GIPUZKOATIK

Olano dice que el punto negro de Gipuzkoa es el terrorismo de ETA julio 30, 2008

Filed under: Berriak - Noticias,Gipuzkoa,Markel Olano — Gipuzkoatik @ 6:57 am

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, hizo ayer un balance «muy positivo» de su primer año al frente del Gobierno foral. Sin embargo, lamentó que en Gipuzkoa «existe un punto negro, que no es otro que la existencia y persistencia del terrorismo de ETA».

Olano denunció las recientes acciones de la organización terrorista en Orio e indicó que desde la Diputación trabajarán «para que la violencia de ETA desaparezca de un modo definitivo».

Respecto al primer año de legislatura, destacó su satisfacción por haber «establecido las bases» para los tres años restantes en materias como infraestructuras, políticas sociales y transporte público. Asimismo, afirmó que su «quehacer fundamental es trabajar por una nueva cultura política en el territorio guipuzcoano» entre la Diputación, otras instituciones públicas y privadas, y los ciudadanos. El diputado general no ocultó que los problemas puedan surgir en ese periodo, pero subrayó que «las bases están bien asentadas. Vamos por el buen camino».

En referencia a la reforma del Impuesto de Sociedades, Olano confío en que los socios del Ejecutivo foral, PNV y EA, alcancen un acuerdo en esta materia «sin llegar al último minuto», tal y como ocurrió el año pasado. El diputado general también indicó que no se repetirá «la vía del decreto» utilizada en el Impuesto de Sociedades de 2008. Olano no quiso concretar en qué momento se encuentran las relaciones entre los dos partidos de cara a este asunto, aunque sí confirmó que tanto PNV como EA están limando sus discrepancias en torno al tipo impositivo nominal que se debe fijar para 2008. Aseguró que las conversaciones se desarrollan «en buen ambiente» y anunció que «en este momento existe una labor intensa de relación entre PNV y EA que, probablemente, finalizará antes final de año». «Están abocados a lograr un acuerdo», apostilló.

Por otro lado, el diputado general valoró que los acuerdos políticos alcanzados con las diferentes instituciones en este año «permitirán avanzar en cuestiones, retos y proyectos estratégicos para el territorio».

Entre estos acuerdos, subrayó el alcanzado con el Ayuntamiento de San Sebastián como uno de los logros más reseñables de este primer año. Las dos instituciones acordaron hace dos meses impulsar juntas diecisiete proyectos estratégicos para el territorio guipuzcoano, entre los que destacan la construcción de la estación central de autobuses de Atotxa, la ampliación y rehabilitación del museo San Telmo o la ampliación del Palacio Kursaal.

 

EN DEFENSA DEL CONCIERTO ECONÓMICO febrero 28, 2008

Filed under: Berriak - Noticias,Euskal Herria,Gipuzkoa,Markel Olano — Gipuzkoatik @ 10:02 am

Articulo de Markel Olano, Diputado General de Gipuzkoa, en la web del GBB.

Hoy, 28 de febrero de 2008, es una fecha clave para el autogobierno de Euskadi.

Nuestro Concierto Económico, uno de los elementos más auténticos, esenciales y peculiares del modelo de autogobierno de Euskadi, va a pasar por una importante prueba, la más importante de las que ha atravesado en estos casi 30 años de luces y sombras transcurridos desde su recuperación.

Hoy se celebra en el Tribunal de Justicia de Luxemburgo la vista oral correspondiente al proceso judicial sobre la configuración o no del Concierto Económico como un sistema tributario integral, de carácter general en Europa. Es decir, se va a decidir si tenemos o no un sistema tributario equiparado a los sistemas tributarios de cualquier país o estado de la Unión Europea.

Hoy vamos a vivir un episodio más de la constante judicialización a la que en todo este período ha estado sometida esta institución por determinadas actitudes políticas y decisiones judiciales y que ha enturbiado su itinerario como instrumento vertebral en materia de política económica y al servicio del autogobierno vasco.

A pesar del apoyo y la defensa prácticamente unánimes expresados por la clase política vasca, así como por la ciudadanía y los agentes sociales vascos, el Concierto Económico se encuentra en una encrucijada y las decisiones que en un corto plazo de tiempo se van a adoptar van a marcar su utilidad como instrumento al servicio de los ciudadanos y las ciudadanas vascos.

En este contexto, quiero reflexionar sobre algunos de los rasgos fundamentales o aspectos básicos de esta institución clave de nuestro autogobierno, y las reclamaciones que desde las instituciones vascas venimos realizando ante las sombras que planean sobre ella.

La primera reflexión va más allá de su carácter instrumental y se deriva de su propia denominación. La palabra “concierto” refleja a la perfección el espíritu de acuerdo con el que está concebida la institución. Un pacto que no es el resultado de un proceso de descentralización de competencias, de cesión de facultades o de otorgamiento de privilegios como han querido observar algunos, dando origen a toda esta cascada de recursos y enjuiciamientos que ha caracterizado su historia postconstitucional; sino de un proceso inverso en el que los Territorios Históricos Forales mantienen en sus manos unas potestades, concretamente las correspondientes al ámbito tributario y financiero, tras haber cedido otras al Estado como consecuencia del proceso de abolición foral acontecido en el siglo XIX.

En esta medida, el Concierto Económico constituye el reconocimiento de una soberanía, en este caso en el ámbito fiscal y financiero, equivalente a la del propio Estado y una pieza clave en la actualización de los Derechos Históricos del Pueblo Vasco.

Otro aspecto básico a destacar es su carácter institucional como elemento de relación bilateral, entre Euskadi y el Estado, y de riesgo unilateral en materia no sólo tributaria, sino también financiera. No hay una participación del Estado en los ingresos o en la gestión tributaria vasca, ni tampoco en la cobertura de nuestros gastos públicos; por lo que los beneficios o perjuicios que se deriven de la buena o mala gestión tributaria y financiera nos corresponden únicamente a nosotros.

La última renovación integral del Concierto Económico acordada el año 2002, incorporó explícitamente el reconocimiento del principio de autonomía financiera inherente al propio sistema de Concierto Económico a las ya contempladas capacidad normativa, y de gestión en materia tributaria, dotando así a nuestras Instituciones de una importante capacidad de maniobra en el diseño de medidas de política económica. Como último rasgo a destacar, y no menos importante, es el del Concierto Económico como instrumento al servicio del desarrollo económico y el bienestar de la sociedad vasca, en general, y de la guipuzcoana en particular. Sinceramente creo que el desarrollo y el progreso que la sociedad vasca ha experimentado en las últimas décadas, tanto en términos de crecimiento económico como de bienestar y cohesión social no se podría haber concebido sin la posibilidad de disponer de un instrumento como el Concierto Económico. Es más, creo que uno de los factores que han contribuido al renacimiento de la economía vasca es la buena gestión que las instituciones vascas han llevado desde que recuperamos el Concierto Económico hace casi treinta años.

Esas son las luces, pero como ya he señalado son varias las sombras que aún planean sobre nuestro Concierto.

El primero de los aspectos aún pendientes de resolver y a mi juicio totalmente vital, corresponde al Estado y tiene relación con el carácter paccionado e institucional del Concierto Económico, anteriormente señalados y es el de la revisión de las normas Forales ante el Tribunal Constitucional (más conocido como blindaje de las Normas Forales). Han sido innumerables los pronunciamientos que, tanto desde las Juntas Generales como del Parlamento Vasco, se han realizado con unanimidad, a favor de elevar el recurso de las normas forales ante el Tribunal Constitucional, con un procedimiento ad hoc para ellas.

El problema es muy sencillo, un pacto institucional, una materia tan clave en el entramado institucional y tan sensible como la fiscal no puede estar al albur de tribunales contencioso-administrativos. No puede ser que por que las Normas Forales se denominen así; normas y no leyes, cualquiera que argumente un interés pueda recurrirlas y no haya una serie de sujetos limitados legitimados para efectuar ese recurso, como ocurre en el caso de Navarra, donde al denominarse Leyes Forales, el recurso es ante el Tribunal Constitucional. Hay que poner límite al cúmulo de recursos y sentencias que se está produciendo estos últimos años. Es necesario dotar de cierta seguridad jurídica a un elemento tan sustancial como el Concierto Económico.

Asimismo, a fin de poder cumplir con el principio de autonomía institucional que dirige las relaciones que devienen del Tratado de la Unión, resulta imprescindible que las instituciones europeas acepten formalmente la capacidad en materia fiscal que le es propia a Euskadi.

Con todo ello quiero finalizar con un llamamiento a toda la sociedad guipuzcoana para que dejando a un lado la indiferencia, mantengamos una actitud activa y firme a favor del Concierto Económico.

 

Derogan el decreto que fijaba el Impuesto de Sociedades en el 28% enero 10, 2008

Filed under: Berriak - Noticias,Impuesto de Sociedades,Markel Olano — Gipuzkoatik @ 12:28 pm

El pleno de las Juntas Generales (JJGG) de Gipuzkoa ha derogado hoy, como era previsible, el decreto sobre el Impuesto de Sociedades que fijaba el tipo en el 28% y que había sido aprobado por la Diputación el pasado 29 de diciembre con los únicos votos del PNV y la oposición de sus socios de EA.

Se cumple de esta manera el guión anunciado, ya que todas las formaciones salvo el PNV habían adelantado insistentemente su rechazo a convalidar en las JJGG un decreto que situaba el Impuesto de Sociedades guipuzcoano en el 28%, un tipo que había sido rechazado por esta cámara con anterioridad.

En el pleno celebrado esta mañana, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ha defendido la aprobación del decreto para salvar “una situación de desarmonización que perjudique” a las compañías de la provincia, así como para hacer desaparecer la “incertidumbre” y dar “seguridad jurídica” a las empresas, evitar el “descrédito” del sistema tributario, e impedir que Gipuzkoa “se constituya en una fuente de alimentación de una crisis mayor” al no coincidir en su tipo impositivo con el resto de territorios vascos.

En el turno de intervenciones en contra del decreto, EA, socio del PNV en la Diputación, ha reiterado, a través de su portavoz, Joxan Rekondo, su rechazo a convalidar esta norma que, en su opinión, no responde a la necesidad “extraordinaria” y de “urgencia” que requiere su aplicación. Pero se ha mostrado dispuesto a alcanzar este año un acuerdo que, entre otras cosas, permita resolver las “graves discrepancias” existentes actualmente entre PNV y EA.

El portavoz del PSE-EE, Miguel Buen, ha acusado a Markel Olano de haberse puesto “por montera” su decreto en las Juntas Generales que le nombraron diputado general, al tiempo que le ha pedido que “no reparta las culpas” entre todos los grupos políticos por que no se haya producido un acuerdo sobre este asunto.

El juntero del PP, Juan Carlos Cano, ha recalcado asimismo que el decreto de Olano constituye un “fraude de ley” que supone un “desprecio” a las JJGG y un intento de “conculcar” el autogobierno guipuzcoano y hacerlo “saltar por los aires” con una “patente de corso” concedida a Olano por la dirección del PNV y la Diputación de Bizkaia.

La miembro de EB, Arantza González, ha afirmado que el decreto responde a un intento de “imponer una norma por la puerta de atrás” y comparte la opinión de que “significa burlar la soberanía de las JJGG, mientras que la procuradora de Aralar Rebeka Ubera ha recalcado que su grupo no acepta “de ninguna manera” que el PNV “haya adoptado caciquilmente por decreto el tipo de 28% en contra de lo que decidieron en su día las JJGG“.

La polémica sobre el Impuesto de Sociedades de Guipúzcoa continuará mañana en la Junta de Portavoces de las JJGG, donde los distintos grupos deberán posicionarse sobre si instan o no a la Mesa de esta institución a interponer un recurso contencioso administrativo contra el decreto derogado hoy.

 

Vería muy grave que un partido recurra a los tribunales para que las empresas tributen al 32,6% diciembre 31, 2007

Markel Olano se ha echado sobre sus hombros la responsabilidad de aprobar la reforma del Impuesto de Sociedades de Gipukoa a través de una medida tan impopular como es un decretazo. “No ha habido presiones del Gobierno Vasco ni de ningún diputado general de Álava o Vizcaya. La decisión es mía y de los diputados del PNV“, apunta. Olano justifica en esta entrevista todos los pasos que ha dado su grupo, incluido el controvertido rechazo a su propio proyecto foral, en aras de salvaguardar un fin mayor: la armonización. “La norma aprobada en Gipuzkoa no podía activar una crisis política que afectara al conjunto de Euskadi“, subraya. Mientras, insiste en que las empresas de Gipuzkoa podrán tributar en 2007 al 28% gracias al decreto. “Consideraría muy grave que un grupo político acuda a los tribunales para que las empresas tributen al 32,6%“, avisa.

– En las últimas semanas todo el mundo ha opinado del Impuesto de Sociedades menos el diputado general. ¿En el plano personal, cómo ha vivido este tema Markel Olano?

– Yo lo definiría como una cuestión heredada que supone un lastre importante para este Gobierno. Por lo demás, tengo que hacer un valoración magnífica del comienzo de legislatura. Creo que en pocos gobiernos se han producido en tan pocos meses unos avances y unos establecimientos de bases tan importantes como lo hemos hecho nosotros en la Diputación de Gipuzkoa. Hemos elaborado ya el plan de gestión para la legislatura y aprobado los Presupuestos del primer año de mandato, que eso marca, en base a mi experiencia política, el conjunto de la legislatura. A su vez, también hemos sentado las bases para el plan extraordinario de gestión. Por ello, la reforma del impuesto ha supuesto un lastre que hemos tenido que gestionar con todas las voluntades y dedicación posible, aunque sin poder llegar a buen puerto.

– Habla de Presupuestos, de plan de gestión, pero sin embargo la primera norma de importancia que tiene en sus manos ha salido como ha salido. Nome negará que a eso precisamente no se le llama empezar con buen pie…

– Lo que sucede es que no es una norma que nosotros hayamos gestionado desde el principio. Esa norma fue aprobada en Álava y Vizcaya a principios de año, y en Gipuzkoa salió adelante en Consejo de Diputados con la abstención de EA. Posteriormente el diputado general se vio obligado a retirar el proyecto. En ese sentido hay una discrepancia abierta entre PNV y EA desde la pasada legislatura. En todo caso lo que nosotros no hemos podido es cerrar el debate. Durante estos meses ha habido una concatenación de pasos que han enquistado y dificultado la negociación. Yo creo que esto también tiene una lectura alternativa. Nos hemos dado cuenta de que se trata de un debate de país y, por lo tanto, tengo esperanzas de llegar a buen puerto con un esquema que resuelva la desarmonización y lleguemos a una unidad fiscal estable para los próximos años. Confío en que ese acuerdo integral lo consensuemos en los próximos días.

– Hablemos de responsables o de culpables. ¿Lo ha sido el diputado general? ¿EA? ¿La oposición?

– Cuando una norma no es aprobada en Juntas Generales es una responsabilidad del conjunto de las fuerzas. Estábamos ante una situación de vacío, con un tipo general del 32,6%, que mantenía una desarmonización. Con lo que implica además un diferencial de 4,6 puntos en el tipo general con respecto a Álava y Vizcaya. Ese era el peor de los escenarios y fue la fotografía que quedó tras el pleno de Juntas del 5 de diciembre. Es cierto que se rechazó el proyecto de la Diputación y, por tanto, el Ejecutivo tiene la responsabilidad de no haber logrado apoyos suficientes. Por supuesto que no estábamos contentos con esa situación y está claro que debemos hacer autocrítica. Pero el resultado final es que tampoco ha habido una norma alternativa aprobada, con lo que al final se mantuvo la peor de las situaciones. Nosotros respondimos ante ese escenario con una fórmula como el decreto, que era la única alternativa.

– ¿Cuándo llega el PNV a la convicción de que el decreto es la única alternativa posible?

– Yo creo que existían varias posibilidades diferentes. Estaba la opción de aprobar una norma de lectura única. Pero cuando se formularon esas ofertas desde el PSE o desde EA, pivotaban sobre una propuesta desarmonizadora. No se ha querido consensuar el tipo, por lo que estábamos en las mismas. Para nosotros el requisito clave y fundamental era la armonización. La norma aprobada en Gipuzkoa no podía activar una crisis política que afectara al conjunto de Euskadi.

– ¿Confía en la validez legal del decreto?Me refiero a que usted lanza un categórico mensaje de tranquilidad a las empresas.

– Sí, por supuesto. Las empresas en Gipuzkoa tributarán en 2007 con los tipos que establece el decreto normal, que entrará en vigor hoy.

– Si las Juntas rechazan el decreto no ocurrirá nada. Y si se acude a los tribunales usted se basa en la urgencia del decreto para defender su legalidad. ¿No resulta difícil de creer que un tribunal admita la urgencia cuando ha habido todo un año para aprobar la norma y cuando se ha llevado a votación a las Juntas Generales, es decir, cuando su tramitación ha seguido un proceso normal?

– Ha sido un proceso largo que acabó con un proyecto rechazado en el Pleno del 5 de diciembre. Ese texto fue devuelto a la Diputación a mediados de este mes, por lo tanto cualquier otro tipo de fórmula para poner en marcha otro proceso en Juntas Generales era inviable. Además, tenemos claro que es una urgencia justificada debido a esa disposición normativa que nos impide la desarmonización. La urgencia se sostiene en que teníamos que aprobar una norma armonizada, algo que no se daba.

– ¿Cree firmemente que un tribunal entendería ese argumento?

– Sí, está establecido por ley la necesidad de la armonización.

– ¿Y si al final se falla en contra del decreto y las empresas tienen que tributar en 2007 al 32,6%?¿Quién será el responsable?

– Nosotros vemos con normalidad que se acuda a los tribunales, pero yo resaltaría la gravedad de ese paso, que podría redundar en un perjuicio importante para las empresas de Gipuzkoa. Hablamos de un diferencial en el tipo general de 4,6 puntos, pero las pymes han visto cómo el cociente se reduce 8,5 puntos. Por lo tanto, el hecho de que una formación política tome la decisión de acudir a los tribunales para mantener esta situación del 32,6% es muy grave. Sería un gran agravio para las empresas guipuzcoanos, que redundaría en la pérdida de competitividad.

– ¿Según usted, entonces, el responsable sería quien pone en marcha el proceso judicial y no quien aprueba un decreto que al final la Justicia considera ilegal?

– Yo no contemplo la posibilidad de que las empresas tengan que tributar al 32,6%. Estoy firmemente convencido de la seguridad jurídica del decreto normal. Tenemos perfectamente establecida la urgencia de esta norma, que es la cuestión que han tenido en cuenta los tribunales para echar atrás otros decretos, como el del IBI de Álava. Los servicios jurídicos de la Diputación nos confirman, sin ninguna duda, la urgencia del decreto.

– Como todo buen culebrón, ¿podemos hablar de traiciones?¿El PNV ha traicionado a EA o EA al PNV? Me refiero fundamentalmente al Pleno del 5 de diciembre donde su partido votó en contra del proyecto formal ante la sorpresa de toda la Cámara.
– Cada cual ha dado los pasos que ha considerado más adecuados para que su posición salga adelante en un ambiente de discrepancia. Lo que tenemos que corregir es esa discrepancia. Yo no utilizaría palabras como traición. Hablaría de que cada cual ha seguido sus pasos para conseguir sus objetivos. ¿Que son discutibles? Puede que sí. ¿Deseables? Seguro que no.

– ¿Por qué en las diferentes comisiones el PNV dejó con su abstención que el proyecto foral llegara al Pleno del 5 de diciembre para luego rechazarlo?¿Quería ganar tiempo?

– Queríamos posibilitar que continuara la negociación. Si hubiéramos asumido desde el principio el proyecto del 30% estaríamos en un escenario de desarmonización. Nuestros pasos han permitido que no se consolide este escenario y continuar negociando.

– Si la armonización es tan importante para ustedes, ¿por qué aprobaron el 4 de septiembre con EA el proyecto foral que recogía un tipo desarmonizador del 30%? ¿Qué pasó entre el 4 de septiembre y el día en que presentan sus enmiendas contra su propio proyecto?

– A lo largo de julio y agosto el Ejecutivo foral tenía clara su obligación de presentar cuanto antes un proyecto. Para nosotros era inviable esa especie de limbo que existía. Acordamos aprobar un proyecto y tanto yo como mi partido establecimos la necesidad de la armonización con Álava yVizcaya.Nosotros aprobamos el proyecto del 30% con la vocación de abrir un proceso negociador con el resto de formaciones para llegar a un escenario de armonización.

– ¿Ese proceso negociador no se tenía que haber hecho de manera previa? ¿No creen que aprobar un proyecto del 30% sin creer en él es confundir a las empresas?

– En todas las negociaciones tiene que haber un resultante. En su día fue lo que decidimos, fue una decisión mejor o peor, pero había que proponer un proyecto.

– Deduzco, por lo que dice, que el PNV albergaba la esperanza de que EA apoyaría finalmente el 28%.

– Nosotros ponemos en marcha este movimiento para llegar a un acuerdo con el conjunto de fuerzas. Teníamos la convicción de que llegaríamos a un escenario armonizador. Desgraciadamente hemos observado que la posición pública de cada partido estaba tan establecida que no había opciones. Eso lo sabemos ahora, pero no lo sabíamos el 4 de septiembre.

– ¿Ha recibido presiones del Gobierno Vasco para evitar la ruptura de la unidad fiscal?

– Eso lo quiero dejar muy claro. La decisión de no entrar en un escenario de desarmonización y dar los pasos que hemos dado, como el decreto, es una decisión que hemos asumido los diputados del PNV y yo mismo como diputado general. Yo me responsabilizo de esta cuestión. No puedo negar y tengo que agradecer el apoyo que he recibido del Gobierno Vasco y de las diputaciones de Álava y Vizcaya. También agradezco el apoyo recibido por el conjunto de organizaciones empresariales del país y, fundamentalmente, de Adegi. Pero la decisión la asumí yo.

– Entonces, no ha habido presiones sino conversaciones…

– La convicción de que no podíamos entrar en la desarmonización no ha sido algo impuesto de manera externa a este diputado general. Es una convicción profunda mía.

– La oposición, en cambio, le ha acusado de falta de liderazgo y sumisión ante el Gobierno Vasco y el diputado general de Vizcaya.

– La crítica de la falta de liderazgo creo que procede de ese debate puesto en marcha por nosotros sobre la necesidad de llevar a cabo un liderazgo compartido. Cuando decimos que las cuestiones básicas y estratégicas de Gipuzkoa deben ser acordadas por el conjunto de instituciones y agentes, hablamos de liderazgo compartido. Ese mensaje se interpreta como un síntoma de debilidad por algunos formaciones que tienen una concepción caduca de lo que es gestionar la política en el siglo XXI. Para mí, liderazgo es acordar las cuestiones con el conjunto de las instituciones. Es el camino que voy a seguir.

 

Rechazo al decretazo diciembre 20, 2007

Filed under: Berriak - Noticias,Gipuzkoa,Markel Olano — Gipuzkoatik @ 2:53 pm

Hoy, en Juntas Generales, se ha hecho palpable el rechazo al decretazo.

La propuesta ha sido promovida y apoyada por PSE-EE, EB, Aralar y EA, grupo este último que ha participado en la iniciativa después de que el PNV, con el que comparte gobierno en la Diputación de Gipuzkoa, se posicionase el pasado 5 de diciembre en contra del tipo del 30% que ambas formaciones habían pactado previamente.

El PP, que no formaba parte de los promotores de la propuesta, también la ha respaldado, mientras que el PNV ha votado en contra y ha presentado una enmienda a la totalidad, que no ha prosperado, en la que abogaba por un nuevo acuerdo para modificar el Impuesto de Sociedades.

Durante el debate sobre este asunto ningún portavoz de EA ha tomado la palabra para explicar la postura de su partido aunque, tras la votación, Joxan Rekondo ha aclarado que su formación ha adoptado esta postura “por razones de lealtad” hacia el PNV y para “eludir un choque entre socios” en la Diputación.

No obstante, Rekondo ha lamentado que el PNV haya “incumplido” el compromiso que tenía con EA respecto al Impuesto de Sociedades y ha reconocido la “incertidumbre” fiscal que suscita el decreto, si bien ha considerado que “todo se puede resolver con un proyecto de norma urgente” sobre un tipo del 30% que sea “tramitado por el procedimiento de lectura única antes del fin de año“.

El portavoz del PSE-EE, Miguel Buen, ha explicado que el objetivo de la propuesta es “evitar que se consume un verdadero fraude de ley al acudir a un decreto para aprobar, a través de una vía excepcional, lo que no se ha conseguido en la tramitación parlamentaria ordinaria“.

El juntero de EB Mikel Izagirre ha afirmado que existen “otras vías más democráticas” para aprobar el Impuesto de Sociedades, ha opinado que no apostar por ellas es “una grave irresponsabilidad” y ha recalcado que este decreto supone “una vía impositiva y fuera de lugar“.

La procuradora de Aralar, Rebeka Ubera, ha afirmado que aprobar por decreto el Impuesto de Sociedades en el 28% supone pasar “por encima de lo decidido por las JJGG” y ha señalado que la medida que pretende adoptar Olano es “legal aunque no democrática“.

La miembro del PP Regina Otaola ha pedido al diputado general, Markel Olano, que asuma su “fracaso” en este asunto, le ha recordado que no se puede gobernar “a base de decreto” y le ha mostrado su disposición a negociar una norma foral sobre un tipo del 28%.

El representante del PNV Asier Aranbarri ha admitido que la postura mantenida por su partido en este asunto, enmendando una iniciativa que él mismo había acordado con EA en la Diputación, no es habitual y ha reconocido que se encuentra en una postura “difícil.

Aranbarri ha defendido la necesidad de fijar el tipo del impuesto mediante un decreto, “que no es un fraude legal porque está previsto por ley“, para poder “armonizar” esta tasa con las del resto de provincias vascas y que las empresas guipuzcoanas no pierdan “competitividad, a pesar de lo cual ha insistido en la importancia de alcanzar posteriormente un “acuerdo” más amplio sobre este asunto.

Previamente a este debate, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, había respondido a una interpelación de la portavoz del PP, Regina Otaola, quien le ha preguntado las razones que le han llevado a anunciar que aprobará mediante decreto el tipo del Impuesto de Sociedades en un 28%.

Durante su intervención, Olano ha explicado que el decreto es “una solución provisional” para “establecer un punto de partida” para posteriormente “negociar un acuerdo definitivo en esta materia” que evite la desarmonización fiscal de los tres territorios históricos.

El diputado general ha opinado que “la norma vigente en el resto de los territorios históricos debe ser replanteada porque no obtiene el consenso suficiente” en cada una de las provincias y se ha mostrado partidario de iniciar “un proceso más amplio que desemboque en un acuerdo definitivo“.

Otaola, por su parte, ha replicado que un decreto “no es una solución” para este problema, al tiempo que le ha recordado que Gipuzkoa es la única provincia vasca que aún no cuenta con impuesto de sociedades.

 

Las Juntas Generales aprueban los presupuestos de Gipuzkoa con el apoyo de EB y Aralar

Filed under: Berriak - Noticias,Gipuzkoa,Markel Olano — Gipuzkoatik @ 9:19 am

El proyecto ha sido aprobado en el último pleno de este año con los votos de los junteros de PNV, EA, EB y Aralar, mientras que los representantes de PSE-EE y el PP se posicionaron en contra de unos presupuestos cercanos a los 800 millones de euros.
En el turno de defensa del proyecto presentado por la Diputación, el diputado de Hacienda, Peio González, ha destacado las cuatro líneas principales de este presupuesto que se centrará en las políticas sociales, la innovación, la movilidad y la sostenibilidad, y la cohesión y el equilibrio territorial.

González se ha mostrado confiado además en que en el futuro se pueda “profundizar en el consenso que, según ha dicho, “ha conseguido” este proyecto de presupuestos al que además de las dos enmiendas a la totalidad de PSE-EE y PP, se han presentado otras 430 parciales, de las que 12 han sido aceptadas y otras 42 transaccionadas.

El portavoz de EB, Mikel Izagirre, ha opinado que el proyecto de presupuesto es “bueno” gracias a las aportaciones de su formación que han permitido alcanzar un “equilibrio” entre “el avance de los derechos y políticas sociales” y “el progreso y desarrollo ambicioso y equilibrado” de Gipuzkoa. Izagirre ha destacado además el “avance en derechos sociales, la sostenibilidad medioambiental y el desarrollo económico” que supondrá el nuevo presupuesto.

La juntera de Aralar, Rebeka Ubera, ha asegurado que el acuerdo alcanzado por su grupo con el Gobierno foral ha supuesto “un paso más en la mejora de los presupuestos porque ha permitido sacar adelante enmiendas por valor de 35 millones de euros que “afectarán a los servicios sociales, la agricultura y la ganadería, la igualdad de género, la cultura y el euskera“.
Ubera ha explicado que con estos presupuestos “se ha marcado una hoja de ruta digna” aunque el trabajo de desarrollarla corresponde ahora a la Diputación.

El procurador de EA Joxan Rekondo, ha recordado que estos presupuestos son “de continuidad, aunque también incluyen novedades entre las que ha destacado un plan de gestión para el territorio, mientras que el miembro del PNV Joseba Antxustegi ha destacado las partidas presupuestarias destinadas a potenciar la regeneración de La Herrera y Pasaialdea, así como los transportes de la provincia.

Por su parte, el portavoz del PSE-EE, Miguel Buen, ha considerado que el acuerdo presupuestario entre PNV, EA, EB y Aralar “no va dirigido a impulsar los grandes proyectos estratégicos de Gipuzkoa“, ya que es consecuencia de “una alianza” entre el Gobierno foral y “los partidos que hasta ahora se han opuesto a las grandes infraestructuras guipuzcoanas como el Tren de Alta Velocidad, el aeropuerto, el puerto exterior y la incineradora.

Buen ha admitido no obstante que el proyecto de presupuesto “ha avanzado” con las aportaciones de EB y Aralar, pero “no lo suficiente, al tiempo que ha reprochado al diputado general, Markel Olano, que “no haya querido negociar” con el PSE-EE.

La representante del PP Regina Otaola ha considerado que el documento aprobado es un “presupuesto de trinchera del bloque nacionalista que “empobrecerá Gipuzkoa porque está basado en el Plan Ibarretxe“.

Otaola ha lamentado la inclusión en las cuentas del territorio de una partida de 465.000 euros para la asociación de electos municipales nacionalistas Udalbide y otra de 100.000 euros para el centro Baketik de Oñati que, según ha dicho, a pesar de dedicarse a la solución de conflictos “no aporta nada a la solución del terrorismo de ETA“.

El pleno de las JJ GG ha continuado con una interpelación del PP al diputado general sobre el Impuesto de Sociedades y una propuesta de resolución relativa a este mismo asunto apoyada por todos los partidos salvo el PNV que ha presentado una enmienda a la totalidad a esta iniciativa.

 

La delgada linea roja

Filed under: Berriak - Noticias,Gipuzkoa,Markel Olano — Gipuzkoatik @ 9:07 am

Artículo de Jon Lasa Laboa, juntero de Ezker Batua-Berdeak , en Noticias de Gipuzkoa.

El diputado general, Markel Olano, se propone reducir por Decreto Foral-Norma, en contra de la voluntad mayoritaria de los representantes guipuzcoanos, el Impuesto de Sociedades para el ejercicio 2007, estableciéndolo en el 28%. Tratará de dar salida a la “crisis” abierta el pasado día 5, cuando las Juntas Generales de Gipuzkoa rechazaron el Dictamen de la Comisión de Hacienda que proponía establecer el tipo general en el 30%.

Una crisis derivada principalmente de las carencias del modelo vigente que emana de la Ley de Territorios Históricos y de un malsano foralismo. Así lo expresaba Javier Olaverri, abogado y ex parlamentario, en un reciente artículo: “El sistema foralista es diabólicamente eficaz para eludir la discusión pública de los impuestos que todos tenemos que pagar. Con la excusa de que hay que garantizar la armonización fiscal entre los tres territorios, se juntan seis funcionarios en una oficina, llamada Órgano de Coordinación Tributaria (OCT), y allí, sin luz ni taquígrafos, deciden cuántos impuestos vamos a pagar cada uno (…)

De esta manera, y sin participación de la soberanía popular, se decide la cuestión más importante de la política anual de éste y cualquier otro país: el esfuerzo fiscal relativo de cada grupo de ciudadanos y, derivado de ello, el nivel global de gasto público. Una vez que el OCT habla, las Juntas Generales de cada provincia quedan obligadas a aprobar esa propuesta, so pena de atentar contra la armonización fiscal“.

El anunciado paso de Olano supone transitar de un opaco y silencioso debate fiscal, a directamente tumbar el tímido debate democrático tributario por el ordeno y mando. El modelo actual es malo, pero lo de Olano traspasa todos los límites.

Pues bien, el diputado general se dirige a enterrarlo un poco más. La voluntad expresada por el máximo mandatario de Gipuzkoa de regular el Impuesto de Sociedades mediante Decreto Foral-Norma, en contra de la voluntad de la mayoría de los electos de Gipuzkoa, nos coloca en un escenario diferente al de la denominada “desarmonización fiscal“. Centrar el debate del decretazo en el tipo impositivo para las sociedades es un error: es la calidad democrática de Gipuzkoa la que está en juego.

La decisión del PNV es una huida hacia delante que no hace sino ahondar en la crisis del modelo foral vasco. Amén de otra víctima colateral no menos importante: el Parlamento Foral de Gipuzkoa.

El artículo primero del Reglamento de las Juntas Generales de Gipuzkoa establece que “las Juntas Generales de Gipuzkoa, que constituyen el órgano máximo de representación y participación popular del Territorio Histórico, son el Parlamento de Gipuzkoa“. A todo lo cual previsiblemente a partir del 30 de diciembre habrá que añadir el siguiente corolario: “La voluntad de las mismas podrá ser sustituida por un Decreto“.

El tipo impositivo establecido para las sociedades es secundario. El PNV ha decido traspasar la delgada línea roja que nos coloca en un escenario de crisis institucional. El quebranto democrático es evidente. Se obvia el pronunciamiento del Parlamento de Gipuzkoa imponiendo una tesis minoritaria sobre la tesis mayoritaria. Desprecio del Parlamentarismoexante yexpost .

La estrategia adoptada para aprobar el Decreto el 30 de diciembre tiene como finalidad evitar la segura derogación o revocación por parte de las Juntas Generales de Gipuzkoa, ya que la Cámara será incapaz de reunirse antes del cierre del ejercicio fiscal, aplicándose el tipo impositivo del 28% de efímera existencia para el ejercicio 2007. Con esta acción el diputado general establece un nuevo récord del despropósito en la modalidad de caída libre.

El basamento de la democracia es el juego de las mayorías y minorías, y la aceptación de las mismas. Siendo la derrota de las tesis políticas propias y la victoria de las ajenas un hecho al que un partido debe acostumbrarse.

De las palabras de Lincoln (“Gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo“), hemos pasado a una suerte de despotismo ilustrado (“Todo para el pueblo pero sin el pueblo“). ¿Dónde y quién decide el modelo fiscal? La fiscalidad es la expresión máxima del modelo social que uno proyecta.

Negar el debate parlamentario es negar el derecho de expresarse a la opinión pública. Que el PNV utilice el argumento la necesaria armonización fiscal (necesaria en Euskadi, sí, pero también en Europa y en una economía globalizada) para justificar el atropello es una cortina de humo. Si queremos un impuesto de sociedades vasco armonizado, vayamos al Parlamento Vasco.

Gipuzkoa no se rige por un sistema presidencialista, donde el líder del poder ejecutivo acumula enormes poderes, sino por un sistema parlamentario. Es a las Juntas Generales (Parlamento Foral), a las que la sociedad guipuzcoana concede el mandato de representación. Olvidar esto es una gravísima falta de respeto al sistema institucional de convivencia que nos rige. Y viniendo el desprecio del diputado general, la situación adquiere tintes esperpénticos.

El poder ejecutivo no debería minusvalorar la importancia del desprecio al poder legislativo, del que no conviene olvidar que emana, y menos aún cuando se trata, precisamente, de aprobar una ley (norma foral).

Y, en cualquier caso, las Juntas Generales no deben contemplar impasibles el atropello, so pena de contemplar el réquiem del parlamento frente al gobierno. Se hace necesaria la reacción del Parlamento de Gipuzkoa. Esta decisión es inédita, pero sienta un grave precedente. El Parlamento Foral debe reaccionar en nombre de los guipuzcoanos para hacer valer su soberanía.