al partido que obtenga más sufragios. En estos momentos, la encuesta dice que PNV y PSE están empatados. El sondeo fue realizada los días 25 y 26 de este mes, a doce días de la cita electoral.

La encuesta sitúa la abstención en Euskadi en el 37,4%, doce puntos mayor que hace cuatro años. Este incremento vendría impulsado por la llamada a la abstención de la izquierda abertzale y por la ausencia de un factor movilizador como lo fue el atentado del 11-M.

En Álava, la victoria de los socialistas parece clara y puede dar una pista de lo que ocurrirá el 9-M, ya que la voluntad de los alaveses suele coincidir con la suma final en el Estado.

El PSE es el partido que sale reforzado de los próximos comicios. Iguala en escaños su resultado de hace cuatro años e, incluso, podría mejorarlo en un diputado, siempre y cuando gane en Gipuzkoa y su último resto supere en votos al total de los que obtenga EA. Los socialistas mejoran en casi tres puntos el resultado de 2004 en Euskadi aunque no desbancan al PNV, que les supera por un punto de diferencia. El partido de Patxi López gana con holgura en Álava y reduce a la mitad la distancia con los jeltzales en Bizkaia. En Gipuzkoa, donde ya ganó en las forales, se encontraría casi empatado con el PNV.

Los jeltzales tienen todos los frentes abiertos. Pueden subir, bajar o igualar los resultados de hace cuatro años. Se sitúan en una horquilla de entre 6 y 8 diputados. Para conservar el cuarto diputado de Bizkaia deberá repetir el porcentaje de voto de 2004, del que se encuentra a poco más de punto y medio. En Álava ocupa el tercer lugar, a escaso margen del PP. Si supera a los populares se haría con el senador. El partido de Urkullu es el primer partido en Gipuzkoa, pero el margen es tan estrecho sobre el PSE (0,4%) que, a efectos demoscópicos, equivale a un empate. Apenas baja dos puntos respecto a 2004 y, de momento, resiste el empuje socialista, que ya le superó en las forales.

El PP marca una clara tendencia descendente, aunque más atenuada en Bizkaia, curiosamente el territorio en el que puede perder uno de sus dos escaños. En conjunto, pierde 1,5% de los votos.

EA baja porcentaje de voto en Bizkaia y Gipuzkoa, pero iguala en Álava. Lo más preocupante es la posible pérdida de su histórico escaño en Gipuzkoa. Estaría a 1.600 votos de éllo.
La concurrencia por separado de EB y Aralar les aleja de cualquier posibilidad de materializar su apoyo en escaños. Pero ambas formaciones aguantan bien unas elecciones en las que lidian en condiciones adversas. EB iguala el 8,7% de votos de hace cuatro años y Aralar mejora exactamente en un punto. En Gipuzkoa, destaca la progresión de Aralar (de 6,1 a 8,7%), superando a EB, que repite el registro de 2004.

 

EA dará prioridad al PNV junio 16, 2007

Filed under: Berriak - Noticias,Gipuzkoa,Hauteskundeak - Elecciones — Gipuzkoatik @ 8:46 am

El deseo expresado por las organizaciones locales y los militantes de base en la última Asamblea Regional ha llevado a EA a apostar por emprender a partir del próximo lunes un proceso de negociación “preferente” con el PNV para formar gobierno en la Diputación de Gipuzkoa. Aparca así sus conversaciones con el PSE-EE aunque dejando la puerta abierta a un posible acuerdo con los socialistas, con los que el partido asegura haber alcanzado “un grado de coincidencia programático amplio“.

EA responde así a los requisitos para negociar planteados por el PNV, que le exigía que le diera prioridad frente al PSE-EE antes de proceder a profundizar en las conversaciones que han mantenido hasta ahora, para evitar el juego a dos bandas. Como contrapartida, los jeltzales han mostrado una “disposición amplia” a aceptar las condiciones planteadas por EA para formar gobierno, según aseguró ayer el presidente del partido en Gipuzkoa, Iñaki Galdos.

En un documento remitido a los dos partidos que le rondan desde el 27-M, EA condicionó su apoyo a que el Departamento para la Fiscalidad y Finanzas deje de estar en manos del PNV, que se cree una comisión de investigación para depurar responsabilidades en el presunto fraude de la Hacienda de Irun y que se tomen medidas para garantizar la “transparencia y honestidad” de la gestión foral, como cambiar el sistema de adjudicación de obras.

Galdos aseguró que el PNV ha aceptado “en gran medida” sus premisas, aunque “con matices“, lo que le ha llevado a establecer con este partido un “canal preferencial” de comunicación. Instó al partido, no obstante, a “dar un paso al frente” ahora que EA ha mostrado claramente su inclinación hacia el que considera su socio natural de gobierno, tras un intenso proceso de reflexión interna tras el que se ha decidido por un “amplio consenso” dar este giro. También valoró no haber percibido en los contactos iniciales una “cerrazón” hacia sus exigentes premisas.

El PSE, al que el líder de EA comunicó este movimiento antes de hacerlo público, se mantuvo en silencio ayer al ver alejarse las posibilidades de que su candidato, Miguel Buen, se convierta en el próximo diputado general de Gipuzkoa a pesar de liderar la lista más votada -por 5.000 votos de diferencia respecto al PNV- y coincidir “en un 90%” con los planteamientos de Galdos.

Por su parte, el Gipuzko Buru Batzar (GBB) expresó en una nota su satisfacción por el paso dado por EA y aseguró que realizará un “esfuerzo serio” para lograr un acuerdo. Confió en iniciar el lunes una negociación en un “clima de confianza” para conformar un “eje de trabajo estratégico” con este partido, que le permitiría sumar 7 junteros a los 16 que ostenta y aupar a Markel Olano como diputado general.

Pero además, el partido que dirige Joseba Egibar aspira a ampliar el acuerdo a EB-Aralar para conformar así una mayoría absoluta de 29 representantes, algo a lo que EA se muestra muy reticente por la oposición de la coalición a proyectos como el TAV, al puerto exterior de Pasajes o la incineradora.

El lunes, en cualquier caso, arranca la fase final de las conversaciones antes del pleno de constitución de las Juntas Generales, que podría tener lugar el 26 de julio o incluso adelantarse para que la designación del diputado general pueda tener lugar el 2 de julio, como es tradición.

Galdos, que ayer se acreditó ante las Juntas Generales junto con los otros seis cargos electos de su partido, especificó que la negociación se llevará a cabo a través de dos comisiones, una que se centrará en las prioridades programáticas que tendría un equipo de gobierno conformado por PNV y EA y otra dedicada a definir la estructuración del próximo Ejecutivo foral y cuestiones de organización interna, o lo que es lo mismo: a pactar el reparto de carteras.

El líder de EA justificó la decisión de dar prioridad al partido que dirige Josu Jon Imaz como un gesto “coherente hacia el que ha sido hasta ahora su socio en esta institución y el partido con el que también comparte proyecto en el Gobierno Vasco y en el resto del entramado institucional de la CAV.

Aclaró, sin embargo, que la próxima semana mantendrá un nuevo encuentro con el equipo de Buen, con el que aseguró haber mantenido un proceso de conversaciones “francamente leal y enriquecedor“.

En Gipuzkoa, un pacto a tres bandas entre PNV, EA y PSE parece lejano, después de que Joseba Egibar se haya negado siquiera a reunirse con los socialistas. En Álava, en cambio, los jeltzales mantienen abierta la posibilidad de acuerdo con el PSE, que les ha ofrecido apoyo para formar gobierno en mayoría a cambio de no incluir en él ni a EA ni a EB.

 

EA dará prioridad al PNV

Filed under: Berriak - Noticias,Gipuzkoa,Hauteskundeak - Elecciones — gaizkine @ 8:46 am

El deseo expresado por las organizaciones locales y los militantes de base en la última Asamblea Regional ha llevado a EA a apostar por emprender a partir del próximo lunes un proceso de negociación “preferente” con el PNV para formar gobierno en la Diputación de Gipuzkoa. Aparca así sus conversaciones con el PSE-EE aunque dejando la puerta abierta a un posible acuerdo con los socialistas, con los que el partido asegura haber alcanzado “un grado de coincidencia programático amplio“.

EA responde así a los requisitos para negociar planteados por el PNV, que le exigía que le diera prioridad frente al PSE-EE antes de proceder a profundizar en las conversaciones que han mantenido hasta ahora, para evitar el juego a dos bandas. Como contrapartida, los jeltzales han mostrado una “disposición amplia” a aceptar las condiciones planteadas por EA para formar gobierno, según aseguró ayer el presidente del partido en Gipuzkoa, Iñaki Galdos.

En un documento remitido a los dos partidos que le rondan desde el 27-M, EA condicionó su apoyo a que el Departamento para la Fiscalidad y Finanzas deje de estar en manos del PNV, que se cree una comisión de investigación para depurar responsabilidades en el presunto fraude de la Hacienda de Irun y que se tomen medidas para garantizar la “transparencia y honestidad” de la gestión foral, como cambiar el sistema de adjudicación de obras.

Galdos aseguró que el PNV ha aceptado “en gran medida” sus premisas, aunque “con matices“, lo que le ha llevado a establecer con este partido un “canal preferencial” de comunicación. Instó al partido, no obstante, a “dar un paso al frente” ahora que EA ha mostrado claramente su inclinación hacia el que considera su socio natural de gobierno, tras un intenso proceso de reflexión interna tras el que se ha decidido por un “amplio consenso” dar este giro. También valoró no haber percibido en los contactos iniciales una “cerrazón” hacia sus exigentes premisas.

El PSE, al que el líder de EA comunicó este movimiento antes de hacerlo público, se mantuvo en silencio ayer al ver alejarse las posibilidades de que su candidato, Miguel Buen, se convierta en el próximo diputado general de Gipuzkoa a pesar de liderar la lista más votada -por 5.000 votos de diferencia respecto al PNV- y coincidir “en un 90%” con los planteamientos de Galdos.

Por su parte, el Gipuzko Buru Batzar (GBB) expresó en una nota su satisfacción por el paso dado por EA y aseguró que realizará un “esfuerzo serio” para lograr un acuerdo. Confió en iniciar el lunes una negociación en un “clima de confianza” para conformar un “eje de trabajo estratégico” con este partido, que le permitiría sumar 7 junteros a los 16 que ostenta y aupar a Markel Olano como diputado general.

Pero además, el partido que dirige Joseba Egibar aspira a ampliar el acuerdo a EB-Aralar para conformar así una mayoría absoluta de 29 representantes, algo a lo que EA se muestra muy reticente por la oposición de la coalición a proyectos como el TAV, al puerto exterior de Pasajes o la incineradora.

El lunes, en cualquier caso, arranca la fase final de las conversaciones antes del pleno de constitución de las Juntas Generales, que podría tener lugar el 26 de julio o incluso adelantarse para que la designación del diputado general pueda tener lugar el 2 de julio, como es tradición.

Galdos, que ayer se acreditó ante las Juntas Generales junto con los otros seis cargos electos de su partido, especificó que la negociación se llevará a cabo a través de dos comisiones, una que se centrará en las prioridades programáticas que tendría un equipo de gobierno conformado por PNV y EA y otra dedicada a definir la estructuración del próximo Ejecutivo foral y cuestiones de organización interna, o lo que es lo mismo: a pactar el reparto de carteras.

El líder de EA justificó la decisión de dar prioridad al partido que dirige Josu Jon Imaz como un gesto “coherente hacia el que ha sido hasta ahora su socio en esta institución y el partido con el que también comparte proyecto en el Gobierno Vasco y en el resto del entramado institucional de la CAV.

Aclaró, sin embargo, que la próxima semana mantendrá un nuevo encuentro con el equipo de Buen, con el que aseguró haber mantenido un proceso de conversaciones “francamente leal y enriquecedor“.

En Gipuzkoa, un pacto a tres bandas entre PNV, EA y PSE parece lejano, después de que Joseba Egibar se haya negado siquiera a reunirse con los socialistas. En Álava, en cambio, los jeltzales mantienen abierta la posibilidad de acuerdo con el PSE, que les ha ofrecido apoyo para formar gobierno en mayoría a cambio de no incluir en él ni a EA ni a EB.

 

¿Elecciones para la paz? junio 5, 2007

Filed under: Hauteskundeak - Elecciones,Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 7:25 am

Articulo de Francisco Javier Meabe en Noticias de Gipuzkoa.

Es la pregunta que nos hacemos muchos en el País Vasco. El pasado día 27 se celebraron las elecciones municipales y forales en cada uno de nuestros territorios históricos. Unas elecciones que eran esperadas con mucho interés, no exento de inquietud en algunos casos. Pero también, con un cierto cansancio y hastío de otra parte del electorado. Tras conocerse los resultados, vinieron las interpretaciones, las valoraciones de parte de los partidos y también el análisis de las perspectivas de futuro y de las estrategias a seguir a la luz de los resultados obtenidos.

Desde la perspectiva ética, en pro de ayudar al logro de la ansiada pacificación entre nosotros, y sin entrar en el ámbito propio de los partidos y sus preferencias, deseo una vez más ofrecer esta aportación crítica.

1. Se ha insistido en el hecho de que las elecciones han transcurrido en un clima de normalidad, lo que avala el carácter democrático de las mismas y, en consecuencia, prueba el alto nivel de responsabilidad política de la población de nuestro pueblo. Esta apreciación es motivo de satisfacción general. Con todo, no se deben cerrar los ojos ante los atentados habidos en los días inmediatamente anteriores contra lugares y locales de partidos distintos de la propia opción política. Y particularmente es rechazable y condenable las coacciones y agresiones habidas contra representantes cualificados de otros partidos. Todo ello expresión de un enfrentamiento y un odio contrarios a la convivencia en libertad y respeto. Son acciones que no se pueden olvidar sin extraer de ellas una profunda enseñanza para el futuro, pues no todo vale en la contienda política.

2. Es necesario considerar también el notable peso que la abstención ha tenido en estas elecciones, en relación con otras elecciones anteriores de la misma naturaleza. No se quiere ignorar el hecho de que las elecciones municipales y forales suelen dar cifras de participación sensiblemente inferiores que las habidas en las elecciones parlamentarias. Aun así, el cansancio y el hastío a los que antes apuntaba como origen de la abstención deben ser motivo de una profunda reflexión sobre la razón de devolver a la acción política la importancia y la dignidad que posee, libre de toda corruptela.

3. Llama la atención el número elevado de votos nulos, emitidos con una manifiesta intencionalidad política, que no se da ni en los votos en blanco ni en la mera abstención. Es la expresión de la anormalidad de las elecciones celebradas, cuya razón de ser es necesario analizar y eliminar. Los votos nulos son interpretados como una consecuencia de la aplicación de la Ley de Partidos a Batasuna y la derivación legitimada de su voto a ANV, pero solamente en la medida en que sus listas no aparecieran “contaminadas” por relaciones, previamente existentes de sus componentes con Batasuna. Todo ello demuestra la urgente necesidad de buscar una rápida solución al problema de la legalización de Batasuna, que exige también garantías incuestionables y verificables de su plena desvinculación de la violencia de ETA y la verdad de su compromiso de optar exclusivamente por las vías políticas, independientemente del ritmo que pueda seguir el proceso de “pacificación” y los logros en él alcanzados.

4. El resultado de las elecciones pone de manifiesto que la gran mayoría de la población del País Vasco es favorable a la solución dialogada del “conflicto” vasco. Siendo ello así, parece necesario que, superada la fase de la nueva configuración de ayuntamientos y diputaciones, se replantee urgentemente la puesta en marcha de un nuevo proceso o fase de negociación. Un proceso que no sea la mera continuidad de lo que antes se interrumpió, sino la puesta en marcha de algo “nuevo“, resultante de la superación y corrección de los defectos que condujeron al fracaso del proceso iniciado a partir de marzo del pasado año.

5. Ni las elecciones ni los posteriores pactos entre partidos pueden tener como finalidad última que los legitime, la mera conquista del poder. El poder debe estar al servicio del bien común y, a su vez, el bien común no puede ser otra cosa que el fruto del reconocimiento de los derechos fundamentales de las personas concretas. Esto significa, entre nosotros hoy y aquí, ante todo, la garantía de la seguridad y la libertad de las personas, con exclusión de toda coacción en el ejercicio de las funciones que legítimamente las elecciones les han confiado, a pesar de sus deficiencias e irregularidades que antes hemos denunciado. De no ser así, se volvería a instaurar un régimen de violencia utilizada para la solución de los problemas políticos, en contra de la afirmada voluntad de renunciar a ella para lograr la paz.

 

¿Elecciones para la paz?

Filed under: Hauteskundeak - Elecciones,Iritzia - Opinión — gaizkine @ 7:25 am

Articulo de Francisco Javier Meabe en Noticias de Gipuzkoa.

Es la pregunta que nos hacemos muchos en el País Vasco. El pasado día 27 se celebraron las elecciones municipales y forales en cada uno de nuestros territorios históricos. Unas elecciones que eran esperadas con mucho interés, no exento de inquietud en algunos casos. Pero también, con un cierto cansancio y hastío de otra parte del electorado. Tras conocerse los resultados, vinieron las interpretaciones, las valoraciones de parte de los partidos y también el análisis de las perspectivas de futuro y de las estrategias a seguir a la luz de los resultados obtenidos.

Desde la perspectiva ética, en pro de ayudar al logro de la ansiada pacificación entre nosotros, y sin entrar en el ámbito propio de los partidos y sus preferencias, deseo una vez más ofrecer esta aportación crítica.

1. Se ha insistido en el hecho de que las elecciones han transcurrido en un clima de normalidad, lo que avala el carácter democrático de las mismas y, en consecuencia, prueba el alto nivel de responsabilidad política de la población de nuestro pueblo. Esta apreciación es motivo de satisfacción general. Con todo, no se deben cerrar los ojos ante los atentados habidos en los días inmediatamente anteriores contra lugares y locales de partidos distintos de la propia opción política. Y particularmente es rechazable y condenable las coacciones y agresiones habidas contra representantes cualificados de otros partidos. Todo ello expresión de un enfrentamiento y un odio contrarios a la convivencia en libertad y respeto. Son acciones que no se pueden olvidar sin extraer de ellas una profunda enseñanza para el futuro, pues no todo vale en la contienda política.

2. Es necesario considerar también el notable peso que la abstención ha tenido en estas elecciones, en relación con otras elecciones anteriores de la misma naturaleza. No se quiere ignorar el hecho de que las elecciones municipales y forales suelen dar cifras de participación sensiblemente inferiores que las habidas en las elecciones parlamentarias. Aun así, el cansancio y el hastío a los que antes apuntaba como origen de la abstención deben ser motivo de una profunda reflexión sobre la razón de devolver a la acción política la importancia y la dignidad que posee, libre de toda corruptela.

3. Llama la atención el número elevado de votos nulos, emitidos con una manifiesta intencionalidad política, que no se da ni en los votos en blanco ni en la mera abstención. Es la expresión de la anormalidad de las elecciones celebradas, cuya razón de ser es necesario analizar y eliminar. Los votos nulos son interpretados como una consecuencia de la aplicación de la Ley de Partidos a Batasuna y la derivación legitimada de su voto a ANV, pero solamente en la medida en que sus listas no aparecieran “contaminadas” por relaciones, previamente existentes de sus componentes con Batasuna. Todo ello demuestra la urgente necesidad de buscar una rápida solución al problema de la legalización de Batasuna, que exige también garantías incuestionables y verificables de su plena desvinculación de la violencia de ETA y la verdad de su compromiso de optar exclusivamente por las vías políticas, independientemente del ritmo que pueda seguir el proceso de “pacificación” y los logros en él alcanzados.

4. El resultado de las elecciones pone de manifiesto que la gran mayoría de la población del País Vasco es favorable a la solución dialogada del “conflicto” vasco. Siendo ello así, parece necesario que, superada la fase de la nueva configuración de ayuntamientos y diputaciones, se replantee urgentemente la puesta en marcha de un nuevo proceso o fase de negociación. Un proceso que no sea la mera continuidad de lo que antes se interrumpió, sino la puesta en marcha de algo “nuevo“, resultante de la superación y corrección de los defectos que condujeron al fracaso del proceso iniciado a partir de marzo del pasado año.

5. Ni las elecciones ni los posteriores pactos entre partidos pueden tener como finalidad última que los legitime, la mera conquista del poder. El poder debe estar al servicio del bien común y, a su vez, el bien común no puede ser otra cosa que el fruto del reconocimiento de los derechos fundamentales de las personas concretas. Esto significa, entre nosotros hoy y aquí, ante todo, la garantía de la seguridad y la libertad de las personas, con exclusión de toda coacción en el ejercicio de las funciones que legítimamente las elecciones les han confiado, a pesar de sus deficiencias e irregularidades que antes hemos denunciado. De no ser así, se volvería a instaurar un régimen de violencia utilizada para la solución de los problemas políticos, en contra de la afirmada voluntad de renunciar a ella para lograr la paz.