GIPUZKOATIK

Sobre las declaraciones de Jesús Eguiguren octubre 10, 2008

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 11:15 am

Carta al director en Noticias de Gipuzkoa.

A propósito de las declaraciones realizadas por el señor Eguiguren a Radio Euskadi , parte de las cuales reprodujo su periódico, me gustaría hacer la siguiente reflexión: es muy frecuente escuchar a los dirigentes del PSOE, tanto del País Vasco como nacionales, que en Euskadi es necesario un cambio porque el PNV lleva demasiados años gobernando (por cierto, casi siempre en coalición, y durante un largo periodo de tiempo con ellos).

Me parecen muy bien los cambios pero, ¿por qué no aplicar ese mismo modo de argumentar a Andalucía, donde el PSOE lleva gobernando los mismos años que el PNV en Euskadi (con unos niveles de corrupción y de desgaste en aquella sociedad bastante más altos que en el caso vasco)? ¿O por qué no recordar la actitud vergonzosa ante la posibilidad de un cambio real que mantuvo en Navarra el verano pasado?

El PSOE es un partido con graves problemas de coherencia. No sabe qué modelo de Estado proponer, qué reformas constitucionales abordar, qué respuestas desde la izquierda dar a los retos de la sociedad actual… En algunas comunidades autónomas gobernadas por ellos se escuchan unas voces y en otras, también gobernadas por ellos, las contrarias.

Así es muy difícil resultar creíble.

Anuncios
 

Un cambio necesario octubre 9, 2008

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 7:33 pm

Artículo de opinión en Noticias de Gipuzkoa.

Hoy en plena crisis de una sociedad gestionada por el neoliberalismo, Ezker Batua-Berdeak afronta su VII Asamblea de Gipuzkoa con una evidente crisis teórica y programática, incapaz de ser sujeto adecuado a los nuevos desafíos.

EB-B en particular, y la izquierda en general, evidencian una insuficiencia o carencia de proyecto y también, y no en menor medida, en lo relativo a su naturaleza orgánica, relaciones con la sociedad civil, e identificación de sus actuales funciones y de las formas de llevarlas a cabo.

Esta crisis se expresa tanto en la pérdida de su capacidad de atracción y convocatoria entre la ciudadanía, como en una evidente disfuncionalidad de sus actuales estructuras, hábitos, tradiciones y maneras de hacer política, con las exigencias que la realidad social reclama de un actor político de carácter transformador de la sociedad, en proceso de renovación sustantiva.

La izquierda de Euskadi necesita dotarse de una organización política influyente, en la medida que necesita construir una fuerza popular antisistema para transformar cualitativamente la sociedad. Y esto es por una doble razón. En primer lugar, porque la transformación no se produce espontáneamente, las ideas y valores que prevalecen en la sociedad capitalista invaden a toda la sociedad e influyen especialmente en los sectores menos provistos de armas teóricas de distanciamiento crítico. En segundo lugar, porque es necesario que seamos capaces de vencer a fuerzas inmensamente más poderosas que se oponen a esa transformación, y ello no es posible sin una plataforma política que formula propuestas, capaz de dotar a miles de personas de una voluntad única, al mismo tiempo que unificadora de las diferentes prácticas emancipatorias. Pero para que ello sea posible se necesitan nuevas formas de hacer política y de relación con las distintas sensibilidades de izquierda en Euskadi. Las dificultades para un perfilamiento alternativo son enormes.

La izquierda que nosotros y nosotras representamos no está siendo capaz de articular una alternativa rigurosa y creíble ante la sociedad porque venimos adoptando prácticas políticas muy poco diferenciadas de la praxis habitual de los grandes partidos tradicionales, sean de supuesta izquierda, de centro o derecha. Nuestra organización traslada un mensaje que luego no se traduce en actos que la sociedad perciba coherentes con el discurso. De hay su indiferencia. La indiferencia es feroz. Constituye -como dijo Viviane Forrester- el partido más activo, sin duda el más poderoso de todos. Y lo peor es que esta indiferencia constituye para las clases dominantes la mayor victoria.

Estamos instalados en el argumento de que la política es el arte de lo posible, de institucionalizar nuestro hacer política a costa de lo que sea, tal que hemos asumido la imposibilidad de cambiar las cosas debido a la tan desfavorable correlación de fuerzas existente, considerando que no nos queda otro camino que ser realista y reconocer esa imposibilidad adaptándonos oportunistamente a la situación existente. El duradero matrimonio con el PNV es una muestra clara de lo expuesto.

Así no puede ser, si la izquierda, si quiere ser tal, no puede definir la política como el arte de lo posible. A la realpolitik debe oponerse una política, sin renunciar a la utopía, sin negar la realidad, que vaya creando las condiciones para transformarla. Ya Gramsci criticaba el realismo político “excesivo” porque éste conduce a afirmar que los políticos deben operar sólo en el ámbito de la realidad “efectiva” y que no deben interesarse por el “deber ser“, sino únicamente por el “ser“, lo que implica que estos políticos no son capaces de ver más allá de sus narices.

Así estamos. Para que la mirada nos alcance más allá de esa parte de nuestra cara, debemos hacer comprender que este sistema que gobierna nuestro mundo es el que más sufrimiento real causa a los seres humanos, que es la maquinaria más depredadora que ha conocido el mundo, y que nuestra única razón de ser, nuestro único objetivo identitario, es la idea lógica del cambio socialista.

Debemos comprender que tener una organización que quiere “otra forma de hacer política” debe suponer que renunciamos a las luchas de banderías para optar por puestos políticos remunerados y, que efectivamente, así lo entienda la sociedad en la que nos asentamos.

Pero para ello necesitamos una estrecha vinculación con la sociedad. No se trata sólo de afiliar gente en la organización partidaria y a la sociedad en el proyecto partidario. También, y más importante que lo anterior, es meter la política en la vida de la gente y a la organización partidaria en la sociedad. La identidad militante debe legitimarse hacia fuera, más que hacia dentro. Eso significa que deberíamos emplearnos en buscar más tiempo en vincular nuestra organización con la sociedad.

Luchar no sólo contra la explotación económica de los trabajadores, sino también ante las diversas formas de opresión y destrucción de las personas y la naturaleza, que van más allá de la relación entre el capital y el trabajo. Debemos comprender el potencial político radical y transformador que existe en la lucha de muchos sectores sociales.

Se trata de esforzarnos en ser una instancia articuladora de las distintas prácticas sociales emancipatorias, sin pretender integrarlas en la organización partidista, sino ser un facilitador de colaboraciones para articular sus prácticas de lucha en un único proyecto transformador, generando espacios de encuentro para que los diversos malestares sociales puedan reconocerse y crecer en luchas específicas y se referencien en la izquierda transformadora, para sumar a todos ellos en ese cambio necesario de esta sociedad capitalista al borde del abismo por su insaciable codicia. Y sólo se suma si se respeta a los demás, si se es capaz de compartir responsabilidades de lucha y poder con todas las fuerzas que se apuestan abiertamente por esa clase de cambio.

Las personas que suscribimos este texto tenemos la convicción de que es posible aglutinar a la izquierda, respetando su diversidad, para luchar por los objetivos aquí marcados, que no son otros que la revolución social. En la encrucijada, la alternativa ya no es sólo posible. Es socialmente indispensable. Se revela socialmente realizable a partir de un nuevo gran compromiso que Ezker Batua-Berdeak debe impulsar decididamente.

Joseba Ugalde Mendieta es concejal de Arrasate; Jon Lasa Laboa es concejal de Donostia, juntero en Gipuzkoa y miembro de la Permanente; Ander Rodríguez Lejarza es concejal de Arrasate y juntero en Gipuzkoa; y Duñike Aguirrezabalaga Ugarte es concejala de Donostia y miembro de la Permanente. También firman este artículo Manu Egaña Txopitea, concejal de Oñati; Tomás Fernández López, concejal de Aretxabaleta, Begoña Vesga Allende, miembro de la Permanente de Gipuzkoa; Beatriz García Gallastegi, miembro de la Permanente de Gipuzkoa; Elixabete Gómez Laconcha, concejala de Eibar; Rosa Caballero Rubio, concejala de Ermua; Unai Zulaika Beristain, concejal de Elgoibar; Cristina Forcada Unanue, concejala de Zumaia; Iñaki Saldaña Herrero, concejal de Lazkao; Tomax Aristizabal Portu, concejal de Oiartzun y miembro de la Permanente, y otros

 

¿Es creíble o sólo un puñado de votos? octubre 6, 2008

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 7:00 pm

El reciente acto organizado por los socialistas de Patxi López proponiendo un modelo lingüístico no politizado o, lo que es lo mismo, situando al euskera en libertad, permanecerá durante mucho tiempo en la retina y la memoria de muchas personas por diferentes causas.

El acto me ha conmovido y reconozco que ha revuelto mi conciencia. Si hay que poner al euskera en una situación de libertad es que en la actualidad no goza de tan condición. ¿Y por qué el euskera no tiene libertad? No he hallado una respuesta cabal a esta interrogante en el manifiesto electoral socialista.

Donde yo me crié, la margen izquierda del Nervión, era y es un granero de votos socialistas y jamás tuve la oportunidad de ver, desde la transición política, a socialista alguno promover el euskera o fomentar nuestra lengua. Entre los promotores del incipiente movimiento que entonces se fraguó para poner en marcha las primeras ikastolas jamás encontré a un socialista. Si los hubo nunca fueron visibles para la sociedad.

Desde entonces han pasado muchos años. Nada más y nada menos que tres décadas. Y en estos treinta años, en cada campaña electoral que había, sí tuve la oportunidad de ver múltiples mítines socialistas a los que acudían personajes de relevancia como señor Rodríguez Ibarra, el multifacético José Bono o el camaleónico Alfonso Guerra, entre otros.

Venían en elecciones para dirigirse a aquellos que unas cuantas décadas antes habían venido a Euskadi desde Extremadura, Andalucía o Castilla, buscando trabajo y una vida mejor. Yo nunca les percibí como una amenaza, porque vivíamos juntos, luchábamos juntos contra el franquismo y aprobamos juntos el Estatuto de Gernika. ¿Qué les decían? Que votaran a los socialistas porque eran la garantía de que nadie les obligaría a hacer las maletas para volver a sus lugares de origen y que votaran a los socialistas porque les aseguraban que nadie les obligaría a aprenden euskera. La antítesis era Cataluña. Allí había que aprender catalán, aquí, en Euskadi, estaban a salvo votando a los socialistas.

Uno de los más locuaces era Alfonso Guerra, y parece que lo sigue siendo, no hay más que recordar su famoso “cepillado“. Aquellas ocurrencias, entre los socialistas de Sestao, Barakaldo o Portugalete -Patxi López lo recordará bien- siempre causaban enorme regocijo. Recordará igualmente cómo en los mítines se oía gritar: “¡Dales caña Alfonso!“.

¿Qué pensarán hoy todas esas personas de buena fe cuando le oigan a Patxi López decir las cosas que dice? Me imagino que, perplejos, se dirán: “Patxi dice que ahora, además de castellano, tenemos que hablar en euskera ¿Qué es lo que ha cambiado?” Nada, salvo un proceso electoral.

Una vez asentado el autogobierno vasco y superadas las épocas de las ikastolas ocultas y clandestinas, extendida la enseñanza de y en nuestra lengua al conjunto del sistema educativo, todo lo que se ha hecho por el euskera ha pasado por la acción del Gobierno Vasco y por leyes aprobadas por el Parlamento Vasco.

Si no me equivoco -y estoy dispuesto a rectificar si el señor López me demuestra lo contrario- la Ley de Normalización del Uso del Euskera se aprobó con un consenso casi total y posteriormente las principales leyes que regulan la enseñanza en euskera se llevaron a cabo en gobiernos en el que los socialistas estaban presentes. ¿Cómo es posible que se ponga en duda las normas legales aprobadas por el Parlamento Vasco y por los propios socialistas para recuperar el euskera afirmando que estamos en una situación de sectarismo ideológico?

Señor López, ¿cómo se puede afirmar que el euskera no tiene libertad si ha sido nada más y nada menos que el Parlamento Vasco quien ha legislado sobre esta materia? ¿O, acaso, para usted el Parlamento Vasco ha aprobado leyes y normas que no garantizan la libertad, incluso con sus propios votos?

Me temo que a quien primero debe mandar su manifiesto es a compañeros/as de su propio partido que promueven de forma activa una plataforma que alienta la enseñanza única y exclusivamente en castellano, aunque también puede ser que sólo existan votos tras su ambigua voluntad.

Pero el acto electoral de López deparó más sorpresas para mi madura conciencia. Allí estaban nada más y nada menos que representantes de AEK o Kontseilua. El máximo exponente de este último grupo, Mendiguren, asistía complacido al acto. Invito a todos a repasar los comunicados y declaraciones de Kontseilua en los que censura severamente las políticas a favor del fomento del euskera del actual Gobierno Vasco porque no garantizan su pervivencia. Al parecer Patxi López sí que las va a garantizar, aunque no sabemos cómo, pero Mendiguren seguro que lo explicará.

Si la presencia de Kontseilua fue insólita, observar en televisión a Juan Mari Torrealdai en la sesión electoral socialista fue impactante. Torrealdai es una de las personas más comprometidas con el euskera que haya habido y es también una de las personas encausadas por el cierre de Egunkaria. Está pendiente de juicio y el fiscal -dependiente del Gobierno, y el actual es del PSOE- le inculpa todavía junto a otros. Egunkaria lo cerró Aznar, lo socialistas, salvo alguna honrosa excepción, jamás dijeron esta boca es mía cuando ocurrieron aquellos hechos. Ahora hay otro Gobierno en Madrid, pero la fiscalía no ha retirado acusación alguna contra las personas encausadas. Entre ellas Torrealdai. Está pendiente de ser juzgado y de seguro también lo explicará.

Con todo, el acto me dejó una sensación de dejá vù. ¿Y de que me suena?, pensaba mientras me vino a la memoria el Jáuregui candidato a Lehendakari que, acompañado por el difunto Onaindia, lanzó el mismo mensaje a parecida parroquia: “Lo moderno es el vasquismo“. La caducidad del vasquismo llegó tras las elecciones y una nueva derrota electoral. Después vendría Jaime Mayor Oreja y Nicolás Redondo Terreros y con ellos Patxi López, entonces Secretario General del PSE de Bizkaia. Si no compartía nada de lo que hacían Jaime y Nicolás jamás se lo oímos decir.

¡Qué paradojas y qué sinrazón! ¿Es creíble esta propuesta o todo se reduce a una campaña de imagen para conseguir un puñado de votos? La respuesta, a mí modesto entender, es irrefutable: Todo es por un puñado de votos.

 

Euskal Herria Bai

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 8:49 am

Artículo de César Arrondo.

El pueblo vasco vive en un estado de excepción, producto de las políticas antivascas que son llevadas adelante desde París y Madrid, sin importar mucho, si el brazo ejecutor es el PP, el PSOE, la derecha o el PSF. En este sentido, las ilegalizaciones; prohibición de manifestaciones; torturas; cierre de periódicos; prohibición de consultas; los juicios de la Audiencia Nacional; y demás atropellos a la vigencia de los derechos mínimos de los ciudadanos, y ciudadanas vascas, forman parte de la realidad diaria de quienes viven hoy en Euskal Herria.

El bloque constitucionalista español, agita la bandera de la candidatura del socialista Patxi López de cara a las elecciones que tendrán lugar en marzo de 2009 en la Comunidad Autónoma Vasca. En este sentido, nuevamente salen a la luz los deseos hegemónicos de una España, que se aferra a las políticas de atropello, ante todo lo que sea diferente a la uniformidad estatal, en esa inútil lucha por demostrar al mundo, que el Estado español, es uno, indisoluble e indivisible, y que el tema vasco es solamente un problema policial.

Pero a nosotros en la Diáspora, nos interesa mucho más, lo que ocurre hoy en Euskal Herria, donde lamentablemente, la fragmentación del mundo abertzale marca la realidad política, sobre todo, cuando llegan los tiempos electorales, donde las especulaciones partidarias impide al nacionalismo vasco, tener una estrategia de conjunto, y estos intereses siempre se anteponen a la construcción nacional.

Resulta fundamental que en el campo abertzale, ósea en todos los partidos políticos, se realice una profunda y serena reflexión, con el propósito de repasar posturas ideológicas, estrategias y acciones políticas, donde de cara al futuro, quede en claro en que consiste el compromiso de cada uno de los partidos políticos vascos con Euskal Herria.

Desde la Diáspora Americana, hemos puesto en marcha hace dos años, una humilde pero consecuente plataforma política, a la que hemos denominado: Foro de Debate Nacional. Nuestro objetivo es aportar a la acumulación de fuerzas abertzales, garantizando en este espacio la participación plural de las fuerzas nacionales vascas, dándonos una discusión serena y respetuosa, sobre la raíz del problema nacional y sus posibles soluciones. En este sentido, hemos avanzado en aceptar:
a) que el conflicto vasco es de naturaleza política y su solución sólo podrá ser posible por la vía del diálogo
b) que es necesaria la conformación de un bloque soberanista vasco con el fin de poner un freno a las agresiones y atropellos permanentes de los nacionalismos español y francés
c) la necesidad de dar a conocer la raíz del problema nacional en nuestro medio
d) la urgencia de internacionalizar el conflicto vasco
e) la incorporación de la Diáspora vasca al debate nacional.

Muchos de nosotros, desde la distancia, soñamos con la conformación de un gran frente nacional abertzale, el cual, sea pacifista, respetuoso de los DDHH e independentista, al que podríamos denominar: Euskalherria Bai, en tal sentido, el pueblo y los partidos políticos vascos, tienen la palabra.

Prof. César Arrondo

Universidad Nacional de La Plata/Argentina

 

A don Markel Olano, diputado general de Gipuzkoa septiembre 23, 2008

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 1:23 pm

Carta en Noticias de Gipuzkoa.

En tres ocasiones he presentado en esa Diputación que usted dirige escritos pidiéndole que mandase un técnico de medio ambiente que hiciera un estudio sensato en torno a un proyecto aprobado por la arquitecta Maite Zelaia, que es un auténtico atropello para este municipio, ya que un vial pasa delante del mismo rompiendo su fisonomía. Se trata de un vial muy peligroso; el trazado pasa al ras de la escuela y parque infantil y del futuro polideportivo descubierto. Para este trazado, cuyas obras, gracias al interés de la Sra. Zelaia, ya han comenzado, tienen que talar más de 20 árboles autóctonos de gran tamaño en un solar que es altamente pedagógico por la variedad de aves que hay. Hace 17 años la Sra. Zelaia quería este trazado, por encima de todo, para dejar la plaza peatonal. Al final, pasó por detrás, que era lo normal.

Aduna es un municipio de unos 350 habitantes, la plaza es ya peatonal, y este vial sólo se va a usar como atajo para unas seis familias que viven en la zona alta y para las sidrerías. Algunos coches pasan a gran velocidad y presagian un accidente anunciado; en ese caso, no sólo la Sra. arquitecta será la responsable sino usted también, pues le tengo informado de este tema en tres escritos que no sé si se ha molestado en leer (su secretaria me dijo que no sabía nada de los escritos registrados en Diputación, el primero el 16/07/07 y el último el 16/09/08). Por ahora, no he recibido respuesta. Le pedía que mandase un técnico de medio ambiente y que usted también viera el trazado, que como le decía, es una aberración. También le pedía lo mismo hace un año al diputado de Medio Ambiente, incluso a la delegada del Gobierno Vasco y desde luego, el comportamiento por parte de los tres es bochornoso. Además, este vial es contaminante, genera ruidos, humos, etc. La Sra. Zelaia, que hace 17 años dijo que el vial pasaba por delante ya que por detrás dividía la finca de un caserío que está en la misma plaza donde trabajaban y vivían todos los hijos de la familia propietaria, desde luego mintió. No sé su interés en pasar por mi terreno. También debo decir, tanto por esa Sra. como por usted, que están en ese puesto gracias a los contribuyentes como yo, con la diferencia de que mi salario es de 528 euros al mes. Por favor, dígame cuál es su salario y el de la Sra. Zelaia, ya que tanto me están haciendo gastar en abogados, y para mal de todo el muncipio. Esta Sra., para mí, es un peligro para el país.

Leandro Galatas Bengoechea

Caserío Etxeberri. Aduna

 

El verano que se va y el otoño que se presiente (IV) septiembre 11, 2008

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 4:06 pm

Del blog Gaztelugatxe

El Lehendakari ha resultado ser un habilidoso hacedor y deshacedor de sus propios planes sin consecuencia alguna, además de resultar un entusiasta “implicador”, de los ciudadanos en sus planes, sin averiguar si quieren hacerlo. También un pertinaz ordenante de lo que hay que hacer obligando a elegir, a posicionarse, a tener que optar por temas que introducen incertidumbre en su vida cotidiana y confrontación con los de su alrededor. El Lehendakari no termina sus planes, los reinventa, intenta comprometer sin que se sepa para que vale o adónde lleva tan excelso compromiso. Pone tareas para el otoño.

Los expertos juristas también han opinado. Los más prudentes indican que la nueva iniciativa del Lehendakari formalmente es correcta, en abstracto, pero en concreto, no es factible. Es decir reconocido que se puede reclamar le pueden devolver el papel por defecto de forma al no estar agotado los recursos en el Estado y carecer de una sentencia definitiva con la que agotadas todas las instancias se pueda acudir al Tribunal de Estrasburgo.

Lo cual hace no sólo discutible la iniciativa sino que además nos situa desde el punto de vista del rigor, responsabilidad y contenido del asunto cercanos al ridículo. Para situarnos y para los interesados lectores de buena y mala fé acudo a la opinión de un experto que como persona y profesional merece mi credibilidad : ver D.V.3/09/08,pag.29

Otra voz autorizada en esta materia, el abogado y doctor en Derecho Xabier Ezeizabarrena, también se refiere a la imposibilidad de acudir al Tribunal de Estrasburgo si antes no se ha agotado la vía interna. «En cuanto al procedimiento, lo primero de todo, según el convenio europeo, lo que hay que hacer es agotar la vía de los tribunales españoles», apunta. «Hasta que no haya un pronunciamiento del TC nadie puede prejuzgar ni recurrir ni demandar, en eso el convenio es muy claro y hay que esperar el agotamiento de la vía interna que en este caso es el TC y no caben vías intermedias». A partir de ese momento, dice, «puede haber demandas individuales por la violación de alguno de los derechos reconocidos en el convenio o en sus protocolos».

Ezeizabarrena cree, además que los partidos que sustentan la iniciativa tendrán que poner a disposición de las personas físicas susceptibles de recurrir «los medios humanos y técnicos para que eso sea posible, bien a través de un recurso modelo o de los medios que se entiendan necesarios». Por su experiencia de demandas ante el Tribunal Europeo en temas medioambientales, ve «posible que los ciudadanos se organicen, se agrupen y aprovechen los medios comunes que se les presten para acudir al tribunal, pero siempre después de una sentencia». El coste de la presentación de la demanda dependería de la complejidad del caso y de los honorarios que estipulara el letrado en cuestión.

Pero citadas estas opiniones conviene que al final de este verano y para estar preparados ante el otoño que se presiente vayamos aclarando al militante nacionalista y al ciudadano en general qué derechos son los que se van a reclamar y cuan fundamentales son.

¿El derecho del Parlamento vasco a dictaminar y aprobar leyes? No es la discusión.

El derecho a realizar una consulta a la sociedad vasca, en la que se plantee cómo quiere organizar su convivencia política consigo misma y con el Estado?. Hay un procedimiento previsto en la C.E. (art.92) y en el E.A. de Gernika (arts.46 y 47).

¿El derecho a ser consultado el ciudadano y realizar una consulta es un derecho fundamental? Los expertos en derechos humanos dicen que no y que no figura en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

En verdad, fuera de circunloquios y órdagos, el asunto que se está planteando es la posibilidad de que una voluntad colectiva democráticamente manifestada y ampliamente mayoritaria pueda querer establecer una nueva relación bilateral de más autogobierno y más autonomía entre el País Vasco y el Estado español. Una relación diferenciada y específica tanto de la situación actual, adecuando el Estatuto, como en las relaciones con otras comunidades y nacionalidades.

Pero, aunque se quieran coger atajos y se discurseen ensoñaciones el derecho a iniciar ese debate todavía no lo podemos llevar a Europa sino que tenemos que exigirlo aquí, continuarlo por vías democráticas aquí, agotarlo aquí, con inteligencia, constancia y rigor. Recuerdo que lo de cautivar a los navarros y a España sigue vigente.

Reconozco que hay métodos para alcanzar estos objetivos. Pero no son respetables cuando se da por hecho que la militancia del Partido los acepta y no se escucha su opinión.

CONTINUARA

DIOGENES NAVARRO BIGARRENA

 

El verano que se va y el otoño que se presiente (III) septiembre 9, 2008

Filed under: Iritzia - Opinión — Gipuzkoatik @ 3:33 pm

Del blog gaztelugatxe

Los ecos de Zarautz en el Palacio Miramar.

El pasado martes día 2 como todas las madrugadas abrí la puerta de casa y cogí el periódico que el distribuidor deposita puntualmente. Leí los titulares de cabecera referidos a la rueda de prensa del Lehendakari después de la primera reunión del Gobierno Vasco tras las vacaciones del verano.

Lo primero que pensé es que el discurso del Presidente del EBB en Zarautz volvía a ser un amago, un enunciado retórico e ilusionante pero el lehendakari se había encargado de hacernos volver a la realidad. Este verano tenía que terminar como había empezado sin que Ajuria Enea se cohesione mínimamente con el EBB.
Comparé la presentación de la rueda de prensa entre diversos diarios y curiosamente solo uno presentaba un reportaje diferenciado entre el planteamiento político y los anuncios de medidas económicas. La mayoría daba la noticia como un totum revolutum en la que priorizaban la apelación a la demanda contra España ante Europa, sobre los contenidos económicos del discurso del Lehendakari. Manifestación clara de que pese al empeño de éste de parecer pisar tierra la realidad que se transmite es que la obsesión neutraliza la gestión.

Aquella mañana sonó el teléfono abundantemente. Un interlocutor experimentado analista de la política vasca me comentó que si los partidos políticos cotizasen en bolsa esa mañana el PNV había bajado doce enteros en su cotización. No oí un solo comentario positivo. Decidí esperar, escuchar, observar.
Una semana más tarde la situación y la opinión continua estable. No se sabe qué opina el EBB ( mañana es lunes día 8). La oposición ha encontrado un filón mediático. La ministra Garmendia ha vuelto a enseñar mal la patita. Los socios solícitos del tripartito y los ideologos de Aralar han empezado a preparar las mesas petitorias y los autobuses para Estrasburgo. La opinión pública y la militancia del EAJ no saben, no contestan y no manifiestan el más espontáneo entusiasmo. Se escucha un largo y sonoro silencio.

El Lehendakari de nuevo ha deshecho su plan. En Octubre no habrá consulta que movilice a los ciudadanos porque lo impide el Tribunal Constitucional que da la razón a la posición del Gobierno del Estado. Pero ha propuesto inmediatamente otro que consiste en llamar a los ciudadanos a denunciar al Estado español ante el Tribunal de Estrasburgo.

CONTINUARA

Diógenes Navarro Bigarrena